METRÓPOLI

Hubo opacidad en concesión de estadio de Diablos Rojos: Auditoría CDMX

La Auditoría Superior detectó que no fueron entregados los permisos para la concesión y uso del estadio Alfredo Harp Helú de béisbol, casa de los Diablos Rojos

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 04/11/2020
  • 19:44 hrs
  • Escuchar
Hubo opacidad en concesión de estadio de Diablos Rojos: Auditoría CDMX
(Cuartoscuro / Archivo)

La Auditoría Superior de la Ciudad de México detectó que durante el Informe de Cuenta Pública 2019, el Indeporte no entregó  la información relacionada con el Permiso Administrativo Temporal Revocable (PATR) otorgado a la empresa Centro Deportivo Alfredo Harp Helú S.A de C.V., para el uso del estadio de beisbol, donde juegan los Diablos Rojos del México, ubicado en terrenos de la Magdalena Mixhuca.

Con ello, el Indeporte incumplió los artículos 33 y 49, de la Ley general de contabilidad gubernamental, que establece que la contabilidad del gobierno deberá permitir “la expresión fiable de las transacciones en los estados financieros y considerar las mejores prácticas contables nacionales e internacionales en apoyo a las tareas de planeación financiera, control de recursos, análisis y fiscalización”.

De acuerdo con la Auditoría, la empresa Centro Deportivo procederá a realizar en los próximos años la devolución del estadio al instituto, por lo que las erogaciones que se realicen relacionadas con ese inmueble constituyen un beneficio futuro para el Indeporte.

Por ello, toda vez que cuando devuelva el inmueble, los gastos justificados y pactados como contraprestación formarán parte del patrimonio para el instituto, “por lo cual (las erogaciones) debieron ser registradas en cuentas de orden y reportarse en la información financiera o en las notas a sus estados financieros, para su control, reconocimiento y supervisión, que en determinadas condiciones pueden producir efectos patrimoniales en la entidad, como lo realizó durante los ejercicios 2015, 2016 y 2017. Sin embargo, no existió registro ni se reconoció esa operación en la información financiera del Indeporte”.

Otra anomalía registrada por la auditoría es que durante 28 días la misma empresa no contó con seguro para cubrir gastos a terceros en caso por un accidente y pese a ello no hubo una sanción por parte del Indeporte.

Se revisaron pólizas de seguro emitidas por Chubb Seguros, con el objeto de cubrir cualquier daño o perjuicio que se cause a terceros con motivo del desarrollo de los trabajos de obra y ejecución del centro deportivo diablos rojos del México.

“Sin embargo, se identificó que la póliza de seguro número 3553, vigente del 31 de enero al 31 de marzo de 2019, fue emitida por Chubb Seguros S.A. el 28 de febrero de 2019, 28 días después de la terminación de la vigencia de la primera póliza de seguro (31 de enero de 2019), por lo que del primero al 28 de febrero de 2019, no se contrató alguna póliza de seguro que cubriera esos riesgos”.

La jefatura de Unidad de Recuperación y Conservación de Espacios Deportivos, mediante el oficio INDE/DG/DID/JUDRCED/14/2020 del 11 de agosto de este año, explicó que “la permisionaria contrató los seguros (…) no existe ningún periodo sin cubrir”.

No obstante lo manifestado, el Indeporte no verificó que la empresa Centro Deportivo Alfredo Harp Helú diera cumplimiento a la base 17 del PATR para regular el uso y aprovechamiento de los espacios en las instalaciones del bien de dominio público del Distrito Federal sin número firmado el 3 de noviembre de 2015, vigente en 2019 que establece que la empresa contratara con una compañía debidamente autorizada el seguro correspondiente”.

El estadio comenzó a ser construido en 2015 y desde entonces generó polémica, ya que su presencia causó la reducción de zonas deportivas. Forma parte del Centro Deportivo Alfredo Harp Helú, que además del estadio para 21 mil 474 espectadores , 621 cajones de estacionamiento, incluye una plaza comercial, oficinas, restaurante y zona de comida rápida, que abarca 7.8 hectáreas, y para la cual se talaron mil árboles.

fmma