METRÓPOLI

Pornografía infantil, fraudes y plagios: covid lleva delitos a la web

En los últimos meses, la pandemia ha provocado la presencia de delitos orquestados desde internet en la Ciudad de México

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 05/06/2020
  • 17:50 hrs
  • Escuchar
Pornografía infantil, fraudes y plagios: covid lleva delitos a la web
Pornografía infantil, fraudes y plagios: el covid lleva delitos a la web (Foto Especial)

La pandemia de coronavirus (covid-19) ha llevado a la delincuencia a buscar nuevos métodos para cometer sus crímenes en la Ciudad de México, la entidad -junto al Estado de México- que más denuncias registra en todo el país, según cifras oficiales.

A mediados de marzo, diversos grupos de asaltantes fomentaron saqueos en la capital del país aprovechando el cierre masivo de negocios debido al inicio de la emergencia sanitaria.

Estos delincuentes se organizaron a través de redes sociales para reclutar gente que se sumara a los saqueos, principalmente en las colonia limítrofes de la ciudad con la entidad mexiquense.

De acuerdo con Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSCCDMX), en las primeras semanas fueron detenidos 200 personas.

Muchos de ellos, sin embargo, fueron liberados porque no fueron capturados en flagrancia, no alcanzaron a consumar el robo, pero sí portaban diversas herramientas que sugerían participarían en los saqueos.

En entrevista con La Silla Rota y El Heraldo de México, García Harfuch explicó que, para frustrar los intentos de saqueo, realizaron patrullajes cibernéticos, las 24 horas al día, siete días a la semana, donde ubicaron dichas convocatorias a delinquir.

Eso fue fundamental, explicó, para que hubiera presencia policiaca donde los saqueadores estaban a punto de actuar.

“Tuvimos alrededor de 50 detenidos en los primeros dos días por 15 robos a negocio, eso también desalentó a los delincuentes a seguir cometiendo estos robos”.

Los principales objetivos de estos saqueos eran por artículos básicos, como alimentos, sino alcohol, cigarros, laptops y celulares.

El 19 de mayo, elementos de la Policía de Investigación (PDI) de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) liberaron a 14 trabajadores de la salud privados de su libertad un hoteles de la alcaldía Miguel Hidalgo. 

En un principio se pensó fue un secuestro ordinario, sin embargo, las investigaciones de la fiscalía refieren que fue más una extorsión virtual, donde los criminales se valieron de llamadas telefónicas y videollamadas, presuntamente desde el penal de Altamira, Tamaulipas, para extorsionar a los empleados sanitarios. 


Diez días después de la liberación, un banco de BBVA en la alcaldía Gustavo A. Madero fue asaltado, los criminales se llevaron 14 millones de pesos sin pisar el inmueble. 

Una cajera de dicho banco fue abordada por los asaltantes, la amenazaron y a su familia para que cometiera el robo. Además, para que no huyera, le colocaron un cinturón con explosivos.

A través de una videollamada, la mujer recibió indicaciones para realizar el robo. Sustrajo el dinero de la bóveda, de varios cajeros automáticos y lo guardó en un bote de basura. 

Posteriormente, la víctima condujo hasta Ecatepec, en el Estado de México, y recibió instrucciones para abandonar el vehículo y volver en 10 minutos. Al regresar, la mujer encontró la llave para quitarse el cinturón explosivo.

Finalmente, la cajera acudió ante las autoridades para denunciar lo sucedido, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para asegurar de forma segura el explosivo.

Otro de los delitos que expone el internet en medio del covid-19 es la pornografía infantil, crimen federal que ha incrementado durante la pandemia según dijo Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) durante una entrevista radiofónica en W Radio.

El confinamiento, que ha incrementado la permanencia de los menores en el internet, sería un momento ideal para lo criminales sexuales de aprovecharse de los niños y la SSCCDMX lo sabía.

Al inicio de la emergencia sanitaria, la Secretaría alertó sobre aplicaciones de internet que pueden ser utilizadas como herramienta para criminales sexuales. 

La dependencia capitalina puso, por ejemplo, a Tik Tok como una aplicación de riesgo que aumentó su busquedas en Google más del 50% ante la llegada del covid-19. En esta plataforma, los menores comparten sin restricciones videos de entre 15 y 60 segundos, 

Este app puede convertirse en un riesgo si el contenido que suben a la aplicación es utilizado por delincuentes cibernéticos dedicados a la trata de personas o pornografía, según alertó la SSCCDMX. Los menores también pueden ser  víctimas de agresiones o violencia como ciberbullying.

También alertó sobre el robo de imagenes,  identidad y datos personales a través de plataformas como Zoom e Instagram, principalmente contra menores de edad.

El delitos más común en línea son lo fraudes, mismos que han aumentado ante el alza de compras por internet que el confinamiento a provocado. 

Durante el “Hot Sale”, cuando diversas tiendas pusieron sus productos con descuentos y promociones del 22 de mayo al 1 de junio, la SSCCDMX recibió 718 denuncias por fraudes en línea y detectaron 16 páginas de internet fraudulentas.

De los 718 reportes recibidos, el 80% se cometieron fuera de la capital, por lo que fueron canalizado sus respectivas autoridades; el 20% restante se atendió por parte de la Policía Cibernética de la Ciudad de México, es decir, 143 denuncias.

Dentro de las denuncias más frecuentes que se registraron, estuvieron anuncios sospechosos o falsos en  Facebook y páginas web que carecían de veracidad de los sitios y perfiles de mercadeo para la realización de compras.

La creación de páginas falsas para el robo de datos personales e información bancaria es una constante. 

La SSCCDMX detectó el uso de un portal falso de Netflix donde se ofrecía un mes gratis del servicio debido a la pandemia de covid-19. Pero la lista de páginas falsas es larga: venta de automóviles, supermercados, el trámite de documentos oficiales, incluso la adquisisión de pruebas para detectar el coronavirus.

Por ellos, las autoridades capitalinas sugieren verificar las características de los diseños de las páginas a las que uno ingresa, ya que en los portales falsos muchas ocasiones los diseños son poco elaborados y las fotografías de baja calidad.

También se pide consultar el producto con varios vendedores, revisar las opiniones y calificaciones que antiguos compradores para evaluar los productos y al vendedor, y con ello descartar fraudes.

Asegurarse que el sitio web o canal de contacto pertenezca a las empresas, comercios o marcas que desea comprar y no ingresar a través de enlaces recibidos por correos electrónicos o mensajes de texto.

Que el dispositivo a través del cual se efectuará la compra cuente con un antivirus actualizado, para poder detectar cualquier alerta de sitio no seguro.

Activar y desactivar las tarjetas físicas desde las aplicaciones que proporcionan los bancos, conforme sus necesidades lo requieran.

Crear tarjetas digitales para compras en comercios en una sola ocasión y procurar no utilizar redes públicas de Internet para realizar sus compras.

Verificar que no esté activado el autoguardado de las contraseñas, datos personales y financieros en las “cookies” o historial de navegación.

Consultar términos y condiciones de los sitios de mercadeo, así como las medidas de seguridad que ofrecen a los usuarios en las diversas plataformas y muy importante, guardar los comprobantes de pago o capturas de pantalla de sus compras para cualquier futura reclamación.