MUNDO

China hace pruebas a más de 100 mil repartidores de comida

Son 236 los contagios relacionados con el mercado de Xinfadi desde el inicio del brote, que se descubrió cuando la ciudad llevaba 55 días sin un solo nuevo caso

  • EFE
  • 22/06/2020
  • 09:03 hrs
  • Escuchar
China hace pruebas a más de 100 mil repartidores de comida
Se realizan pruebas de ácido nucleico a todos los trabajadores de los restaurantes, mercados, tiendas de alimentación y universidades de la ciudad. (Efe)

Los nuevos contagios por el brote que se detectó el pasado 11 de junio en Xinfadi, el principal mercado de alimentos frescos de Pekín, descendieron hoy hasta 9 frente a los 22 registrados el día anterior.

En total son 236 los contagios relacionados con el mercado de Xinfadi desde el inicio del brote, que se descubrió cuando la ciudad llevaba 55 días sin un solo nuevo caso y cuyo origen exacto todavía se desconoce.

SIGUE AQUÍ LA COBERTURA SOBRE EL CORONAVIRUS EN MÉXICO

Las autoridades sanitarias municipales esperaban completar el test hoy a más de cien mil repartidores a domicilio, que, junto a los taxistas, son los nuevos grupos considerados de riesgo para una eventual extensión del brote.

Además, se están realizando pruebas de ácido nucleico a todos los trabajadores de los restaurantes, los mercados, las tiendas de alimentación y las universidades de la ciudad.

Según los medios oficiales, más de 7 mil 400 personas trabajan en los laboratorios en turnos día y noche sin interrupción para conseguir analizar el mayor número de test posible.

La televisión estatal mostró hoy unos laboratorios inflables que, junto a otros móviles, se han desplegado estos días en la capital y se pueden instalar en cuestión de minutos donde se necesiten.

Con todo, los centros designados para la recogida de muestras tienen ya una lista de espera de hasta cuatro días, lo que hace que se multipliquen las colas de ciudadanos ante ellos.

Debido a la diferencia entre la recogida de muestras y la capacidad de análisis de los laboratorios, los resultados de las pruebas, que habitualmente demoran unas seis horas, se están retrasando entre 24 y 72 horas.

Una campaña de test que, según los responsables municipales, podría continuar todavía entre siete y diez días, hasta que se elimine por completo la capacidad de transmisión del brote del virus.

Las pruebas de grupo, en las que se analizan las muestras recogidas de cinco o más personas en un solo análisis, ya se utilizaron en la ciudad de Wuhan, donde se detectó por primera vez el nuevo coronavirus que desencadenó la pandemia mundial.

Gracias a esos test conjuntos Wuhan pudo realizar pruebas a cerca de diez millones de sus habitantes en 19 días desde el pasado 14 de mayo.

Dos zonas más de Pekín han elevado su nivel de alerta al medio (2) con lo que se elevan a 39 las áreas de la capital en ese grado de emergencia, mientras que cuatro están consideradas de alto riesgo (1) actualmente.

El portavoz del Gobierno municipal, Xu Hejian, dijo hoy que las medidas de contención "están mostrando resultados positivos" aunque debe mantenerse la precaución ante la propagación del virus.

"La gente debe llevar mascarilla siempre al salir a la calle y a comprar y lavarse bien las manos tras tocar los productos en el supermercado", recalcó Xu.

El epidemiólogo Wu Hao, experto del Centro de Control de Enfermedades de China, dijo a la televisión estatal que el brote en Pekín se "aplanará" y que el número de casos confirmados permanecerá estable.

"Sabemos ya dónde están los casos y quiénes son, por lo que está bajo control", afirmó Wu, quien consideró que los nuevos casos confirmados no deberían durar más de una semana.

Una vez sea contenida la fuente de la infección y bloqueada la cadena de transmisión, el número de infecciones experimentará una pronunciada caída, según este experto.

En cualquier caso, advirtió de que tener la epidemia bajo control no significa que no haya nuevos casos en el futuro.

"Pueden aparecer nuevos casos no solo en Pekín sino también a lo largo del país, por lo que las medidas de prevención y control deben mantenerse para prevenir un nuevo brote", recalcó.


El científico sostuvo que, a diferencia de lo sucedido en Wuhan -cuando se conocía poco del virus y tras el brote en el mercado se aisló completamente la ciudad- los procedimientos de aislamiento se han ceñido en Pekín a determinadas zonas.

En las zonas de riesgo medio, los residentes pueden entrar y salir de casa con controles de temperatura, mientras que las comunidades de viviendas con dos o más casos confirmados se han cerrado completamente.

En las áreas de alto riesgo se ha hecho lo mismo en comunidades con un solo caso confirmado.

Inmunidad, sin efecto a largo plazo

Entretanto, hoy se publicó un estudio de la Universidad de Medicina de Chongqing, en el suroeste de China, que indica que el nivel de anticuerpos de la inmensa mayoría de un grupo de contagiados se redujo significativamente dos o tres meses después de la infección, lo que podría afectar también a las posibilidades de aplicación de las nuevas vacunas en desarrollo.

Danny Altmann, profesor de inmunología en el Imperial College of Technology, dijo al portal digital privado Caixin sobre este estudio que, aunque la muestra es pequeña, es consistente con las preocupaciones anteriores: "La inmunidad del nuevo coronavirus producida naturalmente por la población puede ser muy corta".

Otro estudio de científicos chinos y estadounidenses publicado la semana pasada en el portal médico medRxiv.org analizó a 23 mil trabajadores sanitarios de los hospitales de Wuhan directamente expuestos a pacientes.

Los expertos estimaban que al menos un cuarto de los mismos estaban infectados de coronavirus, pero solo un 4 por ciento de los 23 mil había desarrollado anticuerpos tras los análisis realizados.

 

(djh)