METRÓPOLI

Vuelven ambulantes a San Bartolo, Naucalpan, tras ganar amparo

Luego de que se les impidiera por cinco meses colocarse en este lugar ante la pandemia del covid-19, ahora ambulantes vuelven a instalarse en San Bartolo

  • ISAAC RAMÍREZ
  • 21/09/2020
  • 18:40 hrs
  • Escuchar
Vuelven ambulantes a San Bartolo, Naucalpan, tras ganar amparo
En los últimos días, vecinos de esta comunidad han manifestado su rechazo al regreso de los comerciantes ilegales (Foto: Especial)

NAUCALPAN.- Tras obtener un amparo del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de México, alrededor de 20 comerciantes ambulantes, liderados por Enrique Garay, regresaron a las calles José María Morelos y Pavón e Hidalgo, en la comunidad de San Bartolo, para ofrecer sus productos, a pesar de que se mantienen inconclusas las obras de rehabilitación del centro de Naucalpan.

Desde las 10:00 horas y hasta las 19:00 horas, los vendedores ambulantes han comenzado a instalarse sobre lo que debería ser considerada la banqueta de estas vialidades, las cuales aún no han sido reparadas y se mantienen en obra negra, luego de que se les impidiera por cinco meses colocarse en este lugar por el cierre total de San Bartolo ante la pandemia del covid-19.

Sin embargo, a pesar de que se mantiene cerrada la circulación vehicular en esta zona, los vendedores de ropa, equipos o herramientas de telefonía celular, artículos escolares y productos de piel, entre otros, conviven con la maquinaria y el personal de la Secretaría de Planeación Urbana y Obras Públicas, quienes intentan concluir estos trabajos, mientras que funcionarios de las secretarías de Desarrollo Económico y Gobierno realizan operativos para evitar que se coloquen vendedores ajenos en estas calles.

Sin embargo, en los últimos días, vecinos de esta comunidad han manifestado su rechazo al regreso de los comerciantes ilegales, al considerar que si se permite la instalación de algunos, en breve, las autoridades no contarán con la capacidad para controlarlos y se podría originar un desbordamiento de éstos que podría igualarse al que existía hasta antes de la pandemia.

SOLO 60 TIENEN AMPARO

El secretario de Gobierno de Naucalpan, Mauricio Aguirre Lozano, informó que, aunque se mantiene la revisión del amparo para conocer los alcances del mismo, el Tribunal de Justicia Administrativa habría concedido la autorización para que 60 comerciantes pudieran retornar a San Bartolo para seguir comercializando.

Indicó que este amparo se otorgó bajo tres consideraciones: que sean quienes tienen legítimo derecho; es decir, que ya cuenten con un antecedente de vender en este lugar; que puedan reubicarse respetando la contingencia sanitaria; y si el gobierno municipal, percibe que puede revocar el permiso con el que ya cuentan, al acreditar un incumplimiento de las medidas, lo puede hacer.

“El permiso es personal y no podría venir nadie a nombre de otra persona a solicitar ese derecho. Ellos deben estar reubicados exactamente dónde estaban y ahí hay una laguna legal (…) pero en él existen tres resoluciones que nosotros iremos adecuando para el ejercicio de la autoridad”, apuntó.

Autoridades municipales descartaron dar a conocer más detalles del amparo, al considerar que esto podría afectar el procedimiento jurídico que se lleva a cabo, por lo que “habrán de esperar a la resolución judicial”.

VENDEDORES AMBULANTES TAMBIÉN PIDEN CONTROL

Humberto, uno de los comerciantes que han llegado a este lugar para vender ropa, señala que el permiso que obtuvieron en los últimos días, les permitirá recuperar un poco de las pérdidas que han tenido en los últimos cinco meses, ya que el tiempo en que permaneció cerrado San Bartolo no pudieron instalarse en otro sitio ante la pandemia, por lo que tuvieron que buscar otra forma de generar ingresos.

Indicó que, en su caso, se tuvo que dedicar a vender gelatinas en distintas comunidades aledañas a San Bartolo; no obstante, no generó las ganancias que recibía hasta antes de la pandemia, al tiempo en que enfrentó una crisis económica, puesto que tenía mercancía detenida que no pudo comercializar en estos meses.

Señaló que, en los primeros días en que pudo regresar por el amparo que obtuvieron, las ventas no han sido las esperadas, lo que tiene que ver con que la mayoría de la gente aún no regresa a San Bartolo, ante el cierre de las calles, aunque aseveró que cada día se observa la presencia de más personas que se detienen a preguntar por el costo de alguno de los productos que oferta.

“No son ventas aseguradas, ya que la crisis económica que estamos enfrentando solo le permite a mucha gente atender sus necesidades básicas para comer y vivir, pero el hecho de que ya se detengan a preguntar es ganancia, porque a veces regresan con dinero”, dijo.

Humberto reconoció que esta misma crisis generó que los espacios dedicados a esta actividad sean más disputados por quienes se quedaron sin empleo en los últimos meses, por lo que mencionó que, si bien esta actividad es una forma de combatir el empleo, no puede permitirse que San Bartolo vuelva a invadirse por el ambulantaje como sucedió hace varios años y que solo la pandemia pudo retirar.

VECINOS SE OPONEN AL REGRESO DEL COMERCIO ILEGAL

Este regreso del ambulantaje al centro naucalpense ha hecho que vecinos y comerciantes formales de esta región comiencen a organizarse para solicitar esta misma semana al gobierno municipal que no permita nuevamente el regreso del comercio informal a estas calles, al tiempo en que exigirán que, antes de permitir cualquier actividad económica ajena, se concluyan las obras de rehabilitación pendientes.

Los residentes manifestaron su inconformidad, puesto que, en los últimos días, han observado la presencia de “toreros”; es decir, de comerciantes que no están amparados, pero llegan a comercializar sus productos a este lugar y cuando observan la presencia de alguna autoridad, rápidamente se retirar del sitio y vuelven minutos más tarde, por lo que temen que, en poco tiempo, regresen los cerca de mil 300 puestos que existían en la zona hasta antes de la pandemia.

Rosa, vecina y comerciante formal de San Bartolo, señaló que existe una negativa rotunda al regreso del ambulantaje, debido a que este sector propició, por años, inseguridad, basura desmedida y la saturación del espacio urbano.

“Si estuvieran bien organizados, se colocaran de una manera bonita y hasta se les obligara a instalar techos bonitos, de adobe, como en cualquier sitio turístico mexicano y hubiera orden, disciplina y pagaran impuestos, no tendríamos problema en su regreso, pero, al contrario, promueven la inseguridad, nos roban a los locatarios y a la gente que va caminando, además de que impiden que pase cualquier patrulla, el camión de la basura o una ambulancia, lo que nos pone en riesgo”, afirmó.

De acuerdo con los comerciantes de este lugar, el ambulantaje representa una competencia desleal para el sector, pues a cambio de un derecho de piso que pagan a funcionarios del ayuntamiento, se les permite invadir la vía pública y cubrir a los comercios formales que existen en la zona, mientras que esos mismos tienen que pagan rentas, impuestos, luz, agua y otros servicios.

cmo