METRÓPOLI

Proponen acciones para mitigar explotación de mantos acuíferos en Edomex

Se busca dejar de extraer grandes cantidades de agua de los mantos freáticos y formar la cultura de almacenar el agua de lluvia en tinacos o botes

  • ARTURO CALLEJO
  • 27/11/2020
  • 06:00 hrs
  • Escuchar
Proponen acciones para mitigar explotación de mantos acuíferos en Edomex
Ahorro del agua (Cuartoscuro/Archivo)

TOLUCA.-Para permitir que a mediano y largo plazo los mantos acuíferos sobre explotados de los Valles de México y Toluca vuelvan a recargarse con agua de lluvia, se necesitan crear más áreas verdes y azoteas verdes en zonas urbanas, pero sobre todo, desarrollar sencillos mecanismos para almacenar el agua de lluvia de edificios públicos y escuelas y ocupar esta agua para lavado de automóviles, de sanitarios o riego de jardines, por ejemplo.

Con estas simples prácticas, que no son muy costosas, se dejarían de extraer grandes cantidades de agua de los mantos freáticos, sumando, que entre la población, se forme la cultura de almacenar el agua de lluvia en tinacos o botes de plástico y ocuparla en uso doméstico, no para consumo humano, explicó la maestra en estudios Urbanos y Regionales, Luz María Gómez Ordoñez.

"Es barato porque lo único que se requiere es poner en las orillas de las azoteas un sistema de canaletas de lámina, un tubo de PVC y comprar un tinaco que nos serviría como cisterna, o si hay posibilidad, se podría escarbar para poner una cisterna, no es costoso, pero se necesita que las autoridades se den cuenta que es necesario recuperar el agua de lluvia, en lugar de que el agua salga e inunde las calles, se puede captar desde los techos de las casas y utilizarla en actividades meramente domésticas, así estaríamos dejando de sobre explotar los pozos, al dejar de utilizar su agua para este tipo de prácticas", indicó la experta.

Advirtió Gómez Ordoñez que de no dejar que se recarguen los mantos acuíferos, de los que actualmente se extrae de las profundidades más agua de la que se recarga con la lluvia, continuarán los hundimientos de tierra, que son irreparables.

"Se pueden producir mayor número de grietas en la medida que no se tenga un crecimiento urbano equilibrado y darle oportunidad al suelo para que vuelva a recargarse, si todo lo dejamos con concreto y con asfalto, pues no importarán las lluvias, torrenciales, aguaceros o granizadas que caigan, porque irá al subsuelo una mínima parte de agua de lluvia. Sí hay que hacer una colonia o desarrollo habitacional, pero hay que hacer un pequeño bosque o jardín, de tal manera que quede un suelo permeable para el agua de lluvia", recomendó.

La especialista en temas urbanos y regionales refirió que hoy en día en el Valle de Toluca, conformado por 23 municipios, habitan cerca de dos millones de personas, pero desde los años 60, 70 y 80, se comenzó a tener una mayor demanda de agua, aunque, desde 1965, se expidió la primera veda por tiempo indefinido, para no hacer nuevos pozos, pues los estudios del gobierno mostraban que la condición geo-hidrológica del Valle de Toluca estaba sobre explotada.

En el Valle de Toluca, a partir de 1965, cuando se pone la veda, se dejan los pozos para consumo humano y para la producción agrícola, "estamos hablando de 23 municipios, entre estos, Toluca, Metepec, Almoloya de Juárez, Almoloya del Río, Santa Cruz Atizapán, Calimaya, Chapultepec, Joquicingo, Texcalyacac, Lerma, San Mateo Atenco, Ocoyoacac, Huixquilucan, Naucalpan, Atlacomulco, Jocotitlán, Ixtlahuaca, Jiquipilco y Temoaya, es donde estaríamos hablando del acuífero del Valle de Toluca sobre explotado", citó.

En el Valle de México, donde se comprenden los municipios colindantes con Texcoco, que era asiento del Lago de Texcoco, actualmente disecado, "teníamos los lagos de Chalco, ya desaparecidos y solo quedan restos en la laguna de Xico, pero en general, son terrenos de aluvión", detalló Gómez Ordoñez.

También el Valle de Toluca, es una zona formada por suelos de aluvión, es decir, que el suelo no es firme y está a pie de cerros o montes, comenzando desde el Nevado de Toluca, pasando por el cerro de Tenango del Valle y el Monte de las Cruces, en dirección a la Ciudad de México, extendiéndose hasta los acuíferos de los valles de Atlacomulco e Ixtlahuaca.

"Si se siguen sobre-explotando, (los mantos freáticos), continuarán los hundimientos, los geógrafos lo denominan subsidencia, son procesos lentos, graduales de hundimiento vertical de las cuencas, entonces, en la medida que se extrae el agua, se van formando cavernas, que están formadas por suelo sedimentario, los cuales se comprimen y se dan asentamientos", finalizó Luz María Gómez Ordoñez, maestra en estudios Urbanos y Regionales.


(Sharira Abundez)