METRÓPOLI

La ruta colombiana del robo: de Quito a CDMX

Actualmente, es una de las principales generadoras de robos a esa habitación y cuentahabiente en colonias de alta plusvalía de la capital

  • ANTONIO NIETO
  • 28/07/2019
  • 20:15 hrs
  • Escuchar
La ruta colombiana del robo: de Quito a CDMX
Banda de colombianos (Especial)

Una red internacional de robo, liderada por colombianos, acecha a Ciudad de México.

Tiene como rasgo principal el operar de país en país para evitar condenas largas, de acuerdo con informes de la Policía capitalina, los cuales la colocan como una de las principales generadoras de robos a esa habitación y cuentahabiente en colonias de alta plusvalía.

No tiene nombre, pero se les conoce como “Los Colombianos” y entre sus principales exponentes está Rodrigo Zárate Becerra, detenido el 19 de julio pasado por agentes de la Secretaria de Seguridad Ciudadana.

Zárate ha sido detenido en Quito, Ecuador, Santa Fe, Avellaneda, Gobernador Crespo y Reconquista, Argentina; encarcelado en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia y ahora Ciudad de México.

La Silla Rota dio cuenta de la presentación de este hombre de 42 años de edad y una mujer que lo acompañaba, los cuales se paseaban por la ciudad con licencias de conducir falsas.


Fueron ubicados gracias a un seguimiento de semanas, en la calle Liverpool, en la Zona Rosa, la cual frecuentaban para encontrarse con otros de sus supuestos cómplices.

Allí fueron detenidos Zárate Becerra y Valeria Díaz Camacho, de 46 y también de origen colombiano y posteriormente presentados en la Agencia Central de Investigación.

Este grupo delictivo cuenta, además, con un bufete de abogados que los ayudan a librar condenas altas, y así regresen a Colombia para reiniciar su ruta, señalan los informes, explicó un mando de la SSC que participó en la captura.

No solo tenían licencias de conducir falsas sino dosis de mariguana, por lo cual los policías refirieron al Ministerio Público que los sospechosos trataron de sobornarlos con 10 mil dólares.

Al final, fueron acusados de delitos contra la salud, cohecho y portación de documentos apócrifos.

INTERNACIONAL HISTORIAL DELICTIVO

En 2005, cuando Rodrigo Zárate Becerra tenía 29 años de edad, fue detenido por autoridades ecuatorianas que lo acusaron de una serie de asaltos a cuentahabiente.

Juan Sosa, entonces jefe de la Policía Judicial de Pichincha, explicó que Zárate pertenecía a una banda conformada por colombianos, la cual estaba relacionada con otros eventos delictivos no solo en Quito sino en otras partes de Sudamérica, como Argentina y Uruguay.

Desde ese año, “Los Colombianos” ya eran una organización de ladrones que no se limitaban a su zona de origen, que según las autoridades de Ecuador era Bogotá, sino que iban de país en país, con identidades falsas, huyendo para no ser localizados.

Medios de comunicación de al menos tres país revelan el historial de Zárate Becerra, quien en su último arresto en Ciudad de México alegó ser comerciante y vivir en el Centro.

En 2011, fue arrestado nuevamente junto con seis compatriotas, cuando transportaban un botín en joyas en un Peugeot 207 y con vidrios polarizados.

“El caso por el cual fueron atrapados fue el último de una seguidilla que vienen perpetrando desde el martes de la semana pasada en el departamento de Castellanos (Argentina)”, se lee en una nota informativa.

La Policía argentina los acusó de cuatro atracos a casa habitación en Reconquista, Avellaneda, Gobernador Crespo y Rafaela.

“Los oriundos de la tierra del café se encontraban en la Argentina desde el 27 de mayo (2011) y hacía más de una semana se movían por territorio santafesino, haciendo estragos por donde pasaban”, refiere una nota de San Justo Noticias.

Siempre se enfocaban en alhajas de oro, plata y objetos de colección, cuyo valor ascendía a varios millones de pesos, según las autoridades de ese país.

En total, con base en el seguimiento que la Policía de Ciudad de México ha dado de Zárate Becerra, ha sido detenido nueves veces en cuatro países distintos.

Generalmente “Los Colombianos” irrumpen en domicilios cuando no hay nadie, forzan las cerraduras y se llevan objetos de valor en coches rentados o con reporte de robo.

El destino del botín, han descubierto las autoridades de los diferentes países donde han actuado, usualmente llega a manos de “movedores”, es decir, individuos que se dedican específicamente a vender mercancía robada.

Uno de ellos, que saltó a la fama en 2013 por haber sido secuestrado por policías capitalinos, fue Jairo “N”, que las autoridades aseguraron era “movedor” de cosas hurtadas con sede en la colonia Doctores.

Era tan solicitado por su capacidad de “desaparecer” joyas, teléfonos celulares y aparatos electrónicos, que amasó una pequeña fortuna que exhibía en redes sociales.

Tras ser plagiado por policías preventivos y más tarde liberado por pagar 500 mil pesos, el colombiano regresó a su país en calidad de víctima, ya que aunque tenía antecedentes, al momento del secuestro no tenía ninguna orden de arresto en su contra.

fmma