METRÓPOLI

Zona alrededor de área natural protegida de los Encinos, en riesgo

Especialistas advierten que en la zona donde ocurrió un incendio el 30 y 31 de marzo, podrían hacerse desarrollos inmobiliarios y afectar servicios ambientales

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 01/04/2021
  • 21:00 hrs
  • Escuchar
Zona alrededor de área natural protegida de los Encinos, en riesgo
Incendios en el Ajusco (Fotografía ilustrativa: Cuartoscuro / Archivo)

Sobre el ecosistema alrededor del área natural protegida de Los Encinos, donde ocurrió un incendio el 30 y 31 de marzo, se cierne el peligro de que se hagan desarrollos inmobiliarios y se afecten los servicios ambientales que brinda el predio de 73 hectáreas.

Ello debido a que sólo una tercera parte, 25 hectáreas, las de Los Encinos, está protegida y el resto puede ser vulnerada por nuevas construcciones.

Así lo advirtió a La Silla Rota la investigadora del Instituto de Geofísica de la UNAM, Ana Lilian Martín del Pozzo.

“Es un área verde donde se ha impedido su urbanización. Pero hubo una zona que se vio más protegida que la otra. El terreno tiene 73 hectáreas y hay un convenio que decretaron que 25 de esas hectáreas eran área natural protegida de categoría zona de protección hidrológica y geológica; eso quiere decir que es de protección estricta y solo se puede utilizar para proteger cuestiones naturales”.

Entrevistada por La Silla Rota, explicó que la zona, no sólo Los Encinos, tiene un alto valor para el estudio geológico de las cavernas de piedra volcánica generadas a consecuencia del derrame del volcán Xitle, y también por sus servicios ambientales, ya que hay escurrimientos de agua que se almacena en los mantos freáticos. A ello se suma la fauna presente en la zona, como 27 especies de aves, y la fauna, como es la presencia de orquídeas y biznagas.

Sin embargo, como las otras dos terceras partes del terreno no están protegidas, se tiene el riesgo de que las construcciones que se hagan a su alrededor las afecte.

“Es un ecosistema, no son lunares, toda la biodiversidad, la parte del agua está conectada. Si le sacas a una esponja agua y le echas agua sucia lo que haces es afectar”, comparó.

“Cada día crecen más y más las construcciones alrededor, son muy grandes y requieren gran cantidad de servicios ecosistémicos, no sólo el agua que usan, sino la que desechan, entonces se presentan una serie de problemas graves para la regulación del ecosistema”, expuso en entrevista vía zoom.

UN INCENDIO GIGANTE

La doctora por la Facultad de Ciencias y quien lleva décadas estudiando la zona, fue consultada sobre si recordaba un incendio similar, y dijo que sí ha habido otros, pero no de esta magnitud.

“Ha habido muchos incendios, pero este fue especialmente grande, fue gigante”, aseguró.

También pidió a las autoridades ambientales hacer estudios de cómo impactó el incendio en la zona, que es un puente entre la flora y fauna de Ciudad Universitaria y la zona alta del Xitle, que se ubica en la parte más alta.

“El puente se perdería. Debemos crear más zonas protegidas, hay muchas características que se pueden prever y que pueden ser comunitarias”.

LA SINGULARIDAD DE LOS ENCINOS.

El 1 de diciembre de 2009 la administración encabezada por el entonces jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, decretó el terreno conocido como Los Encinos, como área natural protegida, bajo la categoría de “zona de protección hidrológica y ecológica”.

Se ubica en el límite norte de Tlalpan, a un costado de las instalaciones de TV Azteca. El extremo norte colinda con el Periférico, arteria que funge como límite entre Tlalpan y Coyoacán. Al sur colinda con Lomas de Padierna, al oeste con la Unidad Habitacional PEMEX-Picacho, y al este con la Universidad Pedagógica Nacional, TV Azteca y el Colegio de México.

“Que dicho predio es de gran relevancia ecológica el Distrito Federal, ya que se ubica una superficie considerable de vegetación natural en buen estado de conservación, que proporciona bienes y servicios ambientales a la población del Distrito Federal, especialmente a las colonias colindantes”, se lee en el decreto.

Entre los considerandos para declararla así, estaba, según el documento publicado en la Gaceta Oficial, lo siguiente:

“Que el área tiene una gran capacidad natural para la infiltración de agua hacia los mantos acuíferos, con más de 257 millones de litros de agua que alimentan los mantos freáticos que abastecen de agua a los habitantes de la Ciudad de México.

“Que el área presenta tres tipos de vegetación, el matorral xerófilo, bosque de encino y pastizal, los cuales se encuentran en excelente estado de conservación, la cual forma un corredor natural con la Reserva Ecológica de la UNAM y el Parque Ecológico de la Ciudad de México en Ajusco Medio”.

PROTEGIERON UNA ZONA MÁS QUE OTRA

Martín del Pozzo recordó que se trata de una zona protegida desde hace mucho, pero en los mapas del Inegi está como zona protegida desde 2009.

“Ha ido cambiando de dueños, es un área natural protegida, una zona de protección hidrológica. Tiene una cuestión de mezcla de dueños y de la ciudad, es un área verde que ha impedido su urbanización. Hubo una zona que se vio más protegida que la otra”.

Entre las características de Los Encinos están los llamados tubos de lava, cuevas que son “muy espectaculares”, unas de un metro, otras que miden más de 20, son galerías de diferentes tubos de lava que se interconectan, dijo.

“Puede uno entrar caminando. En los 90 entraban en las cuevas, se podía entrar desde la zona que sube el Ajusco o por el Periférico y lo espectacular de la zona son las estructuras de lava porque enseñan cómo fluyó el derrame del Xitle y se pueden ver los diferentes niveles, cómo desbordó la lava. Hay una cascada de lava petrificada y se une a las diferentes cuevas”, describió.

Respecto a la flora y fauna, dijo que además de los encinos, que le dan el nombre al área natural protegida, hay biznagas y orquídeas, y que un colaborador encontró un ejemplar de salamandra ciega, 27 especies de aves y diversidad de arañas.

“Aparte de la riqueza vulcanológica, está el bagaje al sur de la ciudad de México, por eso las personas de Cuicuilco están sobre la lava. De hecho, esta lava sepultó a la ciudad prehispánica de Cuicuilco y esto nos hace recordar cómo fue la erupción. Luego la biodiversidad es impactante y de pilón el agua, estas fracturas que les decimos vesículas que es cuando se destapa el gas y se destapan esos poros.

“Es por esas fracturas y por esas vesículas que se infiltra muchísimo el agua de lluvia que tiene una altísima capacidad de infiltración”.  

SALDOS DEL FUEGO

La vegetación afectada por el incendio es 65 por ciento matorral, 10 por ciento de pasto y 25 por ciento de hojarasca.

La Superficie afectada estimada es de 35 hectáreas

300 brigadistas participaron en apagar el fuego.

*Información de la Comisión Nacional Forestal

fmma