METRÓPOLI

Fueron a pasar la cuarentena en Oaxaca, los linchan y uno muere

Los hermanos residentes de Valle de Chalco fueron detenidos y linchados bajo la justificación de un presunto asalto en el municipio de San Pablo Huitzo

  • JUAN LÁZARO
  • 15/06/2020
  • 20:33 hrs
  • Escuchar
Fueron a pasar la cuarentena en Oaxaca, los linchan y uno muere
(Especial)

Diego Eruviel y Juan Jaziel Luna Paz, junto con su abuelo Celestino Paz, se fueron al pueblo de San Pablo Huitzo, en los Valles Centrales del estado de Oaxaca, a pasar la cuarentena, ya que la epidemia de covid estaba en pleno apogeo en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México. 

Ahí, creían que la pasarían tranquilos, con la familia natal, mientras pasaba la emergencia en el municipio de Valle de Chalco.

Ambos hermanos, veinteañeros, eran aprendices de reporteros, como su abuelo Celestino Paz, quien tiene más de 30 años de dedicarse a la actividad periodística en la zona oriente del Estado de México.

Todo era tranquilidad en el municipio de San Pablo Huitzo, donde los hermanos y su abuelo, solo esperaban que bajaran los contagios en la zona metropolitana para regresar a Valle de Chalco.

Pero la tarde del 6 de mayo, esa tranquilidad se rompió en ese municipio oaxaqueño. A los hermanos Diego Eruviel y a Juan Jaziel, los detuvo la policía municipal, los llevó a la sindicatura de San Pablo Huitzo, de donde supuestamente ordenaron llevarlos a la fiscalía estatal por el delito de robo.

Sin embargo, los uniformados, los fueron a entregar a un grupo de personas que los golpearon con tanta saña y con palos, así como con tubos, lo que le causó la muerte a Diego y a Jaziel múltiples heridas.

Juan Jaziel que sobrevivió a la paliza, como pudo llegó a la casa de su abuelo y relató los hechos en los que su hermano Diego perdiera la vida y todo por el supuesto robo de una bicicleta.

Antes de la golpiza, Jaziel llegó a la casa de su mamá en el número 35 de la calle Porfirio Díaz de San Pablo Huitzo, para buscar a su hermano Diego, pero no lo encontró, por lo que regresó a la casa de los abuelos para ayudar a construir una cabaña.

En el camino encontró a Diego que llegó en una bicicleta que le había prestado un amigo albañil que trabajaba en una obra.

A las siete de la tarde de ese 6 de mayo, Jaziel regresó a casa de su mamá para jugar baraja con su hermano, pero al salir de la casa de sus abuelos en calle Porfirio Díaz marcada con el número 5 y esquina de Vía Central, encontró a un Joven con aspecto de albañil, que lo abordo preguntándole, "¿ y tú carnal?" y Jaziel le respondió "cuál carnal?" y le dijo: “Diego, es que le preste mi bici ", entonces Jaziel le dijo: "no te preocupes si quieres vamos a buscarlo".

Él le respondió, "no mejor dile que me la llevé" y Jaziel le pregunto: “¿pero dónde vives?" Y él sólo contesto, sobre la carretera y se retiró.

Luego de este encuentro, Jaziel siguió su destino a casa de su mamá y al llegar encontró a Diego y de inmediato le dijo:" ya te anda buscando el chavo de la bicicleta vamos a entregársela" y Diego le contestó “¡Pero no sé dónde vive! Además él dijo que vendría por ella después de trabajar".

Ambos hermanos se pusieron a jugar baraja hasta como a las 10:30 de la noche, después Jaziel se levantó del sillón y le dijo a Diego, “ya me voy hermano, mañana nos vemos”. Diego le dijo: “espérame, me voy contigo voy a ver a Raúl (uno de sus amigos)”.

Al llegar a la avenida de Vía Central, Diego fue a buscar a su amigo Raúl, pero no lo encontró, y junto con su hermano acordaron verse en el parque, ya que Diego iría por la bicicleta prestada. 

Jaziel se encontró a otro amigo y se fue a cenar con él a la taquería de Don Téllez, su hermano no llegó y más tarde lo encontró en un puesto de antojitos, cerca de la presidencia municipal, donde Diego cenaba.

Al ver a su hermano, Diego tomó la bicicleta y se dirigieron a su casa. En el camino encontraron al dueño de la bicicleta y le regresaron su unidad de pedal y una disculpa de Diego por la tardanza para regresarla.

El dueño le dijo "no te preocupes no hay bronca" y se retiró.

Diego y Jaziel siguieron su paso en dirección a su casa, cuando sorpresivamente de la calle de "los Sabinos", salió un taxi tipo Versa color guinda con franjas blancas a los costados, de dónde descendieron varios sujetos con palos y tubos gritando ya se Ching#@&$#@?*&$$ y los persiguieron.

Al llegar a la Plazoleta por dónde habían pasado momentos antes, fueron detenidos por Omar Caín Paz Cruz y Néstor (a)"El Profe" quienes sujetaron a Juan Jaziel y a su hermano Diego, tirándolos al suelo mientras llegaban las personas que los venían persiguiendo, y fue allí donde recibieron la primera golpiza.

Una vecina gritó para que los dejaran y los hermanos aprovecharon ese momento para correr y refugiarse en la casa de una tía, que vivía enfrente de la estación del ferrocarril.

A pesar de esa primera golpiza, los hermanos lo único que querían era llegar a su casa, por lo que su tía y un primo los acompañaron a un puente cerca de la avenida vía Central.

Apenas habían dado unos paso cuando llegó una patrulla con ocho policías y bajo de ella, el comandante Abraham Felipe Martínez, que los detuvo por “pinches rateros”.

A pesar de que estaban lesionados por la primera golpiza, los hermanos fueron esposados y llevados con la Síndico Municipal, Martha Isabel Hernández.

Los hermanos fueron bajados de la patrulla y sentados en una banca de la sindicatura; al lugar llegaron dos taxis, de donde descendieron la señora Martha Alicia Bolaños, acompañada de sus hijos, Alejandro y Jesús Eduardo Hernández Bolaños y dos personas más, quienes de inmediato la Síndico atendió en su oficina.

Después de transcurrir 10 o 15 minutos salieron de la Sindicatura, pero, al despedirse, la señora Martha le dijo a la Sindico, "Ahí te encargo" y la Síndico le contesto "no te preocupes para eso es la familia".

En ese momento, Juan Jaziel aprovechó para pedir que le dejara hacer una llamada a su papá, y ella contestó: "no puedo, no estés chingando". Diego empezó a llorar, y la síndico se le acercó y le preguntó: “Y tú porque lloras pinche hipócrita", al tiempo que ordenó a sus policías, "llévenselos a la Fiscalía, ya los están esperando".

En ese momento antes de subirlos a la patrulla se les acercó un policía de nombre Homero para darles agua y revisarlos, pero el comandante Abraham Felipe Martínez Ignacio, le llamó la atención y le dijo que se retirará, que no tocará nada.

El policía Homero trató de defender a los muchachos y encaró a su comandante, pero este le ordenó al uniformado que se metiera a la comandancia.

En ese momento el comandante Abraham se puso unos guantes azules con negro y blanco, empezó a despojar de sus pertenencias a los hermanos que depositó en una bolsa de plástico transparente que puso en la cabina de la patrulla.

Antes de que el comandante abordara la unidad, la Síndico se le acercó y en voz discreta le dijo: “llévenselos y póngales en la madre, ya saben dónde"

La unidad policíaca se arrancó rumbo al paraje conocido como " El Campamento" que entronca con la carretera Huitzo - Oaxaca, una vez en el lugar donde está el Restaurante "Sandra", la unidad se jaló en dirección a Telixtlahuaca y fue en ese momento, cuando Jaziel le preguntó al policía Luis Aquino “ ¿no que vamos a la Fiscalía?”. 

Entonces, Manuel Vázquez, otro de los policías, le contestó “es que nos vamos por la autopista”.

Pero, al llegar antes de la Panificadora "la Pantera" la camioneta hizo un movimiento brusco y tomó la carretera federal Oaxaca - Huajuapan, y al llegar al km.156 la patrulla se orilló en el acotamiento del sentido contrario, donde ya los esperaba un taxi tipo Tsuru color guinda y franjas blancas a sus costados, de dónde bajaron varios sujetos encabezados por Jesús Eduardo Hernández Bolaños, quien de inmediato ordenó al comandante Abraham Felipe Martínez Ignacio que los bajaran esposados.

Jesús Eduardo Hernández Bolaños, con tubo en mano, inicio la agresión y en seguida se sumaron los demás, mientras que los policías les gritaban “mátenlos a los hijos de su p&$#@+&)".

Después de la golpiza, arrojaron a un barranco a Diego, mientras que los policías David Hernández Ventura y Luis Aquino aventaron a Juan Jaziel al suelo.

Pero los policías olvidaron retirarle las esposas a Diego y junto con Jesús Eduardo Hernández, bajaron a la barranca para quitárselas, lo que también aprovecharon para seguir golpeando al muchacho.

Los policías y civiles se retiraron en la patrulla y en los taxis; dejando a los hermanos a su suerte

Juan Jaziel abrazó a su hermano para soportar el frío y así pasaron la madrugada hasta que salió el sol.

Jaziel, intentó despertar a su hermano Diego, él ya no respondió, como pudo, salió a la carretera para pedir auxilio, pero en el estado ensangrentado en que se encontraba, nadie quiso pararse.

Después de una larga espera un vehículo se detuvo y lo llevó a la gasolinera del Poblado de Telixtlahuaca y ahí, un mototaxi lo llevo a casa de su abuelo.

Ahí lo recibió su mamá, quien al verlo en malas condiciones lo acostó en un sillón donde Jaziel empezó a narrar a su abuelo Celestino Paz los hechos ocurridos.

En busca por la justicia

Después de escuchar lo acontecido nieto y abuelo se dirigieron, a la Fiscalía Especializada en Delitos de Alto Impacto en el municipio de Etla, donde se inició la carpeta de investigación 14932/FVCE/ETLA/2020.

El presidente municipal de San Pablo Huitzo,  Francisco Ulberto Martínez Santiago , la síndico municipal Martha Isabel Hernández Hernández, así como cinco regidores , redactaron un documento dirigido a la opinión pública sobre los lamentables hechos del pasado 6 de mayo, en la que perdiera la vida el joven Diego Luna Paz y resultara además gravemente herido su hermano Jaziel.

"Sabemos que nada devolverá la vida al joven Diego Luna Paz, nos unimos al reclamo de justicia de su familia, la comunidad respalda su exigencia" y estableció que la Fiscalía General del Estado de Oaxaca está a cargo de la investigación del lamentable homicidio y el ayuntamiento de Huitzo apoyará las investigaciones”.

La participación de la policía municipal en la detención de Diego Luna y de su hermano Jaziel Luna, según consta en los partes informativos, se sujetó en todo momento a derecho, sin embargo, como integrantes del  Ayuntamiento y como ciudadanos  huitzeños pedimos se investigue a fondo este asunto y se determine la responsabilidad del homicidio, caiga quien caiga".

fmma