METRÓPOLI

Si no salgo, no comemos: adultos mayores luchan contra covid-19

Los adultos mayores no pueden parar actividades, aunque esté la amenaza del coronavirus y sean el grupo más vulnerable.

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 23/03/2020
  • 19:51 hrs
  • Escuchar
Si no salgo, no comemos: adultos mayores luchan contra covid-19

Óscar Murillo Mondragón usa cubrebocas para cuidarse del temido covid-19. A sus 74 años, sabe que quienes son mayores de 65 años de edad son los más vulnerables a la epidemia que afecta ya a 189 países del mundo, entre ellos México.

En su caso, Óscar no puede parar de trabajar. Aunque tiene la pensión de adultos mayores que otorga el gobierno federal, no le alcanza para sus gastos y los de su esposa, postrada en una silla de ruedas. Por ello, Óscar debe salir a hacer trabajos eventuales por el que le pagan 20 ó 30 pesos y que al sumarlos a lo largo del día le ayudan a cubrir los gastos cotidianos. 

Pero debido a ello no puede parar actividades aunque esté la amenaza del coronavirus


"Nos estamos cuidando. No al 100 por ciento porque no puede uno dejar a la mujer y uno de 74 años no puedo decirle ´no voy a salir y qué comemos´. Hay que tomar agua y la realidad es que ya no alcanza. Tiene uno que salir a ver qué sale, 'échame una manita para acá para allá´, que le den 20 o 30 pesos y sale para algo", explica a La Silla Rota, mientras se toma un respiro para comprar un poco de chicharrón para la comida, que su mujer le pidió.

"Estoy pensionado y me dio un infarto hace año y medio, no puedo hacer cosas pesadas ni corajes, mi señora está en silla de ruedas", menciona.

Sobre si la gente en la calle se cuida, opina que sí, calcula que lo hace alrededor de 60 por ciento y en mayor porcentaje las personas de su edad.

Afirma que él hace el saludo de "codito con codito" y usa el cubrebocas, que luego le critican, pero él no se lo quita. "No se acostumbra uno, luego me dicen 'no seas payaso'".

Óscar está acompañado de Gabriel, el vendedor de periódicos que tiene un puesto y como vehículo utiliza una bicicleta con la que diario recorre la Portales. Afirma que la venta de periódicos ha disminuido desde que el 16 de marzo, cuando inició la Fase 1 de contención.

LOS BARRENDEROS DE MAYOR EDAD DESCANSARÁN

Adolfo Zavala, barrendero de 82 años, explicó a La Silla Rota que les han pedido en la alcaldía de Benito Juárez que usen cubrebocas y que además les adelantaron que en los próximos días las autoridades de la demarcación autorizarán que la gente mayor de 60 años no trabaje.

"Nada más los de mi edad", precisa don Adolfo, quien asegura que no les dejarán de pagar. "A toda la tercera edad posiblemente sean a todos los que nos van a suspender pero los que tengan más de 60", agrega.

Con 30 años como barrendero, recuerda que antes trabajó en fábricas hasta que lo despidieron. Y ante la pandemia que llegó a la Ciudad de México, donde han perdido la vida dos personas, intenta cuidarse. 

"Todos traen cubrebocas, los de la tercera edad, algunos no traen. Nos han dado pero luego siento que se ensucia, hay que lavarlo", confiesa.

LOS MÁS VULNERABLES

Óscar, Gabriel y Adolfo son parte del grupo de población vulnerable en México de 65 años en adelante.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica (Enadid) de 2018, en México hay 15.4 millones de personas de más de 60 años.

El número de personas de más de 60 años hasta el 2018 era equivalente al 12.3 por ciento de la población del país, que ese año alcanzó los 124.9 millones de personas en total.

En tanto, en 2015 eran 12 millones 436 mil 321 personas, lo que muestra que el segmento poblacional  de más de 60 años en México va al alza.

De acuerdo con la misma encuesta, en México hay 7 millones 877 mil 805 personas con discapacidad, de las cuales la mitad (49.9 por ciento) son personas adultas mayores de 60 años o más.

La discapacidad con mayor porcentaje (52.7) es la dificultad para caminar, subir, bajar o usar sus piernas.

Para apoyar a las personas de la tercera edad está el Programa de Pensiones para Adultos Mayores, que se otorga a partir de 65 años para personas que viven en comunidades indígenas, y a partir de los 68 en el resto del país.

El gobierno federal otorga mil 275 pesos mensuales. El número de beneficiarios alcanza los 7 millones 607 mil 570, hasta octubre de 2019.