METRÓPOLI

Los autos que utilizaron en el secuestro de Norberto

LSR obtuvo un video que forma parte de las pesquisas donde se observa el paso por Calzada de las Bombas de la Escape blanca, a las 3:07 horas del miércoles 5 de junio

  • ANTONIO NIETO
  • 12/06/2019
  • 21:02 hrs
  • Escuchar
Los autos que utilizaron en el secuestro de Norberto
Caso Norberto Ronquillo Hernández. (Especial)

Una camioneta Ford Escape blanca y un coche sedán rojo son los vehículos que participaron en el secuestro de Norberto Ronquillo del pasado 4 de junio en Tlalpan.

Avances en la carpeta CI-FCIH/UI-1C/D/00100/06-2019 y la iniciada en la Fuerza Antisecuestros (FAS) revelan que el sedán rojo está involucrado en el rapto del estudiante de 22 años de edad, mientras que la camioneta fue usada para trasladar a los plagiarios que cobraron el rescate.

La Silla Rota obtuvo un video que forma parte de las pesquisas donde se observa el paso por Calzada de las Bombas de la Escape blanca, a las 3:07 horas del miércoles 5 de este mes.

En ella iban los secuestradores que recogieron el dinero del rescate. Seguimientos realizados por agentes de Investigación del C5 revelan que tras tomar el efectivo, la camioneta enfiló hacia Periférico sur.

Su rastreo fue posible, acorde con los informes anexados en la carpeta, gracias a grabaciones de cámaras particulares que la ubicaron en tiempo y lugar, como declaró el primo de la víctima que dejó el dinero.

Lo mismo pasó con el sedán rojo, cuya marca aún no ha sido precisada, en el cual iban al menos tres personas que interceptaron el Toyota Yaris en el que iba Norberto y después lo sometieron.

Estos últimos hallazgos permitieron establecer que el joven fue privado de la libertad justo en el sitio donde posteriormente fue hallado su coche, es decir, en Avenida Arenal, colonia Arenal Tepepan, en Tlalpan.

Asimismo, el C2 reconstruyó la ruta que tomó Norberto tras salir de su escuela, la noche del 4 de junio, la cual inició por la calle Transmisiones y terminó a unos 15 minutos de allí, en Avenida Arenal.

En un punto del camino se aprecia un sedán rojo que sigue de lejos al Yaris de Norberto.

No obstante, en el lugar donde fue secuestrado no hay cámaras del C2 y la única que está cerca es obstruida por el follaje de los árboles.

Estas son las principales pistas con las que trabaja la Procuraduría capitalina para identificar y dar con los plagiarios de Norberto.

Otra corresponde al análisis de las llamadas entre los delincuentes y la familia, pero que hasta el momento no ha podido arrojar algo sólido.

Según declaró la tía de Norberto, en una de las llamadas se oyó la voz de un joven exclamando: “tía, tía, por favor ayúdame”, pero posteriormente nunca hubo un video o fotografía que sirviera como prueba de vida.

De acuerdo con lo establecido en el expediente, a las 00:41 horas la familia se acerca a la Procuraduría para pedir ayuda, pero apenas 14 minutos después les pide a los investigadores no intervenir, puesto que ya habían pactado un acuerdo con los criminales.

Así quedó asentado en dos oficios de la FAS, el último fechado el miércoles 5 a las 1:00 horas. 

En este lapso, los plagiarios ya habían bajado sus pretensiones de 5 millones a 500 mil pesos, e indicado la hora y el lugar donde habría que dar el dinero.

Apenas una media hora más tarde que cuando la familia solicitó a la PGJ no meterse, es decir, a las 00:55 horas del miércoles 5, el primo de Norberto halló el Toyota Yaris blanco en el que éste último salió de la universidad.

En sus declaraciones, el primo asegura que iba pasando por Avenida Arenal, rumbo a su casa, cuando de forma fortuita encontró el coche de su primo a mitad de la calle.

Sin embargo, las evidencias se perdieron debido a que un mando de la Policía preventiva, de apellido Cevallos, permitió que el propio primo se llevara el automóvil, y con ellos los peritos nunca llegaron al sitio a fijar la escena.

Todo porque, según declaró el comandante Cevallos, el primo de Norberto le dijo que la FAS ya estaba atendiendo el caso y que ellos dieron la instrucción de que el coche fuera movido de allí.

Por esa situación está bajo investigación de la PGJ y de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSC).

MJP