METRÓPOLI

Familiares de enfermos protestan al quedarse sin tratamiento en Toluca

Los familiares se manifestaron en el Centro Médico de Toluca ante la falta de energía eléctrica para las máquinas de hemodiálisis

  • ARTURO CALLEJO
  • 18/01/2021
  • 18:14 hrs
  • Escuchar
Familiares de enfermos protestan al quedarse sin tratamiento en Toluca
Los pacientes con insuficiencia renal crónica llevan 15 días sin recibir tratamiento de hemodiálisis en el Centro Médico Lic. Adolfo López Mateos ubicado en Toluca (Especial)

TOLUCA.-Alrededor de 80 familiares de 120 enfermos que padecen insuficiencia renal crónica y que requieren tres veces por semana su tratamiento de diálisis, protestaron afuera del Centro Médico Licenciado Adolfo López Mateos, en Toluca, pues desde el pasado 3 de enero dejó de funcionar la fuente que suministra de energía eléctrica a las máquinas de hemodiálisis y por consecuente se dejaron de practicar los tratamientos.

Y es que el día 3, al interior del hospital que depende del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), se registró un corto circuito en el cuarto piso del edificio, lo que dejó inservible el UPS y a la fecha los familiares no pueden llevar a sus enfermos, mientras que en un hospital o clínica particular el costo por tratamiento oscila entre los mil 500 y dos mil pesos, dinero que no tienen en sus bolsillos, dijeron.

“Para un enfermo no recibir un día de tratamiento es no comer bien, no tomar agua, el cansancio que tienen, sus dolores, los vómitos, las diarreas, la presión se les sube y por las toxinas que producen al final del día los enfermos pueden tener un paro cardiaco, es muy grave la situación. Lo que se requiere más que nada es el UPS, que es el que genera la energía para las máquinas, no hay planta de energía para echar las máquinas a andar”, indicó la señora Teresa, quien proviene del municipio de Villa Guerrero.

En tanto, el señor Esteban, originario de Toluca, señaló que si bien toda el área de hemodiálisis está en buenas condiciones, el problema “es la alimentación, se quemó el UPS, el cuarto de control que alimenta a todas las máquinas, entonces, no hay manera de echar a andar las máquinas”.

Al reunirse con las autoridades del Centro Médico Adolfo López Mateos, les señalaron que esta semana llegará la fuente de alimentación para proseguir con los tratamientos de diálisis, pero antes necesitan hacer las pruebas correspondientes.

“Los que tenemos un poquito de dinero llevamos a nuestros pacientes a un particular una vez por semana, nos cobran muy caro en el particular, mil 500, mil 800, hasta dos mil pesos y francamente no tenemos, si acaso alcanzamos para una y aparte hay que sacar cita, porque los hospitales están muy saturados, no hay espacios, yo vengo de Villa Victoria, tengo que gastar en pasaje, ¡imagínese!, sale muy caro todo esto y nos quedamos sin nada para comer”, expresó la señora Leonor.

Los manifestantes coincidieron que al menos sus pacientes de insuficiencia renal crónica tienen que recibir una vez a la semana su tratamiento para liberarles las toxinas, de lo contrario su salud empeora, “yo vengo martes, jueves y sábado aquí al hospital y por la pandemia nos suspendieron una sesión y nada mas nos dan martes y sábado, la del jueves nos la suspendieron”, indicó el señor José García, habitante de la colonia Cruz Comalco, en Toluca.

En respuesta a esta demanda, el Instituto de Salud del Estado de México indicó que se trabaja en la reparación de la UPS para reanudar lo antes posible la atención médica de diálisis, pues el daño a dicha unidad fue severo.

“Existe una gran preocupación por parte de los directivos del Centro Médico para reanudar lo antes posible los tratamientos, por lo que se realizan las gestiones necesarias que permitan agilizar los trabajos de reparación”.


(Sharira Abundez)