CRISIS EN LA ALDF

Morena va contra Constitución de CDMX y Mancera

PRD acusa que la falta de gobernabilidad en la Asamblea Legislativa se debe a una estrategia de desgaste contra el jefe de Gobierno
Morena va contra Constitución de CDMX y ManceraMorena va contra Constitución de CDMX y Mancera (Cuartoscuro)

Lo que sucede en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal es, a decir del presidente de la Comisión de Gobierno, Leonel Luna, del PRD, resultado de la estrategia de Morena para hacer fracasar al órgano legislativo frente a la obligación de aprobar las leyes reglamentarias de diversos aspectos que se derivan de la Constitución Política de la Ciudad de México, y para desgastar la Jefe de Gobierno.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Cuánto costó la oscura encuesta que ganó Sheinbaum?

A su vez, el coordinador de la fracción parlamentaria de Morena, César Cravioto, considera que ha habido una política de agandalle en contra de los morenistas desde el inicio de la VII Legislatura, derivado de que desde el primer momento Morena buscaba reducir los gastos de operación del órgano en 50 por ciento. Y de ahí en adelante, el PRD, PAN y PRI "se amafiaron para mantener el control de los órganos de dirección y seguir disponiendo de los recursos a su antojo".

En opinión del senador Alejandro Encinas, ex presidente de la Mesa Directiva de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México y ex jefe de Gobierno del Distrito Federal, lo que se vive en la ALDF es una crisis de institucionalidad y una situación de franca ilegalidad.

Lo que hemos visto este mes (mordidas, jalones de cabellos, empujones, manotazos, la destitución de una presidenta de la Mesa Directiva, dos mesas directivas operando simultáneamente, entre otros aspectos), refleja que la batalla por el poder entre las fuerzas políticas que representan a los ciudadanos en la Asamblea Legislativa, no ha tenido momento de tregua fundamentalmente entre aquellas que se identifican como de "izquierda".

Y a pesar de las estrategias que han aplicado las diferentes fuerzas políticas en lo que pareciera una guerra a muerte, en esa pugna no hay quien gane.

El contexto

El torbellino que significó la irrupción de un nuevo partido político en 2014, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, fuera ya del ámbito del Partido de la Revolución Democrática (PRD), constituyó un desplazamiento abrumador de este último organismo que venía siendo la fuerza hegemónica en la ciudad prácticamente desde hace 20 años, cuando Cuauhtémoc Cárdenas se convirtió en el primer gobernante electo del entonces Distrito Federal.

Después de haber ganado tradicionalmente alrededor de 13 de las 16 delegaciones y de haber sido el partido mayoritario en la ALDF durante casi dos décadas (ganaba más de 30 distritos de un total de 40 y además obtenía curules por la vía plurinominal lo que le daba la mayoría absoluta), en 2015 el PRD perdió esa categoría y ni siquiera pudo asumirse como primera minoría.

Tremendo revés:

Morena ganó 18 distritos electorales locales por el método de mayoría relativa, se le asignó una diputación más por la vía plurinominal y recién instalada la VII Legislatura recibió en sus filas a una diputada que ganó por el PRD. Tiene 20 diputados en total. No alcanzó la mayoría (34) pero es la primera minoría.

El PRD, a su vez, sólo logró ganar en 11 distritos electorales (de un total de 40) y en su fracción hay seis legisladoras y legisladores que fueron electos por el sistema de representación proporcional, dos de las cuales llegaron a la Asamblea por el Partido Encuentro Social (PES), para hacer un total de 17.

El Partido Acción Nacional tiene 10 diputados (cinco y cinco), el Partido Revolucionario Institucional cuenta con ocho (tres y cinco) y de ahí para abajo para hacer un total 66 legisladores de 10 partidos políticos.

Ese resultado y la situación de crisis recurrentes que se viven ahí en la definición de los temas importantes de la ciudad, es explicado por el diputado Fernando Zárate, ex perredista hoy integrante del Partido Verde y actual presidente de la Mesa Directiva de la ALDF, de la siguiente manera:

"(Lo que ocurre en la Asamblea) no es una desavenencia de hoy; todo arranca en 1997 cuando la izquierda gana la ciudad. Son 20 años de gobiernos de izquierda, que cuando estuvo unida llevó a cabo avances muy importantes en desarrollo social y derechos civiles y políticos.

"Pero después de 20 años hay un desgaste natural y hay todo un hartazgo de la población por la corrupción, la mala calidad de los servicios públicos, la deficiente infraestructura, la contaminación, los privilegios para desarrollos inmobiliarios y la violación sistemática de distintas leyes, y ese hartazgo lo empieza a capitalizar Morena".

Ante el descontón que sufrió el PRD en 2015, su estrategia fue formar alianzas con cualquiera que no fuera Morena, y ha logrado que el resto de los partidos se sumen a sus propuestas. Muchas decisiones que se han tomado ahí, sobre todo las iniciales para la conformación de los órganos de gobierno y las comisiones, fueron abrumadoramente en contra del lopezobradorismo, y en ocasiones incluso incurriendo en infracciones a la Ley Orgánica de la ALDF.

Todo ha sido por el dinero

De acuerdo con la versión de César Cravioto, las desavenencias comenzaron cuando en su primera declaración pública como coordinador de Morena aseguró que la Asamblea Legislativa era un órgano muy costoso y que debía reducir sus gastos en un 50 por ciento. "Eso los alarmó y por eso buscaron la forma de mantener el control de la Comisión de Gobierno a toda costa".

Mediante la alianza con los otros partidos, el PRD logró conservar el liderazgo en la Comisión de Gobierno, con lo que mantuvo el control de la principal instancia de dirección de la ALDF.

No deja de extrañar que la propia Morena renunciara a espacios importantes en ese espacio, en el que podía ocupar cinco lugares (de un total de 21) y sólo aceptó tener tres.

En la sesión del 24 de septiembre de 2015, fecha en la que se dio a conocer la conformación del máximo órgano de gobierno de la Asamblea, el diputado César Cravioto, coordinador de la fracción de Morena, dijo que "como no se garantizó la proporcionalidad, Morena sólo va a proponer a tres integrantes en la Comisión de Gobierno".

El artículo 41 de la Ley Orgánica de la ALDF señala que la Comisión de Gobierno estará integrada por los coordinadores de cada uno de los grupos parlamentarios, más otros tantos diputados del grupo con mayoría absoluta en la Asamblea.

"En caso de no darse el supuesto de mayoría absoluta por alguno de los grupos parlamentarios, la Comisión de Gobierno se integrará por diputados de cada uno de los Grupos Parlamentarios, incluyendo al coordinador, observando la proporcionalidad de éstos y garantizando la gobernabilidad del órgano".

Efectivamente, con base en lo anterior, a Morena le deberían corresponder seis lugares y no cinco como le asignaba el acuerdo entre los otros partidos. La diferencia de uno aparece como un tema de posible negociación y acuerdo, pero ello no ocurrió, a pesar de que la ley orgánica de la Asamblea establece que como órgano colegiado, la Comisión de Gobierno impulsará acuerdos, consensos y decisiones.

En entrevista con La Silla Rota, Cravioto dijo que la decisión de ser sólo tres se debió también a que no querían aceptar ser parte del dispendio de recursos que ocurre en ese espacio, pues a cada integrante de esa comisión se le asignan bonos.

A pesar de esos argumentos, es difícil entender que voluntaria y conscientemente se negaran a sí mismos la posibilidad de tener más morenistas en ese espacio de decisión, pues podían haber renunciado a los bonos pero tener más presencia.





Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información