DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Yo no quiero seguir contando muertas, yo quiero seguir contando vidas y vidas exitosas: Patricia Olamendi

Bonifaz admite que muchas mujeres sin voz necesitaban la voz de quienes ya tuvimos la posibilidad de estar empoderadas; Bonifaz y Olamendi son mujeres que trabajan por la equidad de género
Yo no quiero seguir contando muertas, yo quiero seguir contando vidas y vidas exitosas: Patricia OlamendiPatricia Olamendi y Leticia Bonifaz (Foto: Archivo)

"Yo no sabía que me iba a dedicar a la lucha por los derechos de las mujeres hasta que se fueron presentando en la vida situaciones muy particulares”, recuerda Leticia Bonifaz al tiempo que Patricia Olamendi afirma que hoy en día ya no concibe su vida sin apoyar a las mujeres.

Patricia Olamendi y Leticia Bonifaz son dos mujeres mexicanas que tienen algo en común: son líderes en Derechos Humanos y en la búsqueda de la igualdad de género, sin embargo, lograrlo no fue tan fácil. En entrevista con La Silla Rota y con motivo del Día Internacional de la Mujer comparten sus experiencias.

LEE MÁS: Niñas víctimas de abuso sexual, invisibles para autoridades mexicanas: ONG

Luchar contra la violencia de género y la trayectoria en Derechos Humanos

Leticia Bonifaz, Directora General de Estudios, Promoción y Desarrollo de los Derechos Humanos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuenta que su trabajo en Derechos Humanos, particularmente los derechos de las mujeres, se encaminó a partir de diversas situaciones que vivió.


Se fueron presentando en la vida situaciones muy particulares, algunas en las que yo considero discriminación por el hecho de ser mujer, hasta ver que muchas mujeres sin voz necesitaban la voz de quienes ya tuvimos la posibilidad de estar empoderadas, recordó Bonifaz.

Una de las mayores oportunidades de Leticia se dio en el gobierno de Marcelo Ebrard, cuando se implementó la agenda progresista a favor de los derechos de las mujeres, en donde tuvo la posibilidad de plasmar en legislación.


No tenía claro que la discriminación la sufrimos todas por el hecho de ser mujeres y que habían derechos negados.



Por otra parte, la abogada Patricia Olamendi, actual asesora jurídica de la Red Nacional de Refugios, la motivación para trabajar en Derechos Humanos fue durante su servicio social, en la carrera de derecho.


Me mandaron a una agencia por una zona de Tepito y todos los días recibimos a una mujer bañada en sangre, embarazada, violentada y me parecía que era horrible, así que me fue enganchando, hoy en día ya no concibo mi vida sin apoyar a las mujeres.

Olamendi trabajó en la creación de las agencias especializadas en delitos sexuales, en 1989, año en el que trabajó en la primera reforma en materia de violencia familiar.

A finales de 1993, Olamendi, junto con la Procuraduría de Justicia capitalina, estuvieron encargados de la primera atención general a víctimas de violencia, donde propuso la instalación del Centro de Atención a Víctimas de Violencia Intrafamiliar (CAVI) y agencias especializadas en violencia.




En aquel entonces, en México se decía no haber discriminación. Era algo muy nuevo, pero al hacer el reporte de violencia en los estados del país, se encontró un alto porcentaje muy grave de discriminación y violencia, contra determinados grupos.



“Los Centros Integrales se originaron pensando en una misión preventiva, porque siempre estamos en una misión reactiva”, cita Olamendi, quien comenta que los centros de atención funcionaron durante varios años, pero con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador fueron modificados por unidades de atención; se creó el Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México, convirtiéndose así en unidades delegacionales, ya no con la misión tan grande de los Centros Integrales de Apoyo a la Mujer.

Años después, lograron la elaboración de la primera reforma en materia de violencia intrafamiliar, se buscó dentro de los códigos penales y civiles que las lesiones o muerte violenta fueran agravadas cuando se trataba de la pareja. Dicha reforma fue aprobada en 1996, para la Ciudad de México, y se emprendió su promoción en el resto del país.

“Se esperó bastante para la aprobación, poco más de seis años”, recuerda Olamendi, quien a partir de que un grupo de mujeres frente a hechos graves de delitos sexuales cometidos por policías de la PGR, y con apoyo de la la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México, creó las agencias especializadas en delitos sexuales, en 1989, año en el que trabajó en la primera reforma en materia de violencia familiar.

“El problema de tener una política reaccionaria en vez de preventiva, es que la mujer no está empoderada; vive en condiciones de extrema vulnerabilidad, a lo que se suma la violencia;cuando acude a buscar estos espacios, pues está todavía más desprotegida de lo que estuviera antes. No tenemos una política para lograr que nuestras niñas, nuestras jóvenes realmente modifiquen su entorno”, plantea Olamendi.

Olamendi también trabajó en la elaboración de un manual de cómo legislar con perspectiva de género, el cual buscaba definir los problemas sexistas, ubicando en donde se encontraban las brechas de género, determinar la discriminación de género, la cual generaba diferencias en la ley y también en los derechos hacia las mujeres.


Se promovió una campaña en todos los estados, en la que se generaba que ningún estado podía seguir protegiendo normas discriminatorias.

“Esto fue un paso muy importante, pues en general todo el gobierno participó, con los congresos y las visitas a los estados avanzamos mucho”, afirma Patricia, quien en 2008 fue nombrada experta de México ante el Mecanismo de Seguimiento de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Diversas organizaciones de México me pidieron que fuera la representante de México en el mecanismo, me propusieron y al poco de haber entrado me eligieron como presidenta del mecanismo de este movimiento. Estuve cinco años como presidenta, hasta que el gobierno mexicano me invitó a ser propuesta como experta independiente en el consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas”, cuenta la abogada, quien fue invitada por Michel Bachelet, ex presidenta de Chile, a trabajar con ella en ONU Mujeres como representante de Centroamérica.

El año pasado Olamendi, junto con un grupo bastante numeroso del país, decidió organizar una red de seguridad, justicia y paz, desenvolviéndose en el campo de seguridad, prevención y atención a las violencias.


Yo no quiero seguir contando muertas, yo quiero seguir contando vidas y vidas exitosas.

Para Bonifaz, las leyes, la constitución y los tratados internacionales en materia de derechos humanos hoy en día son seguros para la mujer.

“Tenemos una convención internacional para evitar todas las formas de discriminación hacia la mujer que llamamos CEDAW (Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación), hay periódicamente en Ginebra evaluaciones de como vamos en el cumplmiento de CEDAW, a mi me tocó representar a México en la edición anterior”, agregó la abogada.

Leticia comenta no solo haber visto en el caso de Chiapas que la situación de las mujeres indígenas necesitaba del resto de las personas, sino a nivel nacional.

A partir de esto, enfocada a la interseccionalidad de Derechos Humanos, pudo visibilizar que mujeres indígenas, mujeres trabajadoras, mujeres trabajadoras del hogar, mujeres con discapacidad, entre otras mujeres en diferentes condiciones, van teniendo distintos tipos de discriminación sumados al hecho de ser mujeres, y consideró como “lucha de una razón de vida, por lo que había que trabajar”.

En miras hacia el futuro


La clave está en que pensemos que no todo se acaba donde dice la ley sino en lo que tiene que suceder en la realidad, socialmente, porque lo que se sigue reproduciendo de estereotipos, de roles, son más de realidad que de derecho, aseguró Leticia Bonifaz

Leticia reconoce que el movimiento ya surgió, que lleva tiempo existiendo y se puede notar a través de la solidaridad entre las mujeres para temas específicos contra la violencia hacia la mujer.


Han surgido grupos que luchan y se unen a pesar de diferencias y cada tema nos une, no es un movimiento general, hay mucha solidaridad entre nosotras mismas.

Asimismo, reveló que muchos de los cambios se tienen que dar a partir de las visiones de los hombres, las nuevas masculinidades en el hogar, las responsabilidades del trabajo y los roles. No exista respeto y tenemos que hacer muchas medidas y cambios actitudinales para que se asemeje el asunto”.


Siento que hemos avanzado mucho, al menos en hacer notar los derechos. Existen hoy en día muchas más mujeres empoderadas, hay un avance en la actitud y lo importante es que ganemos calles, plazas y espacios en donde se luche por la igualdad, evitando el retroceso.

Bonifaz sugiere la conciencia de los estereotipos, de los roles que nos hacen jugar dentro de la sociedad, no reproducir nada que denigre a las mujeres, frenar chistes machistas y toda conducta que lleve discriminación.

Se tiene que seguir combatiendo la violencia hacia la mujer, desde siempre ha estado invisibilizada, “muchos años fue normal el golpe en casa hacia la mujer. Cuando se volvió tema público, ya hubo atención por parte del estado; lo grave hoy es que por un lado, mucha violencia se sigue callando, y por otro lado no tiene atención debida por las causas institucionales, lo que lleva a tener muchas víctimas desatendidas”, agregó la Directora General de Estudios.

“Yo si veo un gran cambio y pondría un parteaguas, al menos en México en 1975 con el año Internacional de la Mujer y parecía que después de que la constitución decía que las mujeres eran iguales ante la ley ahí se acababa todo y luego vino el tema de la distinción entre la desigualdad formal y desigualdad real, hay un abismo, y luego vino toda la lucha por los derechos sexuales y reproductivos, que ya estaba consagrada en México, pero tardó en darse.

Finalmente, Bonifaz deja la reflexión: “Lo que preocupa de la transición de un viejo modelo a uno nuevo, es que se queden en el camino mujeres sin protección”.

LEA TAMBIEN


Víctimas de violencia podrán acudir a abogadas en módulos del MP

Las abogadas estarán capacitadas para brindar asesoramiento especializado con perspectiva de género

ImagenMultimediaRelacionada

LEA TAMBIEN


¿Cuál es la agenda en este Día de la Mujer?

Estos son los principales temas por los que marcharán las mujeres este viernes 8 de marzo

ImagenMultimediaRelacionada











Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información