METRÓPOLI

Vuelven bandas de robo de autopartes y transeúntes en Tlalnepantla

En los fraccionamientos Arboledas, El Dorado, Jacarandas, Pirules, Santa Mónica y Valle Dorado, el robo de autopartes y a transeúnte han aumentado

  • ISAAC RAMÍREZ
  • 19/06/2020
  • 21:41 hrs
  • Escuchar
Vuelven bandas de robo de autopartes y transeúntes en Tlalnepantla
Robos en Tlalnepantla, Edomex (Cuartoscuro / Archivo)

Durante la contingencia sanitaria del covid-19, el robo de autopartes, a transeúnte y a cuentahabientes han aumentado en los fraccionamientos Arboledas, El Dorado, Jacarandas, Pirules, Santa Mónica y Valle Dorado, en Tlalnepantla, debido a una disminución de los patrullajes que realizaba la policía estatal y municipal por estas comunidades.

Algunos de estos robos han sido captados por las cámaras de videovigilancia de algunos establecimientos comerciales o de las propias viviendas, lo que ha permitido a los vecinos identificar el modus operandi con el que actúan las bandas que han llegado hasta estos fraccionamientos para despojar de sus pertenencias a las personas o desvalijar los vehículos de quienes transitan por este lugar.

Vecinos del fraccionamiento Arboledas señalaron que, a partir del mes de abril, los robos a transeúntes se dispararon en estos fraccionamientos por parte de bandas delictivas que operan en grupos de cuatro personas, quienes se encargan de vigilar las zonas bancarias de Periférico Norte y Calzada de los Jinetes, para luego, seguir a la víctima hasta su domicilio y despojarla del efectivo cuando desciende de su vehículo.

"Lo que hemos visto es que son sujetos que viajan a bordo de una motocicleta y de un vehículo particular. En la mayoría de los casos, ha coincidido en que las víctimas, nuestros vecinos, acababan de ir al banco y cuando regresaban a sus casas o se bajaban en una plaza comercial de Periférico Norte o Calzada de los Jinetes, eran asaltados", relató una líder vecinal del fraccionamiento Arboledas.

De acuerdo con los testimonios, dos sujetos, en su mayoría jóvenes, viajan atrás del vehículo en la motocicleta y enseguida va un segundo vehículo que sirve de muro del primero, por lo que, al descender del vehículo, la víctima es amagada con un arma de fuego o blanca para que entregue la cartera, el reloj y el teléfono móvil a tan solo unos pasos de entrar a su domicilio. De esta forma, han ocurrido al menos 10 eventos delictivos en las últimas semanas.

"Es difícil saber quiénes son porque vas al banco y ves afuera a personas sentadas supuestamente esperando a alguien y, en el caso de Calzada de los Jinetes, ocupan las bancas del camellón para sentarse y desde ahí estar mirando a quien entra a una sucursal bancaria, y aunque las plazas comerciales aledañas han aumentado su vigilancia, no sabemos cómo identifican a quien acaba de acudir a retirar efectivo y luego lo siguen, para consumar el robo", puntualizaron.

Se roban hasta los rosarios

Mientras que los robos a transeúntes ocurren a plena luz del día, los de autopartes son los favoritos por las tardes-noches, noches y madrugadas, especialmente, en los fraccionamientos que colindan con el Periférico Norte; vialidad que es usada para escapar rápidamente con rumbo a Atizapán, Cuautitlán Izcalli o Naucalpan.

Integrantes de la Asociación de Colonos Los Pirules mencionaron que, en las últimas semanas, se han presentado al menos tres casos en este fraccionamiento, en los que a los vehículos que son estacionados en las calles les roban las llantas, los faros o calaveras y las pertenencias que haya en el interior de los automotores.

"Sí hay robos, pero el problema es que nadie denuncia y muchas veces eso impide que se le dé seguimiento a los casos. Creemos que lo que nos está afectando es el efecto cucaracha porque un día sabemos que fue aquí y al siguiente en otro fraccionamiento vecino", comentó una de las líderes de este fraccionamiento.

Los colonos atribuyeron el aumento de los robos a la situación actual que viven varias familias por la pandemia del covid-19, pues aseguran que los robos coincidentemente incrementaron en este periodo, especialmente, durante las madrugadas o los fines de semana.

"Los delincuentes llegan a bordo de un vehículo tipo Honda que estacionan a un costado del auto que van a robar, para que tape la visibilidad a quienes caminan o transitan por esas calles y, luego, comienzan a retirar las partes del coche. Todo lo hacen en menos de 10 minutos", subraya un vecino, cuya cámara captó el momento en que ocurrió uno de los hurtos.

Piden seguridad

Colonos de El Dorado apuntaron que este aumento en la incidencia delictiva en esta región coincidió con el cambio de comandante de la policía municipal y, a su vez, con la reducción de los patrullajes en dichos fraccionamientos.

"Antes, los oficiales venían a firmar una bitácora a algunas casas para demostrar que estaban haciendo estos rondines, pero desde que llegó el nuevo comandante dejaron de venir y, evidentemente, vimos menos vigilancia. Si bien no responsabilizamos a nadie, sí nos llama la atención que este incremento en los robos coincida con estos hechos", destacaron los vecinos.

Se revierten las cifras

Al respecto, el alcalde de Tlalnepantla, Raciel Pérez Cruz, reconoció que si bien en los primeros tres meses del año, la incidencia delictiva disminuyó en este municipio, la situación económica que está dejando la pandemia, está ocasionando un nuevo repunte en algunos delitos.

"Los primeros tres meses de este año, entre enero y marzo, tuvimos números muy alentadores respecto al combate de la incidencia delictiva, pero ya la pandemia nos ubica en un escenario diferente. El índice delictivo ha descendido, pero estoy seguro que enfrentaremos consecuencias directas en materia de seguridad pública derivada de la situación económica", advirtió.

Sin mencionar cifras sobre esta reducción, el edil explicó que estos resultados se han derivado del fortalecimiento de las capacidades operativas de la policía municipal, así como de un incremento a los salarios de los elementos.

"Todavía tenemos un problema grave y fuerte en el robo de vehículos; estamos en los primeros 10 lugares a nivel nacional, con y sin violencia, bajamos la cifra, pero los esfuerzos que hemos hecho no han alcanzado para salir de esa estadística infame de estar en las primeras 10 ciudades con robos en el país", sostuvo.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), durante 2019, se robaron 22 mil 781 automóviles en el Estado de México, siendo Ecatepec el municipio con más robos de este tipo, con cinco mil 540 unidades hurtadas, seguido de Tlalnepantla con dos mil 203 y Naucalpan, con mil 620 unidades, lo que los colocó dentro de las 10 ciudades con el mayor índice de este delito en todo el país. 

A nivel estatal, hasta mayo de 2020, se habían levantado 877 denuncias por robo de autopartes -125 con violencia y 752 sin violencia-, asi como cuatro mil 613 robos a transeúnte en vía pública -cuatro mil 577 con violencia y 36 sin violencia-, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, aunque no se pueden precisar las cifras por municipio, porque el registro no ha sido actualizado desde 2017.

fmma