NACIÓN

Militares y Federales: el ejército del Cártel de Sinaloa para eliminar rivales

No sólo fungían como informantes de la organización criminal, sino que también eran utilizados para pelear contra los narcotraficantes enemigos

  • REDACCIÓN
  • 04/01/2019
  • 18:35 hrs
  • Escuchar
Militares y Federales: el ejército del Cártel de Sinaloa para eliminar rivales
"El Chapo" y "El Mayo" (Foto Especial)

Policías Federales y altos mandos de la Secretaría de la Defensa (Sedena) estaban en la nómina del Cártel de Sinaloa, no sólo fungían como informantes de la organización criminal, sino que también eran utilizados para pelear contra los narcotraficantes enemigos.

Así lo relata Vicente Zambada Niebla, “El Vicentillo”, quien detalla cómo su padre, Ismael "Mayo" Zambada y su principal socio Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, hicieron de las fuerzas federales su ejército.

Sentado frente al jurado en Brooklyn, Nueva York, en Estados Unidos, “El Vicentillo” sostuvo que con militares y policías el Cártel de Sinaloa hacía frente al Cártel de Juárez y al Cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Ambas organizaciones fueron aliadas del Cártel de Sinaloa, pero terminaron rompiendo, ambas, por una supuesta traición de Guzmán Loera.

Zambada Niebla explicó cómo utilizaban la información al Gobierno, la Policía Federal y la Policía Militar para ubicar locaciones, oficinas y casas de seguridad de las bandas rivales.

De acuerdo con “El Vicentillo”, de esta forma se aseguraban neutralizar a sus enemigos sin necesidad de entrar en choques armados ellos mismos.

LEE ADEMÁS: El escolta personal de Fox que estaba en la nómina del Cártel de Sinaloa

Si identificaban una oficina o casa de seguridad con 15 o 20 personas, contó el primogénito de "El Mayo”, ellos enviaban al menos el doble de sicarios para acabar con ellos.

Tras el inicio de la guerra, en el mes de abril de 2008, contó Zambada Niebla, solo pasó dos meses más en Culiacán, Sinaola, ya que sus contactos le detallaron que había un piso franco de pistoleros de los hermanos Beltrán Leyva cerca de la casa donde vivía.

En dicho domicilio encontraron fotos del automóvil de su mujer, a la que estaban siguiendo cuando llevaba a sus niños al colegio, para secuestrarla, matarla y enviarle su cabeza, lo cual no sucedió gracias a su pronta huida.

La cooptación de fuerzas federales por el Cártel de Sinaloa se evidenció con la grabación de una llamada donde “El Chapo” se quejaba del cambio de agentes federales a quienes ya tenían sobornados.

Cabe mencionar que en ambas guerras, el Cártel de Sinaloa salió avante. Prácticamente todos los cabecillas de ambas organizaciones fueron neutralizados y actualmente se encuentran fragmentados.

Con información de EFE

rgg