METRÓPOLI

"Tú haces el atole y yo los tamales", así sobrevive familia a la crisis

La venta de tamales y atole que hacen sobre la carretera Toluca-Santiago Tianguistenco ha sacado adelante al matrimonio de Agapito y María

  • ARTURO CALLEJO
  • 02/02/2021
  • 21:25 hrs
  • Escuchar
Tú haces el atole y yo los tamales, así sobrevive familia a la crisis
(Especial)

Lo que ha sacado adelante al matrimonio conformado por el señor Agapito Martínez García y a la señora María de los Ángeles García Monroy, es la venta de tamales y atole que hacen sobre la carretera Toluca-Santiago Tianguistenco, en el municipio de Santa Cruz Atizapán, pues el antojito gusta bastante a la gente por ser con costilla, cabeza de res, de chile rojo, verde, de rajas, mole, de dulce, zarzamora con queso Filadelfia, de arándano con cereza y de chocolate, pero con sazón del sureste mexicano.

Este delicioso platillo se puede alternar desde temprana hora con atole de mamey, de galleta, champurrado, pinole, arroz, mamey, fresa y chocolate, que hace la señora María de los Ángeles.

Su esposo recuerda que hace 12 años aproximadamente, él le dijo a ella que hicieran tamales “y ella se negaba, luego se me enfermó y ella quería volver a trabajar, entonces, me decía qué es lo que podíamos vender y le insistí en vender tamales, le dije, tú haces el atole y yo hago los tamales y así empezó, con hacer tamales de chile rojo, verde, rajas, mole y dulce, luego innovamos e hicimos tamales de barbacoa, de cochinilla pibil, de cabeza de res y de camarón”.

Y como el señor Martínez García, originario de San Mateo Texcaliacac, municipio de Mexicaltzingo, tiene familia en Chiapas y Veracruz, aprendió la forma de hacer tamales en estos dos estados, es por eso, que “el sazón se me da, el guiso se me da, pero aparte sé hacer caldo de camarón, pollos rellenos al horno y así, me gusta mi trabajo, no me da flojera preparar porque la verdad se vende muy bien y cuando una cosa se vende bien hay que seguir superándose, a mis nueras e hijos ya les enseñé pero se les hace muy difícil y no se dedican a esto”.

Refirió que sus tamales tanto gustan a la gente, que antes de que empezara la pandemia, pasaban unos profesores y le encargaban 25 tamales, “me decían, quiero 25 a la diabla o 10 de barbacoa, viene mucho cliente que ya sabe y se llevan 10, ocho, cinco, otra persona pasaba y se llevaba para revender en Cuernavaca, hay traileros que se los han llevado para Saltillo y Nuevo Laredo y hay la llevamos”.

Adelantó que está por sacar a la venta un tamal como si fuera coctel pero en tamal, pues le gusta innovar, pero antes lo debe probar su familia y si no les gusta lo deja de hacer, “también he preparado de cecina natural en salsa verde, el otro día prepare de kiwi con queso Filadelfia, o sea, algo fuera de lo normal, todo que sea natural, me gusta mi trabajo, la verdad”, subrayó el poblador de Santa Cruz Atizapán.

El ingrediente secreto que le pone el matrimonio a los tamales es mucho amor, “porque si los hacemos de carrera, no, pues ya no, y su tiempo de cocer que es de dos horas, la masa, el anís, el caldo de la misma carne y que nadie entre a donde se están haciendo porque si entra alguien ya todo se echo a perder y para que estén como a las siete tenemos que meterlos a cocer a las cinco de la mañana”, explicó la señora María de los Ángeles, oriunda de Santa Cruz Atizapán.

Relató que ellos empezaron a hacer tamales de costilla porque un día les quedó mucha masa, “era un buen, entonces mi marido me dijo que hacíamos y como hicimos de comer costilla en chile verde, pues de ahí comenzamos a hacer más y como vimos que resultó es lo que nos ha hecho de muchos clientes, la costilla y cabeza de res y los pedazos de carne son abundantes”.

Finalmente, al matrimonio se le ve por las mañanas de los días lunes, miércoles, sábados y domingos, sobre la carretera Toluca-Santiago Tianguistenco, en el municipio de Santa Cruz Atizapán.

fmma