METRÓPOLI

Mayo, violencia inusitada azota a la CDMX

En los primeros quince días de este mes, la violencia no dio tregua y las balaceras predominaron; tras crimen en Condesa, video revela cómo huyeron los asesinos

  • JOSÉ GUADERRAMA Y ANTONIO NIETO
  • 15/05/2019
  • 21:56 hrs
  • Escuchar
Mayo, violencia inusitada azota a la CDMX

Mientras en la Ciudad de México las altas temperaturas y la contaminación no dan tregua, la violencia y las balaceras tampoco dieron su brazo a torcer. 

En los últimos quince días las zonas norte, centro, poniente, oriente y sur de la capital se vieron afectadas en algún momento por la violencia en la que uno o varios hombres armados perturbaron la “calma” de la contaminada urbe. 

En La Silla Rota hacemos un recuento de los hechos más significativos de violencia en la capital en lo que va de mayo:

3 al 5 de mayo

Al iniciar este mes, tres hechos de violencia y crímenes de odio perturbaron una marisquería-bar de la colonia Doctores, "La Cañita" donde Ali y Diana, un matrimonio lésbico, vivieron amenazas de una balacera en su negocio así como un incendio y disturbios provocados por dos hombres. 

Lo que todo inició como una exigencia de más cerveza se transformó en ataques a lesbianas, transexuales y a toda la clientela de la Cañita

Aunque estos hechos no tuvieron ataques de armas de fuego, varias personas resultaron heridas y horas más tarde se presume que los mismos sujetos intentaron incendiar La Cañita.

Pese a que ambas mujeres tienen código águila de protección, buscaron mayor seguridad en su negocio que como dicen, es su fuente de ingresos.

6 de mayo

El primer lunes de mayo, la colonia Condesa fue testigo de un intento de asalto al escolta del periodista urbano Héctor de Mauleón donde tras forcejeo y defensa, el asaltante fue abatido.

Al filo de las 16:00 horas, testigos escucharon al menos ocho detonaciones de arma de fuego. 

El escolta del periodista -quien comía en un restaurante de dicha colonia- estaba frente al automóvil cuando tres sujetos armados intentaron robarle el vehículo; fue así que en defensa disparó contra los delincuentes, dos quedaron heridos y uno falleció en el lugar.

Posteriormente, los asaltantes fueron vinculados al grupo delictivo de "Los Ivanes", una banda de secuestradores de comerciantes que se presume que operan en la colonia Casas Alemán.

13 de mayo

Ese lunes, además de amanecer muy contaminado, un día violento esperaba pues se registraron tres balaceras:

Polanco fue el escenario de la primer balacera cuando aproximadamente a las 16:00 horas, un hombre de aproximadamente 60 años fue baleado por hombres armados que le robaron un paquete que llevaba como mensajero. La víctima falleció en el lugar.

La segunda ocurrió a las 18:00 horas en las calles Rivero, Toltecas y Avenida del Trabajo, en Tepito.

Entre los puestos del renombrado Barrio Bravo, se reportaron tres muertos y cuatro heridos.

El secretario de Seguridad Ciudadana informó que los hechos se vincularon a La Unión.

Posteriormente a las 20:00 horas, la tercera balacera ocurrió al interior de una pensión para autos en la calle Doctor Vertiz de la colonia Doctores.

Cuando el personal de la policía y servicios de emergencia arribaron al lugar, ya habían fallecido dos personas.

Se trataba de una pareja que aparentemente era perseguida por hombres armados que iban tras un menor. 

14 de mayo

Al día siguiente, la contaminación agravó y la violencia siguió:

Primero ocurrió una balacera en Periférico Sur, a la altura del Boulevard de la Luz, en la colonia Jardines del Pedregal, alcaldía Álvaro Obregón. Como resultado hubo un muerto.

Aparentemente el conductor de un automóvil color gris Chrysler se resistió a ser detenido por un policía, al cual atropelló por lo que fue repelido por otros uniformados perdiendo el control del vehículo.

Horas más tarde hubo una nueva balacera en la Condesa

Los hechos tuvieron lugar alrededor de las 18:00 horas, en el cruce de Ometusco y Saltillo, cuando testigos vieron a varios hombres enfrascarse en una discusión.

Posteriormente un Seat rojo con placas del Estado de México, en el que iban las víctimas, aceleró hasta estrellarse en un camellón en Campeche.

Sin rastro de los asesinos

Aunque fue a plena luz del día y en una de las zonas más vigiladas de CDMX, los hombres que mataron a dos traficantes de drogas huyeron sin dejar rastro.

En las inmediaciones de Campeche y Saltillo, donde ocurrió el crimen, hay cuatro cámaras del C4, además de una decena de particulares, pero aún así no se registró más que la huida de un Honda Fit blanco en el que iban los sospechosos.
Videos en poder de LA SILLA ROTA revelan que los asesinos escaparon por Alfonso Reyes, después por Benjamín Hill hacia Circuito Interior y finalmente desaparecieron de las cámaras en Marina Nacional.


Se aprecia que el coche no circula a gran velocidad y ni veinte minutos después, cuando estaba en Marina Nacional, fue seguido por ninguna patrulla.


Con base en la carpeta FCH/CUH-7/UI-2S/D/1641/05-2019, las víctimas fueron baleadas cuando huían en un Seat rojo.


Antes, tuvieron una discusión con al menos seis individuos, aparentemente en una transacción de drogas fallida.
Peritos localizaron una maleta con paquetes envueltos en cinta canela que terminaron siendo nada más jabón, pero uno de los ultimados sí llevaba una pequeña dosis de cocaína.
Se cree que los asesinados pretendieron engañar a los compradores, o al revés, y cuando los primeros notaron que no era cocaína lo que habían adquirido reclamaron a sus oponentes.
Al desatarse un tiroteo, justo donde varios transeúntes y vecinos caminaban o paseaban a sus perros, los del Seat rojo aceleraron, pero fueron alcanzados por las balas y el coche se estrelló en un camellón.
En la Procuraduría capitalina informaron que hasta el momento ninguno de los dos ha sido identificado y que tampoco hay pistas de quiénes sean los agresores.

 

15 de mayo

La madrugada de este miércoles inició con un tiroteo:

Adal, de 37 años de edad y médico, había sido secuestrado por segunda vez por los mismos sujetos; mientras a punta de pistola lo obligaban a conseguir el dinero, uno de sus captores conducía su Mini Cooper por calles de Iztapalapa, el cual era rastreado por agentes antisecuestro de la Procuraduría capitalina.

Aproximadamente a  la 1:00 de la madrugada cuando los secuestradores y los detectives se enfrascaron en un enfrentamiento a balazos.

Un agente de la PGJ, Mario Cortés Hernández, de 40 años de edad, fue asesinado, al tiempo que dos de sus compañeros resultaron heridos.



fmma