METRÓPOLI

Suspenden obras de construcción del nuevo tiradero en Naucalpan

El gobierno de Naucalpan suspendió provisionalmente las obras en la Barranca del Murciélago para revisar los permisos

  • ISAAC RAMÍREZ
  • 14/09/2020
  • 16:34 hrs
  • Escuchar
Suspenden obras de construcción del nuevo tiradero en Naucalpan
Protesta en contra del relleno sanitario en Naucalpan (Especial)

NAUCALPAN.- Tras las protestas que han realizado vecinos de las comunidades de Rincón Verde, Praderas y Colinas de San Mateo, Bella Vista, La Luna, El Tejocote y San Mateo Nopala, el Gobierno de Naucalpan acordó que se suspenderá, de manera provisional, cualquier obra o trabajo que se lleve a cabo en la Barranca del Murciélago o Barranca Honda, por parte del grupo Tersa del Golfo y su filial Jebla, hasta que se determine si éstas cuentan o no con los permisos necesarios para llevar a cabo la construcción de un nuevo tiradero municipal en este lugar.

Y es que el pasado jueves, cerca de 50 vecinos de estas localidades protestaron afuera del palacio municipal e impidieron, por cuarta vez, el ingreso de maquinaria a esta barranca, para exigir que no se permita la construcción de este nuevo tiradero, al considerar que dañará el medio ambiente y originará daños en la salud de quienes habitan en la periferia.

Alejandro Vázquez Álvarez, vecino de Praderas de San Mateo, señaló que, durante la reunión que sostuvo el Ayuntamiento de Naucalpan con los afectados, el secretario de Planeación Urbana y Obras Públicas, Jorge Alfredo Zavala Hernández, se comprometió a presentarles el oficio original de la licencia de construcción, excavación y barda que avala que se  entregó a la constructora llevar a cabo los trabajos en los días previos, así como los documentos que Tersa del Golfo y sus filiales presentaron a este gobierno para acreditar que ya había obtenido los permisos necesarios a nivel federal y estatal, a efecto de poder recibir este permiso, pues, de lo contrario, se estarían incurriendo omisiones por parte de algunos funcionarios locales.

VAN POR UN NUEVO TIRADERO Y UNA PLANTA DE TRATAMIENTO

Al respecto, el secretario de Gobierno de Naucalpan, Mauricio Aguirre Lozano, reconoció que, hasta el momento, se revisa si la responsable del proyecto recibió o no un permiso municipal para remover la tierra en este lugar, para lo cual se les solicitó un plazo de una semana para hurgar en los expedientes y verificar si es legal o no el documento que la empresa ha exhibido ante los vecinos para que les permitan laborar y, en su caso, determinar si estuvo bien justificada la entrega del mismo.

Señaló que, si bien la constructora, del que no quiso mencionar el nombre, debe contar con el permiso de la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem) para poder llevar a cabo la obra en esta reserva natural, el gobierno municipal sí es el responsable de entregar la licencia de construcción para remover la tierra.

Mauricio Aguirre apuntó que, de acuerdo con la información con la que se cuenta de manera preliminar, son dos proyectos los que se concretarían en la región, en caso de que la Propaem sí otorgara los permisos necesarios a la constructora, ya que se planearía construir un nuevo relleno sanitario en este municipio, así como una planta de tratamiento y reciclaje de cascajo y asfalto, con lo que se buscaría acabar con los tiraderos clandestinos que existen en la región.

"Recordemos que el uso de suelo lo define el ejido, a través de una asamblea y, en este caso, ellos son los que otorgan en arrendamiento a la empresa el uso de ese polígono para los dos proyectos y la mayoría de las personas, casi todas las que se inconforman, no son considerados ejidatarios, son posesionarios de predios en asentamientos irregulares", acusó.

"FRENAN MANIFESTACIONES"

Alejandro Vázquez aseveró que mientras el gobierno municipal revisa que todos los permisos otorgados a la empresa sean legales y estén en regla, los vecinos también se comprometieron a no realizar alguna manifestación en esta localidad, además de que el próximo jueves se reunirán también con personal de la Propaem para que les explique en qué consisten los proyectos y cuál será el impacto que éstos tendrían en la zona, además de los beneficios que pudieran traer consigo, ya que ellos consideran que solo afectará su calidad de vida.

"Tenemos miedo, simplemente queremos que se respeten las leyes del medio ambiente, es lo único que pedimos y esa barranca no entra por ningún lado para poder hacer un tipo de proyecto del que sea, entonces, solicitamos a las autoridades que se nos entregue la custodia de la barranca para que podamos hacer un proyecto de remediación en la zona", dijo.

Sin embargo, a pesar del compromiso que establecieron en la reunión, una decena de vecinos acudió hoy al Parque Naucalli, donde se llevó a cabo la entrega de apoyos del Salario Rosa a mujeres de cuatro municipios del Valle de México y la cual fue encabezada por el gobernador Alfredo del Mazo Maza, para pedir al gobierno estatal que no permita la destrucción de esta barranca.

PROMETEN QUE ES UN MERCADO FÁCIL DE COMPETIR

Según un proyecto preliminar que trabajadores de la segunda sindicatura de Naucalpan, encabezada por Abigail Ruiz Coutiño, presentaron a los vecinos, el relleno sanitario que se pretendería construir en este lugar ocuparía una extensión de seis hectáreas de la Barranca del Murciélago, a través de una celda de estructura piramidal en la que se podrían recibir hasta 300 toneladas de residuos por día, especialmente, relacionados con el sector de la construcción y demolición.

El proyecto contempla una inversión preliminar de 80 millones de pesos y, de acuerdo con la desarrolladora Jebla de Grupo Tersa, cumpliría con las especificaciones establecidas en la Norma Oficial Mexicana NOM-083-SEMARNAT-2003.

Sin embargo, la justificación que dio la empresa al gobierno municipal es que la venta del material reciclado genera importante ingresos y sería un mercado fácil de competir, ya que la Ciudad de México genera aproximadamente 16 millones de metros cúbicos  anuales de este tipo de desechos y solo existen dos centros autorizados de este tipo en la capital del país que apenas atienden el 15 por ciento del mercado y el resto va a caer a tiraderos clandestinos, por lo que en el primer año se podría absorber el 10 por ciento de su porcentaje.

(Sharira Abundez)