ESTADOS

Madruga Morena y gana presidencia de Congreso; PRI acusa ilegalidad

En una sesión que duró tres días, los diputados de Morena lograron obtener la presidencia en la Junta de Gobierno, pero los legisladores del PRI no aceptan derrota

  • ÁXEL CHÁVEZ / CORRESPONSAL
  • 12/09/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Madruga Morena y gana presidencia de Congreso; PRI acusa ilegalidad
Diputados de Morena y PRI en tribuna del Congreso de Hidalgo

Después de tres recesos, y un día después de que integrantes de la estructura política del Partido Revolucionario Institucional tomaran la tribuna para impedir que se sometiera a consideración del pleno una propuesta para integran la Junta de Gobierno sin que ésta fuera presidida por el PRI, finalizó la sesión constitutiva de la LXIV Legislatura de Hidalgo, en la que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) –a través de votación por mayoría simple– aprobó presidir el órgano legislativo durante el primer año.

Las diputadas priistas Mayka Ortega Eguiluz y María Luisa Pérez Perusquía, así como su compañero Julio Valera Piedras, tomaron la tribuna para impedir que las morenistas terminaran de leer el acuerdo que ayer quedó pendiente cuando personas irrumpieron, después de que el asambleísta Valera quitara la cadena que separa la zona de legisladores de las butacas generales.

Claves para entender el conflicto Morena vs Fayad en el Congreso de Hidalgo

Aunque la también tricolor Adela Pérez manoteó con su compañera Corina Martínez, de Regeneración Nacional, cuando la primera intentaba quitarle el micrófono al presidente de la Mesa Directiva, Humberto Veras Godoy, y aunque nuevamente había personas que gritaban “Respeto” para un primer acuerdo entre coordinadores de partidos que permitía la reelección de Pérez Perusquía como presidenta de la Junta de Gobierno –cargo que ocupó en la anterior legislatura–, los morenistas, agrupados en la tribuna, hicieron valer su mayoría de 17 legisladores de 30 y aprobaron el nuevo acuerdo.

Éste, además, contaba con las firmas de los partidos Nueva Alianza, de la Revolución Democrática (PRD) y del Trabajo (PT). Estos dos últimos en la primera instancia había apoyado a María Luisa Pérez, en una sesión entre líderes de grupos parlamentarios que se llevó a cabo el 4 de septiembre, cuando debía instalarse la LXIV Legislatura.

La fracción del PRI desconoció a Veras Godoy como coordinador y acusó intervención del expriista Gerardo Sosa Castelán, quien controla el grupo política de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), cuya estructura tiene a nueve de los 17 asambleístas locales, incluido Humberto Augusto.

Además, Pérez Perusquía afirmó que ella es la presidenta de la Cámara, pese a que su partido es minoría sólo con cinco diputados, y acusó un “albazo” de Morena.

El 31 de julio, el último día de sesiones ordinaria de la anterior Legislatura, los asambleístas –con el PRI aún como primera fuerza–, aprobaron una modificación a la ley orgánica para que la presidencia, que siempre había pertenecido al instituto político con más integrantes, fuera itinerante, pese a que los diputados electos protestaron en la Cámara e intervino la policía estatal con uso de gases lacrimógenos y toletes, lo cual dejó un saldo de nueve lesionados, incluida la ahora legisladora por Ixmiquilpan Lucero Ambrosio, quien fue trasladada en ambulancia por paramédico de la Cruz Roja.

En esa sesión, los exrepresentantes –con María Luisa Pérez como presidenta del Congreso– también validaron reformas que conceden facultades al gobernador para el refinanciamiento de la deuda pública, además de la autorización para negociar una reserva pública en el Altiplano hidalguense, después de votar por un cambio de sede, que fue la Universidad Tecnológica de Mineral de la Reforma.

mvf