METRÓPOLI

Tres tortillas y frijoles; el calvario de los choferes secuestrados por normalistas

Los choferes pasaron varios días prácticamente incomunicados y sin salir ya que estaban retenidos para mover a los alumnos a la marcha del 2 de octubre

  • JUAN LÁZARO/ CORRESPONSAL
  • 10/10/2019
  • 20:12 hrs
  • Escuchar
Tres tortillas y frijoles; el calvario de los choferes secuestrados por normalistas
Los conductores tenían que estar dentro de los camarotes de sus autobuses durante la noche y no salir (Especial)

TOLUCA, Edomex.- Solo tres tortillas recibían los 92 choferes secuestrados en el interior de la Normal Rural de Tenería de Tenancingo y tenían que guardar sus vasos y platos de plásticos, para poder recibir sus raciones de alimentos, dijo Odilón López Nava, delegado de la Cámara Nacional de Autotransporte de Pasaje y Turismo (CANAPAT). 

Además, tenían totalmente prohibido sacar sus celulares o tomar alguna fotografía del interior de la Normal. 

Los conductores tenían que estar dentro de los camarotes de sus autobuses durante la noche y no salir. 

Así pasaron 10 o 3 días, prácticamente incomunicados, sin salir a la calle, ya que estaban retenidos para mover a los alumnos a la marcha del 2 de octubre a la ciudad de México, a las castas de cobro o a las oficinas gubernamentales. 

Aquí están algunos de los testimonios de los choferes secuestrados por los normalistas de Tenería que se acuerdo con Odilón López Nava, delegado de la CANAPAT, fueron rehenes que utilizaron los estudiantes para negociar plazas  con el gobierno federal. 

Llamaremos a nuestro entrevistado "chófer de Lomas de Juárez", ya que fueron amenazados por los normalistas de que si hablaban habría represiones y para ello tenían copias de sus credenciales de elector con sus domicilios. 

El "chófer de Lomas de Juárez" fue secuestrado hace tres días. Estaba dormido en su base, cuando llegaron los estudiantes a llevarse autobuses. 

Pero ese día hubo una confrontación con la policía. "Llegaron los policías, echaron balazos, hirieron a un estudiante". 

Era el lunes 7 de octubre, el último secuestro de autobueses que hicieron los normalistas, ya que la policía había detenido a un estudiante que tenía orden de aprehensión por lesionar a un alumno de nuevo ingreso. 

El "chófer de Lomas de Juárez" estaba dormido, lo despertaron los ruidos y las detonaciones, tuvo miedo, pero no tuvo más que obedecer a los normalistas que lo sacaron a fuerza de insultos. 

Solo recuerda que tuvo que abordar su autobus y seguir la fila de las unidades raptadas, no supo más ni el lío entre estudiantes y policías. 

Este trabajador del volante junto con otros fueron concentrados en el patio de la Normal de Tenería, donde se le exigió no hacer nada, ni tomar fotos o videos con los celulares. 

Estaban rodeados con unos 80 muchachos armados con palos, tubos o piedras. 

El conductor solo pudo observar que en el interior es como una especie de rancho en donde tienen gallinas y siembra. 

Lo único que comían eran tres tortillas, frijoles con huevos, café o té, no más. 

Lo peor es que no podían tener contactos con sus familiares, solo en las noches y desde el interior de sus camarotes podían hacer una llamada. 

Este chófer a pesar de que estaba secuestrado solo tres días, tuvo problemas con su esposa ya que le dijeron que al interior de la Normal había mujeres que se divertían con los conductores, lo que no fue cierto. 

Ahora "tengo un problema en mi casa con mi mujer, piensa que estuvimos con damas" . 

El "Chófer de Lomas de Juárez" tiene 20 años conduciendo autobuses y ha sufrido constantes asaltos, pero nunca un secuestro de los normalistas y ahora casi le cuesta un divorcio por no llegar a su casa. 


"El chófer secuestrado el 30 de Septiembre" recordó que estaba en su base en Tenancingo, eran las 21 horas de ese día. 

Los normalistas llegaron de manera violenta, él estaba recibiendo la cuenta del pasaje y sin ninguna explicación se los llevaron. 

Este conductor estuvo encerrado en la Normal de Tenería, desde el 30 de septiembre, no lo dejaron salir o lo sacaron para que los estudiantes tomaran casetas. 

Tampoco lo llevaron a la marcha del 2 de octubre y sólo podía tener comunicación con sus padres durante la noches. 

 Tuvo miedo cuando los estudiantes le dijeron que entrarían los granaderos, presuntamente a rescatarlos. 

Pero lo que más temía es que dañarán su unidad. 

*

"El chófer de Chalma" dormía en su camarote, de pronto escuchó fuerte golpes. "No sabía que estaba pasando, vi correr a muchos jóvenes".

Lo obligaron a arrancar su unidad y "ni siquiera me dejaron que calentara los motores". 

"Siga la fila de autobuses", le ordenaron con insultos. 

Él no sabía cómo iba a salir de esa situación, era la primera vez que lo habían  secuestrado los normalistas.  

"Yo si me sentí secuestrado y los  9 días que estuve, solo podía comunicarme con mi familia por las noches" . 

Solo recuerda de que a uno de sus compañeros le rompieron los cristales de su autobus y uno de los vidrios le daño el ojo. 

Odilón López Nava, delegado de la CANAPAT, estableció que los 92 choferes fueron rehenes de los estudiantes para negociar sus plazas y chantajear a las autoridades. 

Lamentó que la Fiscalía General de Justicia del estado de México (FGJEM) no haya podido actuar a pesar de la gravedad de los delitos. 

Pidió que este caso no quede en el "limbo y que por un plumazo quede concluido", ya que debe de prevalecer el derecho de las víctimas. 

*

Es la primera vez que la línea "Excelencia" sufre un secuestro masivo, los normalistas se llevaron 22 de sus autobuses con sus respectivos choferes

Pero no sólo eso, los estudiantes dañaron las videos cámaras y toda la tecnologia de las unidades modelo 2019; además de vandalizar las unidades. 

También robaron llantas de refacción y otros equipos. 

Alejandro Aguayo, de la empresa Zinabus-Excelencia, señaló que lo más que le preocupaba eran las condiciones de sus trabajadores, ya que las familias constantemente llamaban para saber de ellos. 

Esta línea se vio afectada durante tres días por la ausencia de autobuses y se tuvo pérdidas superiores a los 11 millones de pesos. 

Los daños a los autobuses aún no son cuantificados de acuerdo a las empresas afectadas, aunque el mayor daño fue a los choferes ya que recibieron tortura psicólogica. 

Algunos de ellos, después de ser liberados, pidieron sus cambios a otras rutas para no volver a ser secuestrados por los normalistas de Tenería. 

De acuerdo a las empresas afectadas, los normalista han secuestrado 262 autobuses y se han iniciado 49 denuncias por robo y privación de la Libertad. 

262 autobuses en el 2019, así como hay 49 denuncias por robo y privación de la Libertad.

fmma