MUNDO

Ante temporada de incendios, Australia busca evitar otra catástrofe

Ante el miedo de vivir un desastre como el año pasado, las comunidades de Australia buscan tomar medidas para prevenir los incendios

  • REDACCIÓN
  • 14/09/2020
  • 13:06 hrs
  • Escuchar
Ante temporada de incendios, Australia busca evitar otra catástrofe
A medida que la tierra se calienta por la quema de combustibles fósiles, los incendios forestales son cada vez más grandes, más calientes, más frecuentes y mucho más destructivos. (Foto: ARCHIVO)

MERINGO, AUSTRALIA.- Ha comenzado la primavera en Australia, pero no es alegría ya que en pocas semanas inicia otra temporada de incendios, lo que recuerda el inferno del año pasado cuando las llamas quemaron 46 millones de acres, una dimensión más grande que Siria.

En un recorrido hecho por el New York Times, se observa que las laderas, que alguna vez fueron exuberantes y verdes, ahora están cubiertas de árboles muertos mientras los animales aparecen en menor número.

"Los incendios fueron tan grandes que nadie sabe cómo hacer frente a su enormidad", dijo Julie Taylor Mills, una de los muchos propietarios ansiosos que se apresuran a prepararse para otro verano de clima seco, caluroso y aterrador.

LA VENGANZA DE LA NATURALEZA

A medida que la tierra se calienta por la quema de combustibles fósiles, los incendios forestales son cada vez más grandes, más calientes, más frecuentes y mucho más destructivos.

Por ello, en Australia, se vive un drama de adaptación y miedo: un impulso desesperado para evitar otra ronda de ruina. El cambio climático sigue siendo una carga pesada.

Los líderes conservadores de Australia no han abordado el problema mientras una Comisión Real sobre los incendios forestales del año pasado trabaja lentamente hacia un informe final. No obstante, tanto el gobierno como los residentes han priorizado lo que ven frente a ellos: un campo devastado.

En Eurobodalla, una región costera rústica que se extiende hacia el sur desde la bahía de Batemans durante 80 millas aproximadamente, las lágrimas han dejado de fluir recientemente.

Taylor Mills es una de las muchas personas que han recurrido por primera vez a los expertos aborígenes locales en incendios para obtener ayuda con las quemaduras controladas que tienen como objetivo hacer que la tierra que no se quemó el año pasado sea menos amenazante.

En tanto, en áreas que se quemaron han estado rastrillando ramas y árboles muertos para sus propias quemaduras preventivas. Los bomberos están convencidos de que simplemente no queda suficiente combustible para que este año sea tan malo como el anterior, pero los pobladores y sobrevivientes no están convencidos.

RASTROS DE CENIZAS

Las llamas del año pasado aplastaron este lugar. Los incendios quemaron el 79 por ciento del Consejo de la Comarca de Eurobodalla, que cubre un área del tamaño de Long Island, y destruyeron o dañaron más de 700 hogares en un área de 37,000 personas.

Pero ningún viaje de 10 minutos está completo sin ver remolques donde solían estar las casas y árboles del color del aceite, o carbonizados.  

Además, Ewan McAsh, un científico marino y criador de ostras, dijo que las fuertes lluvias ahora trajeron suficiente ceniza y sedimentos de los bosques erosionados para detener la cosecha durante cinco semanas, mucho más que las tormentas antes de los incendios.

"El cambio climático, es real, amigo (...) No hay vuelta a la normalidad; solo tenemos que cambiar", dijo.

Muchos de sus vecinos están de acuerdo. Los árboles saludables apreciados por su sombra ahora parecen torres que podrían quemarse y derrumbarse.

Las llamadas al 000, el equivalente al 911, han estado llegando a medida que las personas informan tanto de quemaduras preventivas por parte de sus vecinos como de quienes no limpian su propiedad de arbustos y hojas.

En la pequeña ciudad de Mogo, donde a la carretera principal todavía le faltan media docena de negocios que se incendiaron, Barry Horsburgh y su esposa, Teresa, dijeron que toda el área estaba tratando de hacer dos cosas a la vez: llorar y reimaginar cómo relacionarse con la tierra. Un vecino frente a la tienda de telas de los Horsburgh perdió su casa con estructura de madera y ha limpiado todo el bloque de propiedades.

Muchos otros, por temor a otro incendio, han hecho lo mismo.  

Los funcionarios estatales de bomberos adoptaron recientemente una serie de recomendaciones de una investigación de incendios independiente, incluida una medida que requiere que las personas se aseguren de que sus propiedades estén seguras despejando el terreno y realizando quemaduras para reducir los peligros.

Para la mayoría de las personas, sin embargo, el fuego es desconocido. Cuando los bomberos detonaron recientemente una quemadura preventiva en Moruya, el olor a humo que se filtraba en la escuela primaria local provocó lágrimas en los niños, preocupados porque los infiernos de sus pesadillas habían regresado.

A principios de este mes, la Sra. Taylor Mills y su vecina experimentaron un flashback propio cuando olieron el humo de eucalipto flotando a la distancia. Corrieron hacia la fuente, temiendo que el bosque nacional detrás de ellos estuviera en llamas nuevamente. Soltaron un suspiro de alivio cuando descubrieron que era solo un vecino quemando hojas.