Navidad

Mitos de la Navidad que creímos por años y son mentira

Olvídense del señor regordete de traje rojo que trae regalos, Santa Claus no es como pensamos, el niño dios no nació el 25 y los Reyes no eran 3 ni magos

REDACCIÓN 22/12/2018 05:21 p.m.



La época decembrinas es la favorita de muchas personas, existen personas que se prepara con mucha antelación para recibir la Navidad, pero… ¿estamos seguros de qué celebramos?; o mejor aún, nos hemos puesto a pensar qué tan ciertas son esas historias que nos contaron desde niños.

Es hora de romper con muchos de los mitos que hemos creído por años y eso no significa terminar con la magia, al contrario, quizá hasta les ayude a darle un nuevo sentido a la Navidad.

ESTOS SON LOS MITOS SOBRE LA NAVIDAD QUE NOS HAN HECHO CREER HOLLYWOOD, LOS COMERCIALES DE  TELEVISIÓN, NUESTROS PADRES Y LA RELIGIÓN CRISTIANA:

La época decembrinas es la favorita de muchas personas, existen personas que se prepara con mucha antelación para recibir la Navidad, pero… ¿estamos seguros de qué celebramos?; o mejor aún, nos hemos puesto a pensar qué tan ciertas son esas historias que nos contaron desde niños.

Es hora de romper con muchos de los mitos que hemos creído por años y eso no significa terminar con la magia, al contrario, quizá hasta les ayude a darle un nuevo sentido a la Navidad.

ESTOS SON LOS MITOS SOBRE LA NAVIDAD QUE NOS HAN HECHO CREER HOLLYWOOD, LOS COMERCIALES DE  TELEVISIÓN, NUESTROS PADRES Y LA RELIGIÓN CRISTIANA:

LA NAVIDAD NO ES UNA CELEBRACIÓN UNIVERSAL

A pesar de que muchos medios digan que la Navidad se celebra alrededor del mundo, ¿realmente crees que eso es cierto? Con tantas religiones, es lógico pensar que no todas celebran el nacimiento del niño Jesús, la llegada de Santa Claus, los Reyes Magos; o que se todas las familias se sientan en una lujosa mesa adornada a comer manjares.

ESTAS SON ALGUNAS DE LAS RELIGIONES DONE NO SE CELEBRA LA NAVIDAD:

MUSULMANES

Para los musulmanes la religión es muy importante, Jesús es su figura principal, es uno de los cinco profetas más venerados y su nacimiento es importante para todos los creyentes. Se dice que si un musulmán no cree en Jesús como profeta de Dios deja de ser musulmán, a pesar de que si creen en Jesús no celebran la navidad, incluso no celebran el nacimiento del profeta Mohammed.

Ellos más bien rinden homenaje, es decir, van a las mezquitas, hacen la lectura del Corán de acuerdo al nacimiento del profeta Jesús. Un día después del nacimiento del profeta de Dios realizan dos festividades una se llama el Ramadán y la otra día del sacrificio.

JUDÍOS

El nacimiento de Jesús como el mesías no lo celebran los judíos porque tienen una tradición oral es decir una Torá Oral una interpretación escrita conocida como los cinco libros de Moisés, esta Torá dice que el mesías va a nacer el día 9DA por la tarde y Jesús nació el 24 de diciembre.

Los judíos celebran Hanukkah una festividad que comienza el día 25 del mes hebreo de Kislev y su duración es de ocho días, muchas personas la confunden con una versión judía de la navidad porque los niños reciben regalos, pero es todo lo contrario su significado es la conmemoración de la victoria de los Macabeos sobre los sirios y la re-dedicación del segundo templo de Jerusalén antes de la llegada de Cristo.

BUDISTAS

Los budistas no celebran la navidad porque aunque es considerada una religión, no existe un Dios creador. Ellos más bien lo consideran como una tradición cultural, por ejemplo ellos celebran el primero de enero, fecha en la que el budista se renueva, piensa en todo lo que hizo en el año que acaba de terminar y abre la puerta a nuevas metas a lograr.

En vez de la navidad lo que celebran es el Bodhi Day, en la cual conmemoran la iluminación del buda Siddhartha Gautauma, quién entendió el significado de la vida a través de la meditación.

TESTIGOS DE JEHOVÁ

Los creyentes de esta religión son muy estrictos porque prohíben celebraciones como la navidad, las fiestas patrias y los cumpleaños. Lo que hacen es adorar al Jehová y de acuerdo a la historia del becerro de oro, se cuenta que los israelitas construyeron un ídolo para adorar, deshonrar y desobedecer a Dios, en este sentido los cristianos cometieron un pecado similar el cual fue reconocer las celebraciones anuales, tal es el caso de la navidad.

Uno de sus puntos para no creer en la navidad es que en esta fiesta santoral hay exceso de alcohol y se entregan regalos, por esta razón los testigos de jehová tachan a la navidad como celebración que induce a beber demasiado y necesariamente recibir un regalo.

Otra de sus razones es que la estrella que guio a las reyes magos vino de Satanás ya que primero los llevó con el Rey Herodes el enemigo mortal del mesías y después los llevó con Jesús poniendo en riesgo la vida del recién nacido.

¿SANTA CLAUS FUE CREADO POR “COCA – COLA”?

Muchos creen que “Coca-Cola” inventó la imagen de Santa Claus o Papá Noel para vender sus productos pero no. La leyenda de San Nicolás es cierta, pero los creativos de la famosa marca de refresco se encargaron de hacerlo más gordo y con el conocido traje rojo.

LA LEYENDA DE SAN NICOLÁS

Las bases de esta leyenda son muy antiguas y dioses ancestrales como Odin, Thor y Saturno, de la mitología escandinava los primeros y el último de la mitología latina, son posibles influencias. Sin embargo, quien verdaderamente contribuye a la formación de su leyenda es una persona real, el obispo San Nicolas de Myra, del siglo cuarto.

Este obispo se hizo legendario por su bondad y generosidad para con los demás. Aparentemente, todo se origina con la historia de tres doncellas pobres, que no tenían dote para casarse. Su padre en la desesperación estaba a punto de vender a una de sus hijas como esclava para conseguir el dinero necesario para que las otras dos se casaran.

Cuando el obispo se enteró de la desgracia de esta familia, en silencio, en la noche, y por la ventana abierta de la casa de las jóvenes hecho tres bolsas llenas de oro. Por casualidad, éstas entraron en las medias de las muchachas.

Así nació la historia de que un ser bondadoso daba regalos y los dejaba en las medias de todos.

Posteriormente, los grupos más marginados y necesitados de Myra, como los huérfanos y los marineros, hicieron a San Nicolás su santo patrono, pues su bondad se había vuelto ya reconocida. Muchos pronto buscaban en este buen obispo la protección y la guía que les hacía falta. Y pronto la leyenda se extendió por todo el norte de Europa. Rusia y Grecia también lo convirtieron en su patrono, así como los niños, los estudiantes, e incluso los ladrones.

¿JESÚS NACIÓ EL 25 DE DICIEMBRE DEL “AÑO UNO”?

Antes de la caída del Imperio Romano de Occidente, el tiempo se medía a partir de la fundación de Roma: al indicarse una fecha, se acompañaba de las iniciales a.u.c., siglas de ab urbe condita, que significa: «desde la fundación de la ciudad». En el siglo vi d. C., el papa Juan i ordenó al monje Dionisio el Exiguo —llamado así por su baja estatura— que redactara una cronología de los acontecimientos más relevantes ocurridos hasta ese momento. Dionisio era un sabio cristiano formado en la tradición cultural romana y comenzó su cronología a partir de la fundación de Roma; cuando designó una fecha al nacimiento de Jesús, determinó que había ocurrido en el año 753 a.u.c., y al comienzo del nuevo año lo nombró como «año uno a. D.», siglas de anno Domini: «año del Señor». Pero, al parecer, Dionisio falló en sus cálculos.

En el Evangelio según San Mateo —capítulo 2, versículo 1— se dice que «Jesús nació en Judea en los días del rey Herodes». En la antigüedad se daba fe de los acontecimientos a partir de los reinados. Herodes el Grande gobernó en Judea entre los años 37 y 4 a. C. Es harto conocido el pasaje de los Evangelios en que Herodes ordenó matar a todos los niños menores de dos años de edad porque temía, a partir de la revelación que le hicieron los magos venidos de Oriente, que hubiera nacido un nuevo rey que lo despojaría de su trono.

Por otro lado San Lucas, en el capítulo 2 —versículos: 1 al 5 de su evangelio—, narra cómo durante el reinado de César Augusto se emitió un edicto que ordenaba a todo ciudadano empadronarse en su lugar de origen. Se cree que este censo motivó el viaje de María y José a Belén, de donde éste último era originario, según lo afirma el evangelio de San Lucas. Aparte de estas referencias bíblicas, no existe evidencia histórica que confirme la realización de un censo como el que describe San Lucas, alrededor del año 8 a.C.

Una prueba que afirma la verdad del mito anterior. La  famosa “estrella de Belén” era en realidad el cometa Halley, el cual pasa cada cierto tiempo cerca de la Tierra, por ello algunos especialistas afirman que es imposible que Jesús haya nacido en el año 0.

¿EXISTIÓ LA ESTRELLA DE BELÉN?

Se dice que los magos de Oriente vieron aparecer una estrella muy brillante en el cielo y se dispusieron a seguirla, pues ésta les indicaría el lugar de nacimiento del nuevo rey de Israel. Pero ya visto desde un punto de vista más científico, se han buscado otras explicaciones sobre la naturaleza de la estrella de Belén, pues existen registros históricos de astros luminosos similares.

Se cree que pudo tratarse de una «supernova» o «estrella nova»; sin embargo, no existen referentes confiables de que apareciera una en aquella época. También se ha especulado que el brillo inusual de los astros podría deberse a una conjunción de planetas, que ocurre cuando dos o más cuerpos celestes, vistos desde la Tierra, parecen «acoplarse» entre sí o se eclipsan, por lo que su brillo se vuelve atípico. En el año 7 a.C., ocurrió una conjunción entre Júpiter y Saturno, fenómeno astronómico que seguramente interesó a los magos de Oriente por las siguientes razones: dentro de la antigua tradición astrológica de Mesopotamia —que los magos seguro conocían al ser discípulos del zoroastrismo—, a Júpiter se le consideraba un planeta ligado a los reyes, mientras que a Saturno se le conocía como el protector del pueblo judío; era de esperarse que la conjunción de ambos planetas fuera interpretada como una señal de advenimiento del nuevo rey de los judíos.

También hay otras hipótesis que afirman que la estrella de Belén se trató de un cometa. Se ha confirmado que el cometa Halley fue observado durante el reinado de Herodes el Grande en el año 11 a.C. Si no se hubiera tratado del Halley, los chinos registraron el paso de otro cometa en el año 4 a.C. En la antigüedad se pensaba que los cometas presagiaban sucesos importantes: otra señal poderosa para que los astrólogos de la época la interpretaran como una profecía.

Isaac Asimov confirma estos datos en su Book of Facts, en el que señala que Jesús de Nazareth tal vez nació entre los años 8 y 4 antes de la fecha que Dionisio el Exiguo designó como «año uno». Si no se ha realizado un «ajuste» a este conteo, es porque no existe un referente infalible para enfatizar un año exacto.

Finalmente, varios teólogos infirieron varias fechas para el nacimiento de Jesús: entre el 6 y 10 de enero, el 25 de marzo, entre el 15 y 20 de abril e incluso el 20 de mayo, pero durante el pontificado de Liberio (352-366) se fijó la fecha de su nacimiento como 25 de diciembre, para que la celebración que aún existía por las saturnales —que se conmemoraba desde los antiguos romanos— quedara sustituida del todo por la fe cristiana.

LOS 3 REYES MAGOS NO ERAN TRES, NI REYES, NI MAGOS

No hay modo de afirmar que fueran tres, ni magos y mucho menos reyes.

Según el Evangelio de San Mateo, durante el reinado de Herodes llegaron a Jerusalén unos magos a preguntarle: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?», pero San Mateo nunca mencionó que los magos fueran tres y ni siquiera reyes, sólo que provenían de Oriente; por ello se pensó que eran originarios de la antigua Persia, donde vivió, entre los años 628 y 551 a.C., el profeta Zoroastro, quien estableció las bases de un culto que recibiría su nombre y cuyos sacerdotes fueron denominados por los antiguos griegos como magoi. La gente pensaba que los magoi podían manipular fuerzas sobrenaturales y por ello a esas habilidades se le llamó magia y, a sus practicantes, magos.

Más tarde, otros teólogos infirieron que los magos provenían del sur de la Península Arábiga, de Babilonia, Persia o incluso de la India.

En el siglo V, el teólogo Beda el Venerable estableció que «el primero de los magos fue Melchor: un anciano de larga cabellera blanca y luenga barba, quien ofreció oro, símbolo de la realeza divina. El segundo, llamado Gaspar, joven, imberbe, de tez blanca y rosada, honró a Jesús con incienso, símbolo de la divinidad. El tercero, llamado Baltasar, de tez morena, ofreció mirra, que significaba que el Hijo del hombre debía morir». A partir de entonces a los magos se les dotó de la investidura de reyes. En el siglo xii, Baltasar fue representado en las iconografías como un rey moro. Este cambio obedeció a la idea medieval de que la humanidad desciende de los tres hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet.

¿JESÚS NACIÓ EN UN ESTABLO?

Aunque el imaginario colectivo asocie el alumbramiento de Jesús en un establo, en el Nuevo Testamento ninguno de los evangelistas menciona tal cosa.

San Lucas, en su Evangelio, refiere: «…le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el albergue». Lo cual indica que nació en el lugar donde María y José se encontraban alojados debido al empadronamiento que, según las sagradas escrituras, ordenó César Augusto en aquella época —aunque en los registros del Imperio Romano no hay evidencias de tal edicto.

 

En el siglo VII, el papa Teodoro I hizo traer de Belén «los restos del pesebre que resguardó al niño Jesús» y se custodiaron en la basílica de Santa María la Mayor, en Roma. Desde entonces y durante la Edad Media, el pesebre se hizo indispensable en todas las iglesias, abadías y catedrales en Navidad. En el siglo X se hacían representaciones del alumbramiento de Jesús, mismas que sirvieron de catequesis visual para los iletrados fieles del Medioevo. Como éstas suscitaron varias agresiones hacia el intérprete de San José, en 1207 el papa Inocencio III prohibió las escenificaciones dentro de los templos; sin embargo, el deseo de ofrecer una catequesis plástica persistió y por ello los actores fueron sustituidos por figuras inmóviles.

Según la tradición, en 1223 San Francisco de Asís realizó el primer Nacimiento, en el que montó una escena con una mula, un buey y un pesebre sólo con paja. Estos elementos fueron tomados de una errónea interpretación de Isaías 1:3 y de un Evangelio apócrifo relativo a la Natividad.


nl

LEA TAMBIEN


Las peores mentiras de la historia, episodios que han trascendido de forma distorsionada

Mentiras de la historia que hemos aceptado sin cuestionar, rumores que con el paso de los años se tomaron por verdades absolutas y manipulaciones históricas

ImagenMultimediaRelacionada

LEA TAMBIEN


“Brujas”, historias que relatan el misticismo mexicano

“Brujas”, fotografías y relatos que hablan del misticismo y surrealismo que aún sobrevive en México

ImagenMultimediaRelacionada

LEA TAMBIEN


Entre el placer y el sufrimiento: Asistentes sexuales para personas discapacitadas

¿Crees que el sexo es un tema tabú en nuestra sociedad? Imagínate lo que puede ser la vida sexual para las personas con discapacidad

ImagenMultimediaRelacionada

LEA TAMBIEN


Turismo negro, los lugares más insólitos, peligrosos y escalofriantes para vacacionar

En la actualidad los viajeros están ávidos de nuevas experiencias, ya no se conforman con paisajes bellos y lugares de descanso, ahora buscan adrenalina

ImagenMultimediaRelacionada






Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información