METRÓPOLI

“Los Tanzanios”: dos décadas de robos, extorsión y narco

Desde los 90, se les relaciona de igual modo con el cobro de cuotas y asaltos a microbuseros, tianguistas, venta de droga en Iztapalapa

  • ANTONIO NIETO
  • 12/04/2019
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
“Los Tanzanios”: dos décadas de robos, extorsión y narco
La organización opera desde los años 90 (Foto: Archivo)

Durante más de 20 años, el grupo criminal “Los Tanzanios” ha sido el azote de Iztapalalapa.

LEE MÁS: "Parecía que negar narco en CDMX era la solución"

Pasaron del robo a transeúnte al asalto en transporte público, luego a la venta de droga y la extorsión de tianguistas y microbuseros, acorde con informes de la Procuraduría capitalina (PGJ-CDMX).

Desde su búnker en la colonia Leyes de Reforma, “Los Tanzanios” conformaron un ejército de “halcones” y dealers, que tienen como principal punto de venta “el de los tambos azules”, pues es un predio en cuya azotea destacan tres de estos recipientes.

El liderazgo de la organización está, desde principios de los años noventa, a cargo de la familia García.

Este fin de semana, agentes de Investigación arrestaron a su actual líder, Nicolás Enrique “El Nico” o “El Tanzanio”, tras un operativo en donde se decomisaron armas largas, cortas y droga.

Fueron agentes de Investigación adscritos a Xochimilco los cuales atraparon a “El Nico” sobre calle Azul y Callejón de Chinampac de Juárez, en Iztapalapa.

Estaba con una muchacha de 18 años de edad a bordo de una camioneta Mazda blanca; su actitud sospechosa los delató.

“El Nico” ofreció 2 millones de pesos a los agentes de Xochimilco para que lo liberaran, por lo cual también se le acusa de cohecho.

Entre amagos y reclamaciones, “El Nico”, de 49 años de edad y la joven fueron llevados ante la Agencia Central de Investigación (ACI), en medio de un riguroso dispositivo de seguridad.

De “El Chacal” a “El Nico”

A principios de siglo, “Los Tanzanios” eran dirigidos por Juan Manuel “El Chacal”, quien llegó a ser uno de los más buscados de la zona centro del país.

Tanto autoridades federales como locales le seguían el paso. En 2004 fue arrestado por el hurto de un Tsuru habilitado como taxi.

Parecía un delito común, pero “El Chacal” en realidad era perseguido por un secuestro.

Acorde con su ficha, “El Chacal” fue militar, por lo cual estaba instruido en el manejo de armamento. Hasta la fecha sigue recluido.

Avecindados en la colonia Del Moral, en Iztapalapa, “Los Tanzanios” estuvieron enfrentados con varias bandas delictivas de la zona, particularmente los de Calle 27.

De ahí que se les achaquen decenas de homicidios y la mayoría de sus miembros entren y salgan de prisión, acorde con reportes de la Procuraduría.

Se les relaciona de igual modo con el cobro de cuotas a microbuseros de diferentes rutas, además de tianguistas. “Cobran entre 50 y 150 pesos por apertura de ‘pacas’ de ropa y de no colaborar con ellos, los comerciantes son agredidos físicamente”, se lee en la ficha de “El Chacal”.

Para ello supuestamente están en contubernio con policías tanto preventivos como federales.

El 19 de marzo pasado, integrantes del Frente Popular Francisco Villa cerraron el Eje 5 Sur y Periférico, colonia Chinampac de Juárez, debido a que a comerciantes acusaban ser víctimas de extorsiones.

Llevaban poco más de tres horas cuando individuos armados con piedras y palos los dispersaron violentamente. Cinco lesionados, dos de ellos hospitalizados fue el saldo.

Se trataba de golpeadores pagados por “Los Tanzanios”. A raíz de esas agresiones, no ha habido nuevas protestas en la zona.

Con base en informantes de la Policía capitalina, fue “El Nico” quien ordenó la golpiza, con el fin de sofocar todo lo que expusiera a su agrupación delictuosa.

Este hombre heredó el liderazgo de la banda luego de la detención de sus hermanos y el retiro de su padre, quien fundó a “Los Tanzanios” a principios de los años 90.

Se le caracteriza como un individuo violento que ejerce un férreo control sobre sus subordinados. Después de su arresto, policías de Iztapalapa, tanto de la SSC como de la PGJ, han sido blanco de amenazas.