METRÓPOLI

''Los Caudillo'', la banda dedicada al huachicol en la CDMX

Suman, desde 2015, tres denuncias por robo de combustible, pero es un importante territorio para almacenar y vender lo hurtado

  • ANTONIO NIETO
  • 14/01/2019
  • 20:49 hrs
  • Escuchar
Los Caudillo, la banda dedicada al huachicol en la CDMX
"Los Caudillo", la banda que opera el huachicol en la CDMX. (Especial)

Dos hombres armados custodiaban un tráiler estacionado sobre Antonio Valeriano, en Azcapotzalco.

Dentro del Kenworth placas 12T26U había contenedores con 40 mil litros de gasolina, consta en el expediente FEDAPUR/UI-1C/D/298/04-2017.

Otros dos individuos esperaban la orden de bajar los contenedores y colocarlos en una amplia bodega de la Colonia Arenal. Llevaban radios de comunicación y una lista de los lugares que días después recibirían los tambos.

Puedes leer: Abren procesos contra 3 altos funcionarios de Pemex: Gertz Manero

Con base en la carpeta iniciada por la Procuraduría capitalina (PGJ-CDMX) y atraída por la Fiscalía General de la República, los cuatro eran miembros de “Los Caudillo”, una banda de huachicoleros asentada en Hidalgo, pero con hondas conexiones con Querétaro, Puebla, Estado de México y CDMX.

“Los Caudillo” son una de las bandas con más vínculos con CDMX, donde apenas suman, desde 2015, tres denuncias por robo de combustible, pero que es un importante territorio para almacenar y vender el combustible hurtado.

Ductos de Pemex que corren desde Veracruz hasta Azcapotzalco son los que disputan “Los Caudillo” con otras organizaciones de huachicoleros, como “Los Vochos”.

Según la investigación de FEDAPUR y la entonces PGR, los individuos que custodiaban el tráiler recibían 7 mil pesos por cada traslado de contenedores de Hidalgo a CDMX.

Para ello usaban a policías del Estado de México, consta en la indagatoria, donde no se precisa de qué corporación.

Ese 11 de abril de 2017, los policías que vigilaban la descarga de los tambos lograron huir, no así los otros huachicoleros, identificados como Iván M., de 35 años de edad y Octavio H., de 34.

La entonces PGR descubrió que “El Caudillo” es el líder del grupo criminal. Tiene domicilio en Querétaro y proviene de una familia dedicada al también narcomenudeo.

Tiene entre 35 y 45 años de edad y unas 100 personas bajo su cargo, algunos exempleados de Pemex y de corporaciones policiales.

Se le busca por delincuencia organizada, delitos ambientales y posesión de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Policías implicados

Con mil 700 litros de gasolina robada, el 25 de octubre de 2018 fue detenido Aristeo, de 44 años de edad y elemento activo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana mexiquense.

Estaba relacionado con un grupo de huachicoleros que operaban en el Estado de México y Querétaro, de acuerdo con la indagatoria de la Fiscalía General de la República (PGR).

Tanto el oficial como un presunto cómplice fueron arrestados cuando transportaban el combustible en dos camionetas, por la carretera Bocto-Acambay, en este municipio mexiquense.

En sus declaraciones, el policía admitió que había otros elementos, de diferentes corporaciones, que apoyaban a grupos de huachicoleros en el Estado de México y CDMX.

Dijo que le pagaban dependiendo de la cantidad que robaba de tomas clandestinas de Pemex.

Fue vinculado a proceso por asociación delictuosa, mientras autoridades federales abrieron una investigación para conocer los alcances del grupo delictivo para el que trabajaba.

Dichas pesquisas siguen abiertas hasta la fecha.

“El Colocho” y “El Toño”, huachicoleros capitalinos 

Desde 2016, autoridades federales y locales se enteraron que las bandas de huachicoleros usaban pequeñas células que hurtaban el combustible a través de tomas clandestinas.

En la alcaldía de Gustavo A. Madero, fue localizada una de las más importantes, consta en el expediente FEDAPUR/DA-1/T1/306/16-03.

Una fuga en un ducto de la toma, ubicada en la Colonia Maravillas, alertó a agentes de Investigación que, en marzo de ese año, capturaron a los cuidadores de la toma.

Se trata de Juan y Francisco A., de 23 y 20 años de edad, respectivamente, los cuales revelaron trabajar para “El Colocho” y “El Toño”.

Por cada 10 tambos llenos de diésel, los sospechosos recibían entre 6 mil y 8 mil pesos; en esa ocasión se les decomisaron 8 contenedores de plástico.

De acuerdo con informes de la entonces PGR, otras tomas clandestinas posiblemente ligadas a dos grupos de huachicoleros habían sido aseguradas en CDMX, en la Colonia Alfonso XIII, de Álvaro Obregón y en la colonia Santa Lucía, en Azcapotzalco.

En octubre de 2017, incluso, una bodega que cubría tres tomas clandestinas en Santa Lucía explotó y dejó cuatro personas lesionadas.

Otras tomas, según los informes federales, han sido localizadas en la alcaldía de Tlalpan, principalmente en el poblado de Parres, por donde pasa la carretera México-Cuernavaca.

 



JGM