ESTADOS

“Él pasó a un lado de mí y me tocó... no pude hacer nada"

La mayoría de las mujeres en Sonora desconocen que el acoso callejero puede ser denunciado por la vía penal

  • MÓNICA MIRANDA/ CORRESPONSAL
  • 17/09/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
“Él pasó a un lado de mí y me tocó... no pude hacer nada
Las mujeres no denuncian este tipo de actos (Foto: Ilustrativa)

Los chiflidos, frases obscenas, contacto físico o toqueteos llegan a considerarse permisibles por el sector femenino durante su trayecto por las calles, sin notar que se trata de acoso callejero, y desconocen que existe la figura de denuncia penal por ser víctimas de dichos actos.

La impotencia que sienten ante tal acto, es un mal que se cura con el tiempo, y que cuando mucho llegan a socializar con sus amistades cercanas, pareja sentimental o familiares, el mal momento que viven a diario en las calles.

Guardería con irregularidades sigue operando en Sonora

Laura, en más de una ocasión, camino a su trabajo fue víctima de acoso comunitario, término oficial que se le dio al acoso callejero en Sonora, por parte de Instituto Sonorense de la Mujer ISM.

Las miradas, los gritos e intentos de ser tocada por desconocidos, era uno de los riesgos que corría a diario, pues al ser una joven estudiante universitaria con empleo de medio tiempo, resultaba presa fácil para los hombres, desde trabajadores de construcción que se topaba en las calles, hasta oficinistas que pasaban a su lado mientras caminaba.

“Cuando piensas en que te puede llegar a suceder eso, estás segura que vas a poder actuar a la defensiva, gritarle al individuo que viole tu privacidad, que te haga sentir incómoda con sus comentarios o que llegue a tocarte como fue mi caso, pero en ese momento lo único que hice fue llorar y permanecer inmóvil”.

Eran la 1:30 de la tarde aproximadamente cuando Laura se dirigía a su lugar de trabajo, un Call Center que integra a su personal laboral, de estudiantes universitarios.

En su caminar llevaba prisa, pues un minuto tarde, le costaría un descuento de 100 pesos en su quincena, en ese momento había ignorado miradas o piropos de personas masculinas ajenas.

En un instante de descuido, no pudo captar cuando un desconocido sobre pasó la línea de proximidad y tocó sus partes íntimas. Fue el segundo más largo de su vida, y el coraje subió de nivel, al ver la sonrisa del sujeto que se alejaba, después de haber hecho la acción y violar su integridad física.

“Era un hombre como de unos treinta y tantos, estaba bien vestido, no parecía alguien indecente, yo esperaba ver a un vagabundo, pero no, esa persona bien vestida y que pareciera a simple vista educada, fue quien me causo ese daño, es una impotencia que no le deseo a nadie”.

“¿Qué hice?, llorar, fue todo lo que pude hacer, tomar unos segundos, llorar y seguir mi camino al trabajo”.

Sonora el estado 19 en acoso comunitario

El acoso comunitario en Sonora ocupa el lugar 19 en la lista de los estados que registran más casos de este tipo de violencia hacia la mujer, tema que, aun cuando no se presenta con frecuencia, atiende el Instituto Sonorense de la Mujer, indicó Blanca Saldaña López.

La directora del ISM dijo que se brindan asesorías legales y atención psicológica de estos casos a las mujeres que se acercan a la institución y sirven como acompañamiento para que acudan a presentar la denuncia ante el Ministerio Público.

De enero a la fecha detalló, han otorgado 22 mil servicios legales y psicológicos a víctimas de acoso en las calles o violencia comunitaria.

“Aquí en Sonora tenemos que culturizarnos en la prevención y en manejar el respeto hacia las mujeres, no tenemos por qué ser sujetas de chiflidos insinuantes, de miradas lascivas, de comentarios que nos hacen sentir mal o incómodas en cualquier espacio, ya sea en el ámbito laboral, comunitario o familiar”.

Toda mujer dijo está en su derecho de circular libremente en cualquier espacio sin ser molestadas, acosadas o tocadas y en el caso de sentirse vulnerables, se recomienda buscar otras rutas al transitar la vía pública y denunciar al 911.

“En la línea 911 están las cinco psicólogas del instituto Ya capacitadas y preparadas para orientar y atender este tipo de situaciones desde el punto de vista legal, psicológico y de canalización”.