MUNDO

¿Comes carne? Tal vez contribuiste un poquito al incendio en el Amazonas

Los incendios en la Amazonía brasileña se han incrementado un 84% entre enero y agosto de 2019

  • REDACCIÓN
  • 23/08/2019
  • 13:39 hrs
  • Escuchar
¿Comes carne? Tal vez contribuiste un poquito al incendio en el Amazonas
Brasil ocupa el segundo lugar en la producción mundial de carne de res. (Especial)

Expansión de la frontera agrícola, ganadera y extractiva, así como el gobierno, son algunos de los factores principales que están provocando los incendios forestales en el Amazonas, según Javier Dávalos González, Abogado Sénior del Programa de Cambio Climático de AIDA  (Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente).

Actualmente, Brasil ocupa el segundo lugar en la producción mundial de carne de res, concentrando un gran número de cabezas de ganado, superando incluso a su número de habitantes, de acuerdo con la FAO (The Food and Agriculture Organization). 

Esa producción tiene como mercados principales a Chile, Venezuela, Uruguay, Aruba y Cuba, por mencionar los cinco primeros, sin embargo, esta industria no es regulada adecuadamente y las consecuencias de esa omisión se suman al debilitamiento de las políticas ambientales por parte del gobierno de Jair Bolsonaro.

Pero dicha problemática de la Amazonía no afecta únicamente a Brasil, sino al mundo entero porque ese ecosistema es un importante sumidero de carbono, además de almacenar el 20% del agua dulce y albergar una cuarta parte de las especies del planeta.

El fenómeno que se está viviendo en estos momentos, agrava la crisis climática que afecta a toda la humanidad, y sobre todo a los pueblos indígenas que voluntariamente han decidido permanecer en la selva.

Por lo que AIDA hace un llamado para fortalecer la institucionalidad y las normas ambientales; suspender la retórica que alienta la deforestación y la destrucción de la Amazonía; detener la expansión indiscriminada de la frontera agrícola, ganadera y extractiva en la zona; adoptar una planificación y uso adecuado de suelos; garantizar la existencia y restauración de los ciclos vitales del ecosistema; y controlar la deforestación y conservar la Amazonía con el apoyo financiero y técnico de la cooperación internacional multilateral.

MJP