METRÓPOLI

Mireya, de orgullosa madre a asesina

La mujer les dio “medicina” a las gemelas, Arantza y Regina, de seis años y a Emiliano, su hijo mayor de diez. También a su padre y su madre, los abuelos

  • MARLENE VALERO
  • 09/06/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Mireya, de orgullosa madre a asesina
Mireya y sus hijos (Especial)

CIUDAD DE MÉXICO (La Silla Rota).-Después de perder la custodia de sus hijos, Mireya Agraz Cortés asesinó a sus tres niños, a su padre y se suicidó.

Así, el pasado martes, la mujer les dio “medicina” a las gemelas, Arantza y Regina, de seis años y a Emiliano, su hijo mayor de diez. También a su padre y su madre, los abuelos.

Se recostó, tomó el medicamento, abrazó una biblia, un crucifijo y dejó una carta, al lado de una pistola calibre .25, con indicaciones, “por si los niños sobrevivían”.

El miércoles por la mañana, los vecinos de la colonia San Jerónimo, en la delegación Magdalena de Contreras, despertaron con una trágica noticia: una familia completa estaba muerta, había sido envenenada.

Al llegar los elementos de la policía capitalina, tras una llamada del empleado doméstico, Martín, encontraron cinco cadáveres y una persona con signos vitales. La abuela había sobrevivido a las dosis de la sustancia aún desconocida.

Mireya, la madre de los pequeños, llevaba desde el año 2014 una batalla legal contra el padre de ellos. Ese martes había recibido la noticia: perdió la custodia de sus hijos y debía entregarlos.

“Muy festejada, pero sobretodo, agradecida con Dios y con la vida por tanto amor y por la dicha de ser la Mamá orgullosa de mis 3 pequeños guerreros que día a día luchan conmigo para salir adelante”, publicó el 4 de noviembre del año pasado, en su cumpleaños.

De acuerdo con informes, revelados por El Universal, el padre de los menores pidió una valoración psicológica a Mireya, porque la acusaba de tener problemas mentales.

El diagnóstico no fue bueno para ella, quién también sufría de una severa depresión, por lo que el juez que llevaba el caso decidió entregar la custodia definitiva al padre.

Sin embargo, no era la primera vez que la autoridad le daba esta noticia. Desde que inició el litigio con su ex esposo, ya habían ordenado entregar a los niños, pero ella nunca acató la indicación.

Por esta razón, había sido multada en dos ocasiones y el padre, sólo veía a sus hijos 10 minutos a la semana, en las instalaciones del poder judicial.

Pero esta vez era la definitiva. El juez determinó que, si no entregaba sus pequeños al padre, el castigo sería la cárcel.

Mireya ya había intentado todo lo posible: acusó a su ex esposo de violencia y de abusar sexualmente de sus hijos. Pero esto no se pudo corroborar por las autoridades.

También había huido de su casa para refugiarse en la de sus padres, quienes cuidaron de ella y sus pequeños.

De igual manera, los informes correspondientes al juicio señalaron que las gemelas y el menor, tenían “alineación parental”. Es decir, habían sido persuadidos por su madre, para tener temor y odio al padre, por lo que cada que lo veían, rompían en llanto.

Así que la madre de 38 años ideó el plan. Dio de tomar a sus familiares una sustancia aún desconocida por las autoridades. Dejó instrucciones en una carta póstuma, con una pistola y tres tiros: no quería que los niños sufrieran, si lograban sobrevivir

De acuerdo con información publicada por Excélsior, se encontró también una carta póstuma del abuelo, con un mensaje para uno de sus hijos: “nos tomamos un coctel de pastillas molotov, si no nos hizo a tu mamá y a mí daño, un tiro a cada uno con la 25, Quique: tu papi”.

Con esto, las autoridades indagan si el homicidio-suicidio fue planeado, y esperan que mejore la salud de la abuela, para que rinda declaración de los hechos.

“Gracias por ser esos Padres que en los tiempos buenos y en los no tan buenos han estado para mí y para mis pequeños incondicionalmente. Los amo con todo mi ser!!!! (En mi corazón solo están los gratos momentos)”, les escribió un mensaje en Facebook a sus padres en noviembre del 2016.


Orgullosa madre, religiosa y viajera

En su cuenta de Facebook, consultada por La Silla Rota, Mireya Agraz Cortés estudió la licenciatura en Mercadotecnia, en la Universidad del Valle de México.

Era una mujer religiosa y apegada a Dios. Así lo constata su perfil, por las publicaciones que frecuentemente hacía y los videos con imágenes religiosas que compartía.

“¡Estamos en momentos cruciales para México, es necesario ponernos en oración para que Cristo, el Amor Universal y la Luz hagan su obra y voluntad! Léelo con fe y por favor compártelo, aunque sea a un contacto vamos a unirnos para que la oración salve a México. JUNTOS TODOS DECIR.... Declaro la LUZ LUZ LUZ de CRISTO y la justicia perfecta sobre México; ilumino con una antorcha de amor la oscuridad a la que nos sometieron”, dicta uno de sus mensajes.

También publicaba frases motivacionales y reflexiones sobre los hijos y la importancia de la madre, en la vida de ellos. Uno de éstos, alertaba a los padres sobre cómo detectar en los niños si son víctimas de abuso sexual.

“¡¡¡Compartan y enseñen a sus hijos o alumnos a cuidarse, este video es muy bueno!!!”, escribió.

De igual manera, Mireya Agraz compartió con sus amigos en Facebook, fotografías sobre los diferentes viajes que había realizado.

Algunas de ellas son en París, Francia, donde se puede observar la torre Eiffel y otros lugares de Europa. Otras visitas fueron a Río Verde, San Luis Potosí.

Con sus hijos, aparece en un lugar campestre, al lado de una alberca, todos con sonrisas en sus rostros.

lrc