METRÓPOLI

Lucía Riojas, diputada, lesbiana, feminista y víctima de violencia

Riojas comparte con La Silla Rota sus experiencias en la política, sus inquietudes y la violencia política que ha vivido desde antes de llegar a su curul

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ, IVÁN MEJÍA Y JUAN LÁZARO
  • 17/06/2020
  • 21:13 hrs
  • Escuchar
Lucía Riojas, diputada, lesbiana, feminista y víctima de violencia
Lucía Riojas decidió postularse de manera independiente como candidata a la Jefatura de Gobierno, lo que levantó una polvareda de comentarios negativos contra ella. (Especial)

La diputada federal independiente Lucía Riojas ha sufrido violencia política desde antes de llegar a su curul. En 2018 decidió postularse de manera independiente como candidata a la Jefatura de Gobierno, lo que levantó una polvareda de comentarios contra ella.

Desde el típico “¿con quién te acostaste?”, hasta el “¿quién es tu padrino?”. Pero también recibió amenazas y agresiones. Un hombre intentó entrar a su casa y otro robó cosas de su auto, dice en entrevista con La Silla Rota.

Ya como candidata independiente, también le hackearon sus cuentas y le cambiaron datos y recibió además intimidaciones.

Luego, cuando se convirtió en diputada independiente ha estado en la mira de los haters. Declarada antimilitarista, fue la única integrante de la Cámara de Diputados que votó en contra de la Guardia Nacional.

AMENAZADA POR MARCHAR

Pero los ataques cibernéticos se intensificaron cuando participó el 16 de agosto de 2019 en una marcha feminista.

Incluso la han acusado de ser la organizadora de esas marchas y aunque no vaya a todas, en cada nueva manifestación por el respeto a los derechos de las mujeres la molestan con lo mismo e incluso ha recibido amenazas.

Explícitamente las amenazas de muerte se presentaron en mi campaña. Luego como tal no habían llegado sino hasta agosto, y le llegó a mi mamá un mensaje privado al Facebook. ‘Tu hija necesita ser exterminada’

DENUNCIA, PERO NO LE HACEN CASO

Afirma que muchos de los mensajes que recibe son de la llamada Red Amlo, trols que fustigan a todos los que se expresan contra el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Soy abiertamente lesbiana, feminista, mi agenda es antimilitarista, por la paz, por los derechos de la comunidad LGBTTTI, hay momentos en que se me acusa sistemática y falsamente de ser la organizadora de marchas, que para desestablizar al gobierno, que le pago a grupos de choque, porque soy independiente, sin partido

Ante el número de amenazas y comentarios negativos presentó una denuncia ante la Policía Cibernética, pero en lugar de dar con los responsables, le dijeron que el caso se cerraba y le dieron carpetazo, asegura.

EL MACHISMO DE AMLO

Riojas comparte con La Silla Rota sus experiencias en la política, sus inquietudes ante la indiferencia del presidente López Obrador por el respeto a los derechos de las mujeres o su desaprobación a las marchas feministas y la forma en que soslaya la violencia doméstica durante la pandemia.

Hay que señalar que se ha cultivado un discurso de odio muy poderoso que ha crecido y se ha enfatizado y apoyado sutilmente desde el púlpito presidencial, donde se dice que no ha aumentado la violencia de género. Con las marchas están sus acusaciones de que los movimientos están infiltrados y queriendo derrotarlo a él, como si fuera el centro del universo; por supuesto que lo abarca porque es un hombre que ejerce el poder desde el machismo, pero no solo abarca a él

También habla del malestar que le dejó que en la ciudad de México no se hayan aprobado las reformas al Código de Procedimientos Electorales para sancionar la violencia política en los comicios de 2021.

El Congreso de la que se dice la ciudad más progresista del país no está entendiendo la realidad y a qué altura deben estar. Nuestras legislaciones tienen que responder a la realidad que estamos viviendo, no intentar rechazar la legislación para seguir manipulando la realidad o seguir manejándolo a favor de aquellas personas que piensan que el poder debe ser exclusivamente masculino y, desde ahí, intentan inhibir y otras peores cosas la participación de mujeres

LA CÁMARA DE DIPUTADOS SÍ HIZO LA TAREA

En contraste destacó que en Cámara de Diputados sí se logró hacer una ley que incluyera las sanciones a la violencia de género a nivel federal.

En la Cámara pasó la legislación, lo cual debería tomarse como referencia para armonizar. Venimos del proceso electoral más violento, no querer atender este tema como se debe es simplemente negar la realidad y cerrar los ojos y los intereses de integridad no es uno de ellos

La joven legisladora recuerda que cuando llegó a la Cámara de Diputados, por su condición de independiente, por no pertenecer a una fracción careció de recursos durante seis meses. Por eso le da risa que digan que organiza marchas. 

Debí luchar por seis meses para tener recursos, no tenemos las mismas redes, estructuras, menos vamos a tener la misma fuerza y ganas y convicción por supuesto de tener grupos de choque

LA DEL CHURRO

Lucía Riojas es recordada porque en la Cámara de Diputados le dio a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, un churro de mariguana el 9 de octubre, con el objetivo de recordarle a la integrante del gabinete federal que había prometido despenalizar las drogas.

Aunque en la Cámara de Diputados no ha sido agredida ni ha vivido violencia política, sí ha visto a compañeros decirles a legisladoras cosas como "usted aprenda a escuchar, no esté chismeando".

También tiene presente que hace unos meses antes de entrar en cuarentena, en una de las últimas reuniones de la Comisión de Género, las integrantes analizaban una iniciativa para despenalizar el aborto. De pronto irrumpió un diputado de un partido evangelista, que sin ser invitado ni integrante, y sin que nadie se lo pidiera, avisó que quería exponer su opinión para decir que las mujeres que abortan sufren mucho.

Le fuimos contestando y le pedimos que no dijera lo que sentimos al abortar. Él iba con sus prejuicios, decía que básicamente queríamos intentar legalizar un asesinato. Pero además como le pedimos que se fuera. Él dijo que sufría violencia de género, sin darse cuenta que era lo que él hacía, violencia política de género desde su puesto, al descalificar nuestro trabajo y llegar intentando imponer creencias personales y sus convicciones religiosas. Esas son el tipo de cosas que más pasan adentro

(María José Pardo)