MUNDO

Deficiente sistema alimentario está matando a estadounidenses, alertan

Un estudio reveló que sólo un 12% de las personas en EU, epicentro de la pandemia, son metabólicamente saludables

  • REDACCIÓN
  • 03/08/2020
  • 16:41 hrs
  • Escuchar
Deficiente sistema alimentario está matando a estadounidenses, alertan
Las tasas altas de obesidad en Estados Unidos comienzan a partir de los 2 años de edad. (Imagen de Tania Dimas en Pixabay )

WASHINGTON.- Estados Unidos, epicentro actual de la pandemia del coronavirus, es también reconocido por sus altos índices de sobrepeso y obesidad entre su población, lo que hace de las personas ser un blanco de la comorbilidad de la covid-19, vinculada a hipertensión, las enfermedades cardíacas y diabetes.

SIGUE AQUÍ LA COBERTURA SOBRE EL CORONAVIRUS EN MÉXICO

Los chefs Michel Nischan y Tom Colicchio, así como los médicos Akash Goel y Bill Frist resaltan para la cadena CNN, que el país de las barras y las estrellas representa ya casi una cuarta parte del total de muertes por Sars-CoV-2 en el mundo en gran medida por la pobreza nutricional de su alimentación.

Para muestra, señalan que un estudio de 2018 reveló que solo un 12% de los estadounidenses son metabólicamente saludables, es decir, no cuentan con niveles óptimos de marcadores y presiones sanguíneas, así como de circunferencia de la cintura.

Casi tres de cada cuatro adultos estadounidenses, además, tienen sobrepeso u obesidad; y la mitad tienen diabetes o prediabetes.

“Como médicos y chefs, creemos que ahora, más que nunca, es fundamental abordar de frente la inseguridad nutricional en Estados Unidos”, son el fin de desarrollar la salud metabólica necesaria para sobrevivir mejor a esta y futuras pandemias, asientan.

La herencia

El Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), así como el de Almuerzos Escolares, el de cupones para alimentos y otros nacieron luego de que en la década de 1940, “una época de privación calórica absoluta”, hasta el 40% de los reclutas militares no eran elegibles para el servicio debido a la desnutrición y el bajo peso.

Sin embargo actualmente ya no son vigentes. De acuerdo con el informe de 2018 presentado por Mission: Readiness, un consejo de almirantes y generales retirados que abogan por políticas que ayuden a los niños a mantenerse saludables, en la escuela y sin problemas, declaró que "en los Estados Unidos, el 71 por ciento de los jóvenes de todas las edades de 17 y 24 no califican para el servicio militar ". Las tasas altas de obesidad comienzan a partir de los 2 años de edad.

Es decir, en 80 años se resolvió el problema del bajo peso pero no el de la nutrición.

Cambios al Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria

El SNAP beneficia a cerca de 40 millones de estadounidenses, en su mayoría pequeñas empresas, como agricultores, minoristas locales de alimentos y supermercados, por lo que se pide cambiar el enfoque y dar más valor a la calidad de las calorías sobre la cantidad. 

Los expertos señalan que del presupuesto del SNAP, cerca de 7 mil millones de dólares se van en subsidio al azúcar, pues 10% se destina a la compra de bebidas azucaradas.

Una de las medidas sería duplicar el incentivo de productos frescos del Departamento de Agricultura de EU (USDA por siglas en inglés), que combina dólares federales, estatales y filantrópicos para respaldar la compra de frutas y verduras.

Algunos estudios sugieren que los programas combinados de incentivos y desincentivos son neutrales en cuanto a costos, pero conducen a ganancias significativas en los resultados de salud y ahorros de costos equivalentes a aproximadamente 10 mil millones de dólares en cinco años. 

Por otra parte, la expansión del SNAP ofrecería el beneficio adicional de estimular las economías locales y regionales, foco principal para la reactivación económica tras los estragos de la pandemia de la covid-19.

Un modelo de impacto económico del USDA sugiere que cada dólar gastado en SNAP es un multiplicador económico, que produce hasta 1.50 billetes verdes en actividad económica, según un estudio de 2016. 

“Tenemos la capacidad de rastrear cómo los incentivos alimentarios y nutricionales pueden respaldar mejores resultados de salud e impulsar el ahorro de costos, al tiempo que respaldan a los minoristas y agricultores. Una vez que se establece este vínculo, podemos reconstruir un mejor sistema centrado en la promoción y prevención de la salud en lugar de tratar las consecuencias a largo plazo e insostenibles de las enfermedades crónicas”, escriben.



(djh)