MUNDO

A medida que covid rebrota, también una nueva ronda de despidos en EU

El resurgimiento de casos de covid, la pausa en la reapertura de bares, hoteles y otras empresas está poniendo en peligro las esperanzas de un repunte económico

  • REDACCIÓN
  • 30/06/2020
  • 16:48 hrs
  • Escuchar
A medida que covid rebrota, también una nueva ronda de despidos en EU
Los re-cierres están complicando las perspectivas de una recuperación económica duradera. (FOTO: EFE)

La reapertura del histórico Hotel Congress de Tucson duró menos de un mes. El gerente general Todd Hanley puso fin al bloqueo de dos meses contra el coronavirus y reabrió el hotel de 39 habitaciones a media capacidad, junto con un restaurante contiguo para cenar al aire libre. Sin embargo, con los casos reportados de covid-19 en Arizona, Hanley tomó la dolorosa decisión de volver a cerrar.

"Estamos cerrando todo", dijo. "Vamos a vivir para pelear otro día".


La medida significa que, una vez más, la mayoría de los empleados de Hanley perderán sus trabajos, al menos temporalmente. Más de 50 trabajadores que había llamado serán despedidos por segunda vez.

Un resurgimiento de casos confirmados de covid en el sur y el oeste de Estados Unidos, así como la suspensión o reversión de la reapertura de bares, hoteles, restaurantes y otras empresas, está poniendo en peligro las esperanzas de un repunte económico en la región y quizás a nivel nacional.

Están en juego los empleos de millones de personas que se han aferrado a las esperanzas de que sus despidos de los cierres comerciales generalizados esta primavera sean de corta duración.

Aunque el jueves se espera que el gobierno emita otro informe mensual de la situación del empleo, los economistas han pronosticado que los empleadores agregaron 3 millones de empleos en junio, además de los 2.5 millones agregados en mayo, recuperando una parte de los 21 millones récord que desaparecieron en abril en el punto álgido de los cierres por la pandemia.

Sin embargo, cualquier noticia de este tipo podría estar desactualizada: el informe de empleos no capturará completamente el impacto del aumento de covid, de acuerdo con ABC News. Los cierres de restaurantes y bares, y los recortes de empleos resultantes, marcan un cambio radical de lo que parecen haber sido esfuerzos prematuros para reiniciar la economía antes de que la pandemia hubiera sido contenida.

"Todavía estamos en un hoyo muy profundo", dijo Diane Swonk, economista jefe de la firma Grant Thornton. "Esto hace que el informe de empleo de junio sea retrospectivo en lugar de mirar hacia adelante".


Ansiosos por impulsar sus economías, los gobernadores de varios estados han levantado los bloqueos antes de que las entidades cumplieran con las pautas de reapertura establecidas por la Casa Blanca.

Las infecciones reportadas se dispararon rápidamente. Del 9 de abril al 8 de junio, según la agencia AP, el promedio diario de casos nuevos confirmados se redujo de 32,150 a menos de 19,400. Luego comenzó a subir nuevamente, pasando el nivel de abril a casi 42,100 el domingo, antes de caer a 41,000 el lunes.

Se cree que el número de infecciones es mucho mayor porque muchas personas no se han realizado pruebas, y los estudios sugieren que las personas pueden infectarse con el virus sin sentirse enfermas.

Ante dicho escenario, los gobernadores comenzaron a retroceder. El gobernador de Texas, Greg Abbott, ordenó el cierre de todos los bares; el gobernador de Arizona, Doug Ducey, les dijo a los residentes que se quedaran en casa y declaró que el estado estaba "en pausa" a medida que se acumulaban los casos de covid; y Florida también prohibió el consumo de alcohol en sus bares.

CIERRES IMPACTAN ECONOMÍA

Las pérdidas de empleos de los que apenas regresaron a sus trabajos subraya lo que muchos economistas habían estado enfatizando durante meses: que la economía y el mercado laboral no pueden recuperar su salud hasta que los cierres de negocios hayan durado lo suficiente como para reducir las infecciones y la mayoría de los estadounidenses se sientan lo suficientemente seguros como para regresar a restaurantes, bares, hoteles , centros comerciales y aeropuertos.

Mientras tanto, un resurgimiento de casos y re-cierre de negocios es cada vez más evidente. La firma de datos Womply descubrió que la proporción de bares que están cerrados en Texas, Florida, Tennessee y algunos otros estados comenzó a subir la semana pasada después de haber disminuido de manera bastante constante desde abril o principios de mayo.

Al parecer, en muchos casos, los propios clientes, en lugar del edicto gubernamental, han impulsado esa tendencia. Un estudio realizado por Austan Goolsbee y Chad Syverson, de la Universidad de Chicago, descubrió que los estadounidenses eligieron quedarse en casa o evitar tiendas abarrotadas esta primavera, no tanto porque las autoridades lo indicaran sino por miedo a los informes de muertes de covid.

"Es el virus, no los bloqueos, lo que dicta el curso de la economía", dijo Yongseok Shin, economista de la Universidad de Washington y miembro investigador del Banco de la Reserva Federal de St. Louis.


"No podemos tener una recuperación económica completa sin frenar la epidemia (...) Estábamos preocupados por una segunda ola en el otoño, pero ahora parece que podemos tener una ola muy larga. Con el número elevado de casos nuevos y en aumento, las personas tardarán en volver a sus actividades normales por miedo a las infecciones, y las empresas retrasarán la contratación y la inversión''.

ABRIR Y CERRAR

Michael Neff cerró su bar en marzo, el Cottonmouth Club en Houston. Inicialmente despidió a sus 10 empleados.

A fines del mes pasado, volvió a abrir. Trajo a dos empleados con precaución: exigía a los clientes que usaran máscaras, eliminando los asientos del bar, desarrollando un menú sin contacto y levantando una barrera en la entrada del bar. No funcionó. Después de estar encerrados durante meses, los asistentes a los bares no parecían estar dispuestos a distanciarse socialmente, especialmente cuando podían visitar otros bares con menos restricciones.

Los empleados del Cottonmouth pasaban la mayor parte de su tiempo monitoreando el comportamiento de los clientes.

"No se puede crear un entorno en el que la gente quiera estar si los regañan todo el tiempo", dijo Neff.


Luego comenzó a escuchar de bares donde todo el personal había dado positivo por el coronavirus. Hace dos semanas, Neff decidió cerrar nuevamente por su cuenta. "No podríamos ser simplemente una zona mágica libre de covid", dijo. Financieramente, ha sido difícil. Pero Neff dijo que su arrendatario le ha permitido pagar lo que puede hasta ahora.

RECUPERACIÓN MÁS LENTA

Algunas personas de negocios han expresado su frustración por las directivas a menudo contradictorias y cambiantes de las autoridades gubernamentales y por la situación imposible en la que el virus los ha puesto. "Se abre demasiado pronto y la gente muere", dijo Dawn Nielsen, director de operaciones de Kolache Factory, que tiene 27 panaderías en su mayoría en Houston.

"No abres lo suficientemente pronto y las empresas mueren", señala. Kolache Factory había reabierto los comedores durante dos semanas, luego los volvió a cerrar el 19 de junio y regresó solo para llevar y entregar.

Los re-cierres están complicando las perspectivas de una recuperación económica duradera de la repentina y profunda recesión económica de Estados Unidos. En el peor de los casos, los economistas de IHS Markit advierten que, después de un breve repunte, la economía podría volver a caer en recesión a finales de año.

Los economistas Mark Vitner y Charlie Dougherty, de Wells Fargo Securities, señalan que el aumento en los casos virales reportados está ocurriendo en ciudades como Dallas, Houston y Atlanta que han representado una parte desproporcionada del crecimiento económico en los últimos años.

"La recuperación económica de la segunda mitad será más débil y más lenta de lo que esperábamos", dijo Shin, de la Universidad de Washington, "precisamente porque no pudimos contener la epidemia tan eficazmente como deberíamos haberlo hecho".