MUNDO

Acusaciones de abusos sexuales ponen en quiebra a los Boy Scouts

Las denuncias en contra de la organización suma 12 mil víctimas y casi 8 mil presuntos abusadores

  • REDACCIÓN
  • 18/02/2020
  • 13:06 hrs
  • Escuchar
Acusaciones de abusos sexuales ponen en quiebra a los Boy Scouts
Acusaciones de abusos sexuales ponen en quiebra a los Boy Scouts (Foto Especial)

Una ola de denuncias por abuso sexual cimbran los cimientos de la organización Boy Scouts de América (BSA, siglas en inglés), misma que se declaró en bancarrota este martes.

El modus operandi denunciado es muy parecido a los casos de curas pederastas: abusaban de los menores, ocultaban los casos y no hacían nada para erradicar a los agresores.

Con la declaración de bancarrota, la asociación espera así crear un fondo para compensar a las víctimas. Además, paralizarán momentáneamente las demandas por abusos.

Hay al menos 12 mil víctimas de abusos sexuales dentro de los Boy Scouts, así como 7 mil 800 presuntos abusadores.

Los casos vienen desde 1944, la organización tiene 110 años de historia y cuentan con más de dos millones de miembros de entre cinco y 21 años de edad.

Los casos comenzaron a conocerse en 2012, tras la investigación de Janet Warren, profesora de la Universidad de Virginia contratada por los Scouts para documentar los abusos.

La organización recibió cientos denuncias después de que varios estados norteamericanos eliminaran el año pasado las barreras legales de prescripción que impedían presentar demandas por casos antiguos de pederastia.

Estos cambios legislativos coincidieron con el movimiento MeToo, lo que incentivó a las víctimas a denunciar.  

La decisión de declararse en bancarrota, los Boys Scouts podrían verse obligados a vender parte de sus propiedades como campamentos y zonas de senderismo, para reunir el dinero necesario para las compensaciones.

Este fondo podría superar los mil millones de dólares. Los Boy Scouts cuentan con un pasivo de entre 100 millones y 500 millones de dólares y sus activos no llegaban a los 50 mil dólares.

La bancarrota permite a los Boys Scouts permitirá que acumule todas las demandas en un solo tribunal y puedan intentar negociar un acuerdo, en lugar de usar los fondos de la organización para enfrentar cada caso individualmente.

La estrategia es similar a la que han utilizado para resolver demandas de abuso sexual dentro de iglesias católicas, así como los casos de abuso en la federación de gimnasia de Estados Unidos protagonizados por Larry Nassar, el exmédico del equipo olímpico.

Aunque la organización central se declare en quiebra, los consejos locales seguirán con sus actividades.

 

 

Con información de El País

(Rodrigo Gutiérrez)