METRÓPOLI

Habitantes de la Magdalena Atlitic se rehúsan a proyecto ecoturístico

Vecinos de La Magdalena Contreras se oponen a proyecto ecoturístico de Grupo Frisa en La Cañada

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 04/12/2021
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
Habitantes de la Magdalena Atlitic se rehúsan a proyecto ecoturístico
El proyecto de Frisa "Conjunto Cañada" se suspendió, pero vecinos temen por la reactivación. (Foto: Marco Antonio Martínez)

“Fuera Frisa”, es la consigna que ha comenzado a replicarse en pintas colocadas en algunos puntos de las calles y pancartas en Magdalena Atlitic, pueblo originario de la alcaldía Magdalena Contreras.

Sus habitantes han comenzado a mostrar su inconformidad contra la empresa inmobiliaria Grupo Frisa por la posibilidad de que se construya un proyecto ecoturístico a la entrada del Dínamo 1, en el predio llamado La Cañada, de 27 hectáreas, donde pasa el único río vivo de la ciudad, el Río Magdalena, que baja de los cerros boscosos y que resulta una anormalidad en una ciudad de ríos convertidos en desagües, ríos entubados y tapados, llenos de excrecencias capitalinas.

En esa parte de la capital aún hay un rincón donde se puede escuchar el susurro del río mientras acaricia las piedras por donde desciende y que es el orgullo de comuneros y habitantes del pueblo.

El temor de los comuneros dueños del bosque es que, ante la reactivación del proyecto ecoturístico, encabezado por Frisa, haya más contaminación y que el agua del río termine en manos privadas. Incluso, se instaló un campamento de resistencia en la calle La Magdalena, cerca de la sede de la alcaldía.

EL PROYECTO SE LLAMARÍA CONJUNTO CAÑADA

El predio de la Cañada actualmente es utilizado por comerciantes que venden comida o rentan caballos y hasta operan una feria. En esa parte el bosque se transforma en un terreno aplanado, con pasto y donde comienza a verse basura de vasos y envases de cerveza o envolturas de comida y en algunas partes el suelo ya luce erosionado. Se ve a algunos perros que deambulan por ahí, en busca de comida. Es también donde lo cristalino de las aguas comienza a toparse con la basura de los visitantes.

A unos metros abajo de unas instalaciones de la Conagua, donde se purifica una parte del agua para abastecer del líquido a la ciudad de México, hay una llanta y basura en el río, que ahí comienza a perder su encanto, pues comienza a recibir aguas residuales. Es también donde empieza la urbanización, primero con el club hípico, y luego ya con el pueblo Magdalena.

De acuerdo con un documento del gobierno de la ciudad, el proyecto se llamaría Conjunto Cañada, busca contribuir a la recuperación de las áreas verdes de transición entre el suelo de conservación y el urbano de la ciudad, ofrecer un espacio activo, seguro y accesible que incremente la resiliencia de la ciudad.

Frisa, luego de un largo litigio legal, es reconocido como “dueño de buena fe” de La Cañada, por parte de representantes de la Asociación civil Comerciantes Unidos de los Dinamos y de Magdalena Contreras, en un documento en el que firmó como testigo de honor Rafael Obregón Viloria, director del Sistema de Áreas Protegidas y Áreas de Valor Ambiental, de la Secretaría de Medio Ambiente capitalina.

TEMEN IMPACTOS AMBIENTALES

Por su parte el comunero Aguirre (pide no llevar su nombre), mostró su desconfianza hacia el proyecto, que colindaría con el bosque donde están los Dinamos y del cual la Magdalena Atlitic es dueña.

Critica que durante los últimos años las autoridades han permitido que lleguen más comerciantes a la feria de la trucha, que se hace en Semana Santa y han permitido que haya invasiones en la punta del cerro. Además, algunos integrantes de la AC ni siquiera son del pueblo, lo que es grave porque son los que avalen a Frisa para su proyecto, para ampliar su campo de operaciones. Teme que el proyecto impacte ecológicamente a la zona.

Aclara que la destrucción de la zona ha sido paulatina, pero inexorable. Mientras camina por donde estaría el proyecto de La Cañada, apunta con su dedo hacia la cima de los cerros que están a los lados, y muestra que hay edificaciones de casas, algunas hasta de tres pisos, que son irregulares. Se trata de invasores que llevan años.

Afirma que no es el bosque ni el río los que necesitan recuperación, pues antes de que llegue a la Cañada el agua es limpia y la zona boscosa está casi intacta. Es más bien a partir de la Cañada que empieza el área problemática, y aunque se hable de rescate más bien cree que la zona podría empeorar. Recuerda que tan sólo el año pasado, para hacer un video promocional de Frisa, llegó un grupo de estudiantes y pintó de color azul el agua, lo que pudo resultar contaminante.

“Aquí la preocupación de la entrada de Grupo Frisa es porque el gobierno de la Ciudad de México está apoyando, pretextando que el bosque y el río necesitan un rescate, pero ellos no suben más para ver que el bosque sí está sano, hay mapas que lo demuestran. La situación es que nuestro bosque no necesita rescate, lo necesita la ciudad, pero sí requerimos mantenimiento para nuestro bosque”, explica a La Silla Rota.

“Si el gobierno nos da la espalda, qué esperamos para dentro de 30 años, cuando los convenios desaparezcan. Grupo Frisa va a intentar crear aquí su club de golf que buscaba hacer desde los años 50 o zonas residenciales en este maravilloso bosque, dejándonos sin agua a los ciudadanos de las orillas de la Ciudad de México, va a secarse nuestro bosque, va a empezar la contaminación. Están haciendo tratos a nivel internacional, las demás naciones no tienen nada que opinar, somos nosotros los que opinamos y aquí los contrerenses somos los que mandamos”, afirma.

Jiménez coincide en que el desorden en la zona es algo persistente desde hace años en la alcaldía, que se distingue por su suelo de conservación.

“En Contreras creció la mancha urbana, y nunca hubo planeación. Las calles se hicieron a la Viva México, de decir ‘no doy un terreno de banqueta porque le van a quitar al mío’. Yo trabajé en el área de tenencia de la tierra, hice censos de asentamientos irregulares y me doy cuenta que la alcaldía tiene problemas de escrituración, no tiene siquiera constancia de posesión, papel que haya dejado el abuelo, todas las familias arrastran esa bronca”.


Ambas fuentes aseguran que no han recibido información sobre el proyecto por parte del gobierno capitalino, ni han sido consultados. La Silla Rota pidió información a la Secretaría del Medio Ambiente sobre el proyecto, pero no hubo respuesta.

Un video que circula ente los habitantes es parte de sus inquietudes. En él, una voz en off explica que los Dinamos cuentan con el último río vivo del agua de la ciudad y que esos 20 kilómetros pueden cambiar el rumbo para siempre.

“El parque natural la Cañada es la entrada a 3 mil hectáreas de bosque. En conjunto con la comunidad, el gobierno y Grupo Prisa se creó el plan conceptual con el objetivo principal de crear un área de educación ambiental donde habrá proyectos ecoturísticos y comercios”.


Laura Ortiz, de SVX México, empresa de asesoría de impacto social y ambiental, dice en el video que es un esquema ganar, ganar, ganar, para las comunidades, para el bosque y el río, su restauración, su permanencia, para las próximas generaciones y para Frisa. “Esto es un cambio completo a nivel reputacional, imagen, empresarial y un legado de la familia de la gran empresa”.

INCERTIDUMBRE JURÍDICA

Hasta octubre de 2012 el predio se encontraba legalmente en “incertidumbre jurídica”. Así se deduce de un documento elaborado por la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) de ese año, al responder a una queja ambiental de parte de una persona contra comerciantes de la Asociación de Comerciantes Unidos de los Dinamos, a los que acusó de arrojar agua residual al río Magdalena.

En esa resolución administrativa, la PAOT hace un recuento de la situación de la Cañada. El documento menciona que está al inicio de la llamada zona de los Dinamos -así conocida porque en el porfiriato se instalaron dinamos que daban electricidad, aprovechando la fuerza del río Magdalena- y que precisamente por su falta de certeza jurídica, no era posible obtener permiso de las autoridades para instalar algún puesto.

Pero había antecedentes de proyectos que la asociación había emprendido para trabajar con la Sedema, con la Comisión de Recursos Naturales, la entonces delegación y con el gobierno capitalino, para el rescate del único afluente vivo de la Ciudad de México.

No obstante, aclaraba que había un juicio por el paraje, para determinar su estado jurídico e iba “90 % de avanzado”.

Es un juicio presentado por Gaspar Rivera Torres Fernández -dueño de Grupo Frisa- también conocido como Gaspar Rivera Torres junior, derivado de que en 2011 se emitió un dictamen de procedencia de pago indemnizatorio, en el expediente administrativo PI/38/2000, pero se omitió pagar a la parte quejosa lo determinado por el avalúo, eso llevó a la parte quejosa a interponer una demanda.

Ha sido un juicio largo en el que el amparo ha sido sobreseído y luego revocada la sentencia un par de veces. Pero el séptimo tribunal colegiado en Materia Administrativa del primer circuito, revocó una sentencia que le negaba el amparo a la parte quejosa pero remitió los autos a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para decidir sobre el recurso de revisión con el tema de constitucionalidad de la Ley de Expropiación, publicada en el Diario Oficial el 25 de noviembre de 1936.

Aunque no se sabe cómo se resolvió el tema, el 15 de septiembre de este año la Sedema anunció en un boletín el proyecto.

De acuerdo con Aguirre, el acuerdo sería que, a cambio de no pagar la indemnización, Frisa obtendría otro terreno, en la zona de Los Pedregales.

RECONOCEN A FRISA COMO DUEÑO DE BUENA FE

El pasado 28 de julio se firmó el acuerdo de colaboración para el desarrollo de la iniciativa público-privada comunitaria del parque natural La Cañada CDMX, por parte de la directora general del PNLC, Daniela Rivera Torres Burillo, el director de Operaciones de Grupo Frisa, Gilberto Llerena Gutiérrez, el coordinador del Comité de Comerciantes de la Cañada, Moisés Alamilla Mendoza, el presidente de la asociación civil de Comerciantes Unidos de los Dinamos, y el integrante del Comité de Comerciantes de la Cañada, Benito Mendoza Cabañas, de acuerdo con la copia del documento, en poder de La Silla Rota.

Como testigo de honor participó el ingeniero Rafael Obregón Viloria, director del Sistema de Áreas Protegidas y Áreas de Valor Ambiental de la Ciudad de México.

En el Acuerdo se reconoce “de buena fe” a Grupo Frisa como el propietario legal del predio, el cual lo declarará como “un área destinada voluntariamente a la conservación”.

Además, se reconoce a los inscritos en el padrón de la AC Comerciantes Unidos de los Dinamos, sección la Cañada, para que continúen ejerciendo sus actividades comerciales de manera vitalicia y generacional en los espacios definidos, y que se mantenga el desarrollo del ágora principal para el evento de la Feria Regional de la Trucha y la Quesadilla, emblema de la gastronomía típica de la región.

Además, se establecerá una comisión para el diseño participativo del parque natural la Cañada en la que participarán las personas firmantes, “personal vinculado al PNLC y quien se considere oportuno”.

Otro acuerdo inicial es que se analizará la viabilidad ambiental, económica y legal de la construcción de una cancha de futbol reglamentaria y se destinará una superficie para el desarrollo e instalación de un proyecto productivo agroforestal comunitario. Se establece como uno de los objetivos “asegurar la participación comunitaria y de las y los usuarios en el diseño de las áreas de uso comercial, usos múltiples y regenerativos del PNLC.

Se acordaron actividades como identificar sitios perturbados para trabajar en su restauración de zonas degradadas, dirigiéndolas hacia su vocación ecológica e intervenir aquellas con evidente cambio de uso de suelo, de acuerdo con lo dictaminado por el gobierno capitalino.

Otro acuerdo es que en el área comercial y de estacionamiento del parque, las personas y actividades que ahí se realizan, tendrán la facultad de administración que las partes acuerden para generar en su conjunto vías de sustento y cooperación.

LA INQUIETUD DE LOS VECINOS

La inquietud de los pobladores de la Magdalena Atlitic se ha traducido en reuniones donde se analiza el tema. Una ocurrió este 28 de noviembre en la Casa Comunal, a las 10 de la mañana, donde se presentó “información relativa al proyecto que la empresa inmobiliaria Frisa pretende llevar a cabo en La Cañada dentro de nuestros bienes comunales”, de acuerdo con la convocatoria, impresa en una hoja de papel bond y pegada en distintos puntos del pueblo, e incluso a unos metros de la sede de la alcaldía, gobernada por el priista Luis Gerardo Quijano.

La reunión fue convocada por la Comunidad Agraria Magdalena Contreras y en imágenes se ve que la convocatoria resultó un éxito.

Poco a poco se gesta un movimiento de resistencia. Activistas que se movilizan y muestran material gráfico sobre las intenciones de la empresa y documentos sobre lo que pretenden, e incluso el amparo que hace años un representante presentó para que esas tierras, en lugar de ser expropiadas, les fueran devueltas.

Aunque los comuneros muestran su orgullo por ser dueño de esas tierras, también hay algunos que sí quieren vender, dice Aguirre. Se refiere a Benito Mendoza Cabañas, Moisés Alamilla Mendoza y Zenón Mendoza, quienes firmaron el convenio con Grupo Frisa.

“De entrar Frisa aquí promete a los comerciantes hacer un reordenamiento para que tengan sus puestos, pero si nos vamos a los datos de otras situaciones donde ha entrado con esas mismas promesas en otros lados del país, al poco tiempo van a sacar a los comerciantes y solo ellos van a quedar. Hay comerciantes que no tienen información de lo que se está haciendo y hay otros que están a favor de lo que se está haciendo, hay un choque entre ellos, pero no todos están enterados y solo unos cuantos están haciendo el negocio”.

La inconformidad se refleja en las paredes del Pilares que se está construyendo, donde estaba la ex Hacienda La Cañada. Ahí hay pintas de inconformidad y sellos hechizos de clausura, puestos por vecinos.

Ahí el 26 de junio fueron desalojadas personas que vivían en el terreno y además autoridades capitalinas tiraron parte de la construcción del casco de la Hacienda que tenía valor histórico y que, aseguran, estaba protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Los vecinos dicen que nunca avisaron que lo iban a demoler y que quienes vivían ahí ahora no tienen casa fija.

LA AMENAZA CONSTANTE DE GRUPO FRISA

Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuesto del Congreso capitalino, el alcalde de la Magdalena Contreras pidió destinar recursos para suelo de conservación de los bosques de la ciudad. Y reconoció que hay una “amenaza constante” de Grupo Frisa en La Cañada, en Los Dinamos.

“Hay un conflicto social de la Magdalena Atlitic, con los pobladores originales y residentes de la Magdalena y nosotros estamos del lado del pueblo. Nos hemos sentado con las diferentes representaciones, estamos dando la batalla y lamentamos mucho no conocer la totalidad del proyecto y establecimos una mesa de trabajo con la Secretaría de Medio Ambiente, donde se comprometió con nosotros a generar una mesa con Grupo Frisa para conocer bien la postura del gobierno de la ciudad y la de la empresa como grupo inmobiliario para saber de manera concreta qué está pasando”.

Añadió que también ya externó su preocupación al secretario de Gobierno, Martí Batres y a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum y agregó que ella giró instrucciones para investigar sobre el tema.

EL BOSQUE MAS SANO DE LA CDMX

Aguirre dice que el río es importante para todos, para el estilo de vida de los contrerenses y para su modo de vivir.

“Los recuerdos que hacemos aquí en este lugar con los amigos son importantes y este río debe mantenerse vivo para que la ciudad pueda tener aire puro. Es el bosque más sano de la capital. A las autoridades les pido que revisen todos los casos y peleas legales que se han llevado con Frisa y la situación con los personajes mencionados”, asegura.

La Silla Rota pidió también información a la Secretaría de Gobierno sobre el tema, pero no dio respuesta. También llamó a Grupo Frisa, pero en el número que aparece en su página de internet una recepcionista informó que no hay área de prensa.

 

acz