METRÓPOLI

Los otros "secuestros" en CDMX

Por sus características no se vuelven casos tan conocidos pero el trauma en las víctimas permanece y su caso queda dentro de las estadísticas

  • ANTONIO NIETO
  • 09/07/2019
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
Los otros secuestros en CDMX
Otros secuestros (Imagen ilustrativa)

Hay secuestros y privaciones ilegales de la libertad en la Ciudad de México que por sus características no se vuelven casos tan conocidos. Pero el trauma en las víctimas permanece y su caso queda dentro de las estadísticas. 

Luis Enrique es un caso sui generis, pues fue plagiado porque los criminales lo confundieron.

Ocurrió el domingo pasado en la alcaldía de Tlalpan, donde el estudiante Norberto Ronquillo y el seminarista Leonardo Avendaño fueron raptados también.

Según la denuncia TLP-3/UI-2C/D/2378/07-2019, Luis Enrique, de 21 años de edad, conducía un taxi por calles de la colonia San Pedro Martir, cuando en Cuauhtémoc y Clavel Norte fue interceptado por un Chevrolet Cruze.

Eran alrededor de las 20:10 horas y a punta de pistola fue sacado de su unidad.

“¡Abre la puerta, pendejo!” “Abre, o te pego un balazo!”, oyó decir a un individuo encapuchado.

Ya sometido y en los asientos traseros del coche, Luis Enrique escuchó: “Dame tu teléfono para hablarle a tu jefe (padre)”, pero en seguida se dio cuenta que los delincuentes se habían equivocado.

“Éste no es, ¡bajénlo!”, ordenó uno de ellos, al tiempo que otro abrió la puerta del Cruze y todavía en marcha lo arrojó afuera.

Fueron instantes de terror por una confusión, por ello las autoridades lo catalogaron como privación ilegal de la libertad y no secuestro.

EL CASO DE DIANA 

Pasó algo similar con Diana, de 24 años de edad y raptada el sábado pasado en Iztapalapa.

El reloj marcaba las 15:00 horas mientras la joven caminaba por la transitada Calzada Ermita Iztapalapa, a la altura de Santiago Acahualtepec.

Un taxi Tsuru se detuvo unos metros adelante de ella, al tiempo que un hombre abrió la puerta trasera del vehículo y le preguntó una dirección a la víctima.

Diana aminoró su paso, dudó y no apenas iba a contestar, según relató a Policía de Investigación, cuando fue sometida y subida al taxi.

Luchó como pudo, pero otro individuo le sujetó las piernas. Fueron aproximadamente 40 minutos dentro del coche, donde abusaron sexualmente de ella y la golpearon.

“¿Cuánto nos dará tu novio por ti?”, le preguntaron en tono burlesco. “Esto te pasa por pendeja, por andar con tu marido, él ya sabe por qué”, escuchó la muchacha.

Finalmente fue liberada y la Procuraduría investiga el caso como privación ilegal de la libertad.

CASO ANA KAREN

Ana Karen, de 28 años de edad, es otra joven alcanzada por la ola de secuestros en la Ciudad de México.

Sin embargo, su caso también tiene un velo de misterio: sus captores no solicitaron rescate y hasta ahora se desconoce su paradero.

La Procuraduría sabe que se trató de una privación ilegal de la libertad porque cuentan con un video donde se ve que varios hombres la suben a la fuerza a  un automóvil, justo frente a su apartamento en Emerson, Polanco.

Ana Karen regresaba de comprar víveres y hablaba por teléfono con su novio la noche del 2 de junio pasado.

En su rapto participaron dos vehículos y un individuo que escapó a pie, acorde con las investigaciones de la Fuerza Antisecuestros.

Es originaria de Puebla y proviene de una familia con recursos, detallan las pesquisas, pero no se solicitó rescate y hasta ahora no ha sido encontrada.

Según la PGJ, la Fiscalía Antisecuestros es la encargada de dar con ella, pues a pesar de que no exigieron dinero por su liberación, se considera un secuestro con el fin de causar daño, como ocurre´, por ejemplo, con el caso Heaven de 2013, donde 13 muchachos fueron privados de la libertad y después de la vida.

Cifras de la dependencia precisan que en 2018 se denunciaron ante ésta 35 secuestros y 874 privaciones de la libertad, mientras que hasta junio de este año sumaban ya 40 secuestros y 770 privaciones.

fmma