METRÓPOLI

Se quedaron sin trabajo y becas… ahora sobreviven vendiendo verduras

La pandemia de covid-19 ha causado grandes estragos en la economía de Wendy y Yessica, estudiantes de la UNAM

  • MARCOS MUEDANO Y JUAN LÁZARO
  • 29/07/2020
  • 20:28 hrs
  • Escuchar
Se quedaron sin trabajo y becas… ahora sobreviven vendiendo verduras
Estudiantes en Valle de Chalco sobreviven vendiendo verduras (Especial)

VALLE DE CHALCO.- A las hermanas Wendy y Yesica Mora Neri la pandemia las dejó sin trabajo, sin clases y sin becas, ahora para subsistir se dedican a la venta de verduras con la organización social Movimiento Vida Digna (MOVIDIG) por las colonias de Valle de Chalco, en donde ofrecen la mercancía a bajo costo, principalmente para ayudar a familias que también necesitan de ayuda por la falta de empleo y poco dinero para su alimentación.

ESTUDIANTES "PUMAS"

Wendy, de 24 años de edad, egresada de Relaciones Internacionales y Yessica, de 23, inscrita en la facultad de Ingeniaría en Minas y Metalúrgicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se levantan muy temprano para ir a recoger la verdura a una bodega de la colonia América II. 

Ahí, sin importar género, cargan sus cajas de papas, jitomates, chiles, verduras, manzanas, naranjas y hasta sandía para llevarlas a ofrecer a colonias como los Xicos, Alfredo del Mazo, Guadalupana, Concepción, Avándaro, Santa Cruz, Niños Héroes, entre otras, en donde ya las mujeres, las amas de casa, las esperan para llevarse su consumo diario a los platos de sus familias.

LA PANDEMIA AFECTÓ A EMPLEADOS QUE SE TRASLADABAN A LA CDMX

De acuerdo con el censo del INEGI del 2010 en Valle de Chalco se registraron 357 mil 645 pobladores, pero el crecimiento para el 2020 se estima en más de 500 mil habitantes y antes de la pandemia tenía una población económicamente activa del 52.8 por ciento de la población.

Sin embargo, la pandemia afectó el empleo de personas que se desplazaban a la Ciudad de México a trabajar como el caso de Wendy Mora Neri, que a sus 24 años de edad ya había logrado terminar la carrera de Relaciones Internacionales en la UNAM y había entrado a una empresa exportadora, donde ingresó con mucha dificultad por el sin número de exámenes que tuvo que realizar para ser aceptada.

Y como a ella le dieron un contrato de tres meses, pues fue de las primeras que les dieron las gracias y un finiquito durante esta emergencia sanitaria

A Wendy le dolió mucho perder su empleo porque aparte de que estaba en una empresa en la que se sentía a gusto y aprendía, también con su sueldo tenía que ahorrar para financiarse un diplomado para graduarse.

Ahora Wendy, con el mismo entusiasmo con el que trabajó en la empresa exportadora, lo hace en la venta de verduras y se va a cada comité de base de la organización social de MOVIDIG para vender los alimentos a bajo costo.

ESTUDIANTE CON EL ORGULLO EN ALTO

A Yessica, la estudiante de Ingeniaría en MInas y Metalúrgicas, la vimos en plena maniobra, cargando su vehículo de frutas y verduras. Ella trabaja con su propia madre, Norma Neri Méndez, de 42 años de edad, también en la venta de verduras. "Mi mamá me paga para ayudarle a vender", expresó la estudiante que por la pandemia regresó a vivir a Valle de Chalco, aunque sigue pagando un departamento que comparte con otras estudiantes, así como perdió su beca de 10 mil pesos y la ayuda alimentaria que le daba la Fundación de Carlos Slim.

Ahora Yessica, además de trabajar con su mamá en la venta de verduras, también tiene que estudiar en línea para no perder el semestre.

"Cuando regresé a Valle de Chalco no tenía internet y tuve que contratar uno para seguir con mis clases y eso también representa un gasto", dijo.

La estudiante también lamentó que la pandemia le impidió viajar al estado de Sonora, donde estaría haciendo sus prácticas en una mina.

Pero a pesar de la difícil situación en las que viven las hermanas Mora Neri, se les observa con iniciativa, con ganas de trabajar y seguir con sus estudios pese a la pandemia y que les afectó en su vida.

MUJERES SE SUMAN A LA VENTA DE VERDURAS PARA SOBREVIVIR

José Luis Hernández Bautista, responsable de la organización civil MOVIDIG en Valle de Chalco explicó que con la pandemia, mujeres, como las hermanas Mora Neri, acudieron a su bodega de verduras para trabajar y ganar algunos ingresos

Otra mujer de nombre Eva Acevedo, que tenía su negocio de renta de sillas para fiestas, pero como ya no se realizaban eventos, no obtuvo ingresos y ahora se ayuda también con la venta de verduras.

Eva Acevedo, es una de las primeras mujeres en llegar a la bodega en Valle de Chalco para esperar las camionetas cargadas de alimentos para llevarse sus cajas y vender temprano y así conseguir un ingreso fijo para alimentar a su familia mientras pasa la pandemia.

El encargado de MOVIDIG en Valle de Chalco reconoció que de alguna manera su bodega de verduras da empleo a unas 15 mujeres que a la vez ayudan a muchas familias que se quedaron sin trabajo durante esta pandemia, para darles el producto más barato que en otros sitios.

Informó que a la semana las mujeres mueven unas 40 toneladas de verduras y frutas, aunque el trabajo aumento durante la emergencia sanitaria, ya que urgía tener comida para los vallechalquenses que no podían salir a la calle.

MÁS DE 100 MIL DESEMPLEADOS EN EDOMEX 

La diputada mexiquense y empresaria Mónica Álvarez Nemer, quien ha estado en contacto con las cámaras empresariales estimó que en el Estado de México se tiene más de 100 desempleados a consecuencia de la pandemia

Esta cifra también la maneja la Unión de Industriales del estado de México (UNIDEM), mientras que el Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México (CCEM) maneja la cifra de más de 140 mil personas que perdieron su empleo durante esta emergencia sanitaria.

(Sharira Abundez)