METRÓPOLI

La historia detrás de la foto “último beso” a mujer asesinada

Aideé, fue asesinada por un travesti que la atacó con una navaja a las afueras de un hotel, en calles de la alcaldía Cuauhtémoc en la Ciudad de México

  • REDACCIÓN
  • 06/06/2019
  • 20:40 hrs
  • Escuchar
La historia detrás de la foto “último beso” a mujer asesinada
"Último beso". (Hugo García)

Aideé, fue asesinada durante la madrugada del viernes 31 de mayo por un travesti que la atacó con una navaja a las afueras de un hotel, en calles de la alcaldía Cuauhtémoc en la Ciudad de México.

Junto al cadáver tendido en el piso, cubierto con una manta azul puesta por la misma policía, se encontraba un hombre con el semblante entristecido, vestía pantalón de mezclilla, chamarra azul y una gorra violeta. A ras de piso, casi acostado, le acariciaba las manos a ese cuerpo sin vida, le palpaba el rostro, pero sin destapárselo.

A unos cuantos metros de la escena se encontraba el fotógrafo de EL GRÁFICOHugo García, quien narró su experiencia de vivir ese momento que muy pocas veces se puede llegar a dar, logrando que ese recuerdo quede para siempre plasmado en una fotografía.

Él se encontraba observando el cuerpo de Aideé acompañado por ese misterioso hombre, esperando el momento crucial, mientras preparaba su Nikon para tener el mejor encuadre, la luz adecuada y el ajuste de lente correcto, él presentía lo que iba a pasar.

Fueron fracciones de segundos cuando su presentimiento y lo que lo tenía sin parpadear por varios minutos sucedió: aquel hombre, que hasta el momento no ha sido identificado, levantó la sábana, se acercó al rostro de Aideé y le dio un beso en la boca.

En ese instante, Hugo disparó una ráfaga con su cámara y capturó siete imágenes: “Un beso a esa mujer que no pudo responder, ese beso que se lo llevó en la muerte”, narró.

PUEDES LEER: "CAMORRA, LA MAFIA ITALIANA DETRÁS DE ASESINATO EN CDMX"

La fotografía se hizo viral, causó impresión y elogio entre miles de usuarios de las redes sociales: “Nunca me había tocado tener una escena similar en los siete años que tengo cubriendo la nota roja, así que no podía desperdiciar esos segundos tan valiosos”, explicó el fotógrafo.

Agregó que una buena fotografía no se logra todos los días “y tampoco se te presentan los recursos a cada momento, así que puse toda mi atención y determinación para lograrlo. A mi consideración es de lo mejor que tengo en archivo fotográfico y periodístico”.

“Me dio mucho gusto haber podido lograr esa foto que cuenta tanto por sí misma, posteriormente publicada en la portada de El Gráfico del día siguiente”, puntualizó.

MJP