METRÓPOLI

“Parecía que negar narco en CDMX era la solución”

Autores de Narco CDMX detallan cómo pese a la evidencia de la presencia de cárteles de la droga en la capital, el discurso oficial durante años fue negarlo

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 10/04/2019
  • 21:55 hrs
  • Escuchar
“Parecía que negar narco en CDMX era la solución”
David Fuentes, Sandra Romandía, Antonio Nieto, autores del libro Narco CDMX, y Héctor de Maulón, autor del prólogo. (Especial)

Los cárteles de narcotráfico operan desde hace años en la Ciudad de México y lo hacen a través de pequeños grupos que son sus brazos operadores, afirmó el periodista Antonio Nieto, uno de los tres coautores del libro Narco CDMX.

“Aunque se ocultó, ya no se pudo hacerlo más, no son los grandes cárteles que operan sino los grandes carteles reflejados en grupos pequeños”, explicó durante la presentación del libro.

Agregó que lo que hacen los grandes carteles es cómo rentar la marca de su nombre a los pequeños grupos en la capital.

Por su parte Sandra Romandía, otra de las coautoras mencionó que el libro expone cómo pese a evidencias de la presencia de grupos del narcotráfico en la capital, el discurso oficial durante años ha sido el de negarlo. “Parecía que negar el problema era la solución”.

David Fuentes, Antonio Nieto, Sandra Romandía, Hector de Mauleón y Juan Carlos Ortega.


David Fuentes, otro coautor, explicó ante 150 personas que asistieron a la presentación, que el libro surgió al ver que había cada vez más evidencias de la presencia de dichos grupos, y recordó dos sucesos que cimbraron la opinión pública capitalina: la aparición de cuerpos desmembrados en Insurgentes norte a la altura  el Puente de Nonoalco, a unos metros y posteriormente la aparición de mariachis sicarios en Garibaldi.

Pero desde hace años ya había indicios.

“Había algo que nos preocupaba. Todos estos indicios de que algo ocurría y empezó en la frontera de la ciudad”.

También vieron que los hechos no eran aislados como decían las autoridades, sino tenían un hilo conductor.

La obra editorial aborda el origen del cártel de la Unión Tepito, que surgió luego de que fue abatido Arturo Beltrán Leyva y cuyo vacío fue ocupado por “La Barbie”, quien convocó a líderes narcomenudistas de Tepito a organizarse. También explora la colusión de autoridades que permite la operación de los grupos.

Además retoma la desaparición de 13 personas en el Bar Heaven, donde estuvo involucrado Javier Rodríguez Fuentes, conocido como “El Javi” o “El del Camaro Amarillo”, quien había sido detenido unos meses antes de las desapariciones por venta de droga y liberado, recordó Nieto.


Sandra Romandía, directora editorial de La Silla Rota.

Romandía mencionó otro caso de posible colusión, negligencia o miedo.

“Cuando iban a detener a uno de los líderes de la Unión, Roberto Mollado Esparza, “El Betito” y al haber trabajos de inteligencia y a punto de detenerlo, los mandos se reportaron enfermos o incompetentes”, dijo.

Por su parte David Fuentes recordó que a los detenidos por los cuerpos desmembrados en Nonoalco no se les ha comprobado que sean culpables.

Cuestionó que además en la actual administración la actitud de las autoridades parece similar. 

“Y pese al cambio de administración la sensación es de colusión, negligencia o  de que no lo quieren combatir”.

En la presentación estuvo el autor del prólogo, Héctor de Mauleón, quien destacó el trabajo de los tres reporteros y la información que revelan.

Como el hecho de que los principales cárteles controlan a mafias locales

“La Unión Tepito o la Fuerza Anti Unión se encargan de varias cosas: el aeropuerto, la central de abastos, aquí no solo  llegan frutas.

Probablemente es cierto que “El Chapo” Guzmán no operaba pero su organización tenía manos y controlaba el aeropuerto y la Central de abastos y se empieza a dar fenómeno de pelear por las zonas y conforme se debilitan las organizaciones la lucha es calle por calle”, refirió.

“Esto no pasaría si la policía no lo permitiese”.

Mencionó que el libro contiene que cuando se hizo la reunión de Édgar Valdez Villarreal “La Barbie” con líderes tepiteños, las autoridades capitalinas se enteraron. Incluso alistaron un operativo pero al final no lo hicieron.

JGM