METRÓPOLI

Las contradicciones y fallas de la Ley de Planeación, según especialistas

Expertos consultados por La Silla Rota advirtieron de los riesgos de aprobar la iniciativa de Ley enviada por Claudia Sheinbaum

  • SHARENII GUZMÁN
  • 28/07/2019
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
Las contradicciones y fallas de la Ley de Planeación, según especialistas
Congreso CDMX (Foto ilustrativa: Cuartoscuro / Archivo)

La iniciativa que propone la jefatura de gobierno para expedir la Ley de Planeación del Desarrollo de la Ciudad de México y que se encuentra en el Congreso local está plagada de contradicciones y fallas desde su conceptualización hasta su operación pasando por la creación de su Instituto, consideraron especialistas. 

Expertos consultados por La Silla Rota advirtieron de los riesgos de aprobar la iniciativa de Ley de Planeación y Desarrollo de la Ciudad de México, enviada por la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum al Congreso local para su dictaminación.  

Principalmente, coincidieron que con esta propuesta se estaría dando continuidad a los proyectos de negocio que ya se aplican en la actualidad, así como en la forma vertical de los procesos.  Con la aprobación de esta ley se estaría en detrimento a la sustentabilidad, indicaron. 

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum presentó a principios de mayo en el Congreso local una iniciativa para crear la Ley de Planeación del Desarrollo de la Ciudad de México. Y derivado de las observaciones de la sociedad civil, el diputado del PAN, Federico Döring integró otra propuesta que se llama “Ley de Planeación del Desarrollo Sustentable de la Ciudad de México”, que entregó a finales de ese mismo mes. 

Ambas propuestas ya están las Comisiones Unidas de Planeación del Desarrollo, y Administración Pública Local para discutirlas y crear un solo dictamen, que también será nutrido con una consulta pública, la cual se realizó por internet y hasta el viernes 19 de julio se recibieron comentarios.  

¿QUÉ PROPONEN LAS INICIATIVAS DE LEY DE PLANEACIÓN?

La iniciativa de la ley de la jefatura de gobierno, que se conforma de 70 artículos y 11 transitorios, propone la creación del Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva “que definirá junto con la ciudadanía, hacia donde deseamos avanzar, cómo se deben construir los instrumentos de planeación y quienes serán los responsables de ejecutarlos”.

Además, se prevé la elaboración de instrumentos de planeación como el Plan General, eje rector, y el Programa General de Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México. A partir de ello, se formularán los programas de ordenamiento territorial de  las demarcaciones y los programas parciales de las colonias, pueblos y barrios originarios y comunidades indígenas residentes. 

La iniciativa propone la operación conjunta y armónica de los instrumentos a través de un sistema de planeación, y establece las bases conforme a las cuales se define, integra, opera y articula este sistema en materia de bienestar social y economía distributiva, ordenamiento territorial, patrimonio de la ciudad, coordinación metropolitana y regional, relaciones internacionales de la ciudad y hacienda pública. 

La propuesta de los diputados Federico Döring del PAN y Víctor Hugo Lobo Román del PRD busca ser reglamentaria no de un artículo de la Constitución local, sino de todo un Título, el Tercero, denominado “Desarrollo Sustentable de la Ciudad”. La ley estaría dividida en cinco apartados: “Disposiciones generales”, “Sistema de Planeación del Desarrollo Sustentable”, “Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva”, “Acción gubernamental en materia de planeación”, “Planeación financiera” y “Responsabilidades”. 

En esta iniciativa de los diputados se plantea que el Instituto también formule el Plan General de Desarrollo y el Programa General de Ordenamiento Territorial, así como elabore, entre otras cosas, el sistema de indicadores de la ciudad que será utilizado en las diversas etapas del proceso de planeación. Creará los dictámenes técnicos para la actualización de los usos del suelo conforme a los principios y lineamientos previstos en la Constitución local y las leyes en la materia.  

Se prevé que el dictamen de las comisiones unidas esté listo para agosto y en ese mismo mes sea sometido a audiencias para que en septiembre durante el segundo periodo ordinario de sesiones se discuta y en su caso se apruebe. 

“NO HAY UN DIAGNÓSTICO CLARO”

Para Josefina Mac Gregor, directora general de la asociación civil, Suma Urbana, las dos iniciativas sobre la Ley de Planeación que están en comisiones unidas adolecen de diversos elementos que lejos de robustecer lo que podría ser un dictamen hacen incierto el futuro de la ciudad. 

En las dos propuestas no hay un diagnóstico, en la exposición de motivos, por ejemplo, dijo  no se explican las condiciones del subsuelo de la ciudad, que está sobre una cuenca y que está expuesta a riesgos como cenizas volcánicas, fallas, inundaciones, sismos, hundimientos. “No se detalla el tipo de ciudad para la que se está planeando”. 

Advirtió que las dos iniciativas parecen más propuestas sobre ordenamiento territorial que planeación urbana. “Ambas hablan de aspectos que una ley de Planeación no debería de abordar y se van al detalle sobre ordenamiento territorial como usos de suelo, redensificación, entre otras. Esta Ley de Planeación debería abordar todos los ejes, es decir tendría que ser para todo: programas sociales, económicos, para salud. En estas iniciativas no viene eso”. 

Las propuestas, agregó MacGregor, no tocan el tema de la gestión integral de riesgo ni del agua ni mantenimiento de la infraestructura de la ciudad. “Estas leyes adolecen de ejes transversales, no hablan de zonificación secundaria, que son aquellos lugares que dan sustentabilidad como lo son las recargas del acuífero y los bosques. No las menciona ni la protección que deberían de tener. 

En tanto, un elemento que alerta la especialista en relación a la iniciativa del gobierno de Claudia Sheinbaum es la creación y operación del Instituto de Planeación, el cual fue mandatado por la Constitución de la Ciudad de México

Se plantea que este instituto será el responsable de toda la planeación de la ciudad. “De este espacio se van a generar las decisiones que se vinculen a la ciudad, para ello se tendrá que hacer un Plan General, que donde se dirá que va hacer la ciudad para poder desarrollarse en educación, cultura, medicina. Dará los lineamientos de todo. Por ejemplo, los programas delegacionales de desarrollo urbano estarán sujetos a todo lo que diga el Plan General”. 

Mac Gregor agregó que las secretarias del gobierno para planear su operación también se tendrán que sujetar a dicho Plan General. 

Además, otra situación que preocupa, señaló MacGregor es la conformación del Instituto que en términos generales estará integrado por la mandataria local, cinco secretarios, tres alcaldes y 30 ciudadanos, de ellos solo siete serán parte de la junta de gobierno y serán elegidos por un Comité de Selección mediante un sondeo cuya última decisión estará a cargo de la titular de esta administración. 

“El peligro que corremos es repetir el ejercicio de no tener una verdadera planeación para la ciudad, la cual hoy ya no es sustentable. Si además hay un instituto con criterios discrecionales que busca seguir haciendo negocios que ya tienen pactados, vamos a reventar esta ciudad. Seguiríamos haciendo lo mismo, pero con nuevos actores que consolidarían esta crisis”.

Para McGregor resulta preocupante que el candidato de Sheinbaum Pardo para dirigir el Instituto sea Pablo Benlliure por un posible conflicto de interés, ya que él trabajó de cerca en el gobierno de Miguel Ángel Mancera. 

“Si Pablo Benlliure trabajó en los programas anteriores, finalmente él intervino con una de las partes de la crisis que estamos viviendo hoy y que sea él la persona que vaya a tener todas las facultades de la visión de la ciudad no es una buena señal, por su cercanía con el sector inmobiliario”, expresó. 

Criticó también que sea un urbanista el que dirija el Instituto de Planeación y que además esté vinculado en las administraciones anteriores. El perfil ideal, añadió, es que sea alguien que tenga una independencia total y que no sea requisito ser funcionario, cómo así lo dice la iniciativa. 

“NO HAY PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LA INICIATIVA”

En tanto, Pablo Gaytán Santiago, sociólogo y colaborador de la 06600 Plataforma Vecinal y Observatorio de la colonia Juárez, resaltó que la iniciativa de la jefa de gobierno tiene varias contradicciones. Una de ellas es que en la Constitución de la ciudad se planeta una participación directa de la ciudadanía en cualquier iniciativa que presente el gobierno local y de las políticas públicas en general. 

Y en el caso de la Ley de Planeación, agregó, solo se convocó a una consulta cerrada “muy limitada” a través de internet. “Ese elemento le resta legitimidad a la propuesta”. 

Otra contradicción que señaló Gaytán es que mientras se discute la iniciativa en comisiones unidas del Congreso, al mismo tiempo el gobierno de la ciudad menciona que ya trabaja en una serie de obras y corredores urbanos, “los cuales los quieren echar andar sin un marco legal de las leyes de Planeación y de Participación Ciudadana”.

Advirtió que tanto la conceptualización de la ley como su propuesta general las encuentra limitadas y anticuadas en términos de desarrollo urbano. “Ya que ellos siguen pensando, dentro del concepto de la ley como un ente aislado, se siguen limitando solo a la Ciudad de México. Debería tener un marco legal que regularice también sus relaciones con los estados circunvecinos”. 

Gaytán coincidió en que el procedimiento para la creación del Instituto de Planeación es vertical y reproduce las mismas prácticas de los últimos 20 años de administraciones públicas en la ciudad. 

“A esto le podemos sumar que tampoco estamos de acuerdo en la forma, en la ley que propone Claudia Sheinbaum, de la elección del director del Instituto y los distintos consejeros de asesores y especialistas, que será por decisión de la jefa de gobierno”.

fmma