METRÓPOLI

Los “infiltrados” para generar violencia en marchas en CDMX

Elementos de inteligencia de la Ciudad de México han ido reconociendo uno a uno a distintos personajes ligados a movimientos violentos dentro de protestas que eran pacíficas

  • ANTONIO NIETO
  • 05/09/2019
  • 20:26 hrs
  • Escuchar
Los “infiltrados” para generar violencia en marchas en CDMX

No se sabía hasta hoy, pero el 19 de septiembre de 2015 un sobre bomba fue enviado a la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) el cual estalló antes de llegar a Rectoría.

Era un sobre amarillo enviado por un tal Mario Valdés Berlanga, con la dirección de las oficinas del Consejo Nacional Agropecuario en Eje 4 Sur Xola, colonia Narvarte y con destino a la oficina del rector y dirigido al entonces rector José Narro.

Un sobre idéntico, que explotó el 14 de julio de 2017, en otro atentado anarquista, le provocó a una víctima la pérdida de un dedo y quemaduras que llevará el resto de su vida, pero aunque algunos grupos se adjudicaron esos y otros ataques ¿quiénes son en realidad? ¿Qué nexos tienen con líderes extranjeros? ¿Cómo se infiltran en las protestas pacíficas? 

Elementos de inteligencia de la Ciudad de México han ido reconociendo uno a uno a distintos personajes ligados a movimientos violentos dentro de protestas que eran pacíficas. Algunos tienen relación entre sí, otros no. LA SILLA ROTA tiene copia del informe de las investigaciones que señalan a presuntos responsables de violencia en algunos movimientos.

Entre los casos documentados se encuentran exmilitares, narcomenudistas, ciudadanos extranjeros, ladrones y hasta ex profesores de Ciudad Universitaria; inclusive, se detectó ya la conformación de una célula sospechosa de incitar a la violencia en la marcha #NoMeCuidanMeViolan.

Estos son sus nombres, su antecedentes y sus ligas:

Monik S. es una mujer de origen francés, de tez blanca y cabello rubio en el que suele hacerse trenzas moradas; tiene entre 30 y 35 años de edad y es común verla con boina. De acuerdo con informes de Inteligencia de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Monik es miembro activo de Cruz Negra Anarquista, una de las principales asociaciones violentas, asidua a marchas para exigir libertad de compañeros presos, pero también se le relaciona con protestas del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y de agresiones a estudiantes de Ciudad Universitaria.

Monik

Felipe M., es una suerte de guía para nuevos reclutas del anarquismo; apenas rebasa los 30 años pero se le ha detectado en protestas desde 2009, aunque tras ser identificado por el CISEN tuvo que dejar de participar en las mismas y ahora presuntamente se encarga de organizar reuniones, reclutar y adoctrinar en el movimiento anarquista a cientos de jóvenes.

Felipe

Otro encargado de propagar la trastocada ideología anarquista es el ex profesor de Economía de la UNAM, Alfredo V., un hombre de cabellera larga negra y barba, quien imparte cátedras gratis en diferentes facultades de la Universidad, así como en preparatorias e inclusive en la Feria del Pulque, acorde con los datos recabados por el Gobierno local.

Pero si de cabecillas se trata, quien ha influido en numerosos grupos violentos es José Luis A., “El Chómpiras”, el cual apareció en el radar de las autoridades desde el 1 de diciembre de 2012, cuando Enrique Peña Nieto tomó posesión como presidente de México.

Su historia es similar a la de otros anarcos: fue expulsado del CCH Naucalpan en 2013, por participar en ataques contra las instalaciones, meses después fue internado en el Reclusorio Sur por participar en disturbios durante las marchas del 2 de octubre, pero al final se convirtió en un narcomenudista que opera en los alrededores del CCH.

Su imagen ha sido tan difundida que se creería que no acude más a las protestas, pero se le ha detectado nuevamente entre grupos violentos, principalmente relacionados con la UNAM, donde se oculta otro de los que se infiltran en los movimientos sociales: Mario Antonio “La Tripa”.

El Tripa

Con su casi 1.85 metros de estatura y el antecedente de haber sido internado en 2012 en el Reclusorio Sur por intentar detonar una bomba casera frente a las oficinas del PRD, “La Tripa” suma a la lista de los principales organizadores anarquistas que operan desde el auditorio Justo Sierra, donde suele quedarse por semanas.

En dicho espacio, otrora designado para los estudiantes, es donde conviven las células subversivas desde hace décadas, sin que autoridades de la UNAM lo hayan podido recuperar.

En agosto de 2013 “El Tripa” volvió a ser arrestado por atacar la Embajada de Chile en México y la vez más reciente fue en enero de 2014 por otros delitos; de hecho, estaba bajo libertad condicional, pero al no firmarla cada mes, hoy es considerado prófugo.

En esta lista de objetivos resalta Jessie Alejandro M., otro de los rostros más visibles de los anarcos, liberado el 11 de junio del año pasado y actualmente identificado como cabecilla de reventadores de marchas, principalmente las del 2 de octubre y las del 1 de Mayo.

El Jessie

Aparentemente es desertor del Ejército y ex policía municipal en Ecatepec, por lo cual su peligrosidad es subrayada por los investigadores, que le han seguido la pista desde 2012 cuando escaló un par de veces la Estela de Luz, fue detenido y liberado.

Agentes de Inteligencia consultados afirman que la mayoría son parte de un colectivo ideológico general pero que se divide en células con sus propias reglas y fines, desde los que consuman ataques en nombre de la liberación animal y tecnológica hasta los que pregonan el odio a todo tipo de autoridad.

Roberto Carlos L., es otro prófugo que al parecer tiene refugio en el auditorio Justo Sierra, en CU, donde es considerado uno de los líderes, sobre todo después de arrojar bombas molotov contra una agencia de autos y el edificio de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, el 5 de enero de 2014.

Roberto Carlos

Pese a que su ataque fue videograbado y su rostro aparece en las imágenes, el sospechoso fue liberado el 13 de marzo de 2015, similar a la historia de decenas de anarcos que entran y salen de prisión debido a lo laxo de las leyes.

Por ejemplo, el delito más común por el que han sido juzgados es ataques a la vía pública, delito considerado no grave.

Sus actividades recientemente se extendieron al movimiento feminista, como las marchas del #NoMeCuidanMeViolan, donde pretendieron desacreditar las exigencias legitimas de más seguridad para las mujeres en México y es en este punto donde aparece Irene P., joven que fue expulsada del CCH Naucalpan por agredir a un elemento de seguridad escolar.

De baja estatura y un tatuaje en el pecho, Irene es vinculada con el Ocupa Ché y el Colectivo Revolucionario Estudiantil Anarquista de Naucalpan, en el cual José Luis “El Chómpiras” es uno de los líderes, al tiempo que también fue detenida, en marzo de 2018, por un robo en una tienda departamental, según el expediente FCY/COY-2/UI-3C/D/00696/04-2018.

José Luis

Ya antes había estado en el Penal Femenil de Santa Martha Acatitla, en mayo 2013, por disturbios y daño en propiedad ajena, pero cinco meses después obtuvo su libertad tras pagar una fianza y continuó apareciendo en las protestas del 2 de Octubre, en el CCH Naucalpan y Ciudad Universitaria.

Finalmente, en el listado se encuentra Luz A., impulsora del colectivo “Ni Ama ni Esclava” y probablemente una de las tres lideresas más importantes que operan desde el auditorio Justo Sierra, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde apenas el martes nuevamente hubo destrozos en Rectoría, agresiones contra estudiantes que protestaban y medios de comunicación.

Luz

También es identificada con un tatuaje de gaviotas en el pecho, suele usar gorra y mantiene estrechas relaciones con el movimiento anarco-feminista, infiltrado en el #NoMeCuidanMeViolan, además de ser captada múltiples veces en el domicilio de Irene P.

Irene

Todas estas personas son consideradas infiltrados en las marchas, agitadores violentos y hasta delincuentes de alta peligro cada vez que hay una marcha, incluyendo las que se repiten cada año, como las del 2 de octubre y 1 de mayo, pero pese a sus antecedentes no existe impedimento legal para que participen y de no ser sorprendidas en acciones violentas flagrantes no se les puede arrestar.

Hay organizaciones con las que la mayoría tienen nexos, como Antorcha Campesina, el SME, grupos porriles; el Frente de los Pueblos en Defensa de la Tierra; Federación Libertaria de México, Individualidades Tendiendo a lo Salvaje, Círculo Eco-Extremista de Terrorismo y Sabotaje y Regeneración Radio.

De igual manera mantienen comunicación e intercambio de apoyos, que van más allá del simple mensaje de solidaridad publicado en sus portales, con colectivos de Chile, Grecia, Francia, España; Cuba, Inglaterra, Canadá e Italia, se detalla en los informes del Gobierno capitalino.