METRÓPOLI

Ex diputado, señalado en conflicto por predio en Bondojito

En la calle de Oriente 107 #3370, en Bondojito, decenas de familias tienen la esperanza de tener su patrimonio

  • FRIDA MENDOZA
  • 31/10/2019
  • 20:53 hrs
  • Escuchar
Ex diputado, señalado en conflicto por predio en Bondojito
El sueño de tener casa en CDMX, así es el pleito entre compradores y ex diputado (Fotos: Elizabeth García)

En la calle de Oriente 107 #3370, en Bondojito, varias personas montan guardia frente a un predio, se trata de las familias que están pagando para vivir en la futura construcción que se realizará ahí pero que acusan que su patrimonio está en juego pues un ex diputado no les permite construir. 

"Tenemos miedo y desde hace un año montamos guardia todos los días pues sentimos que nuestro patrimonio está en juego", comentó Maricruz Calderón, compradora del Fideicomiso 407 y afectada por la situación.

La Silla Rota acudió al predio a hablar con los compradores afectados y habló con Edgar Torres Baltazar, ex diputado y dirigente del Movimiento de Alternativa Social (M.A.S.) involucrado.

Oriente 107 #3370: en contexto

La historia y disputa por este predio comienza en 2007 cuando el M.A.S. firma un contrato de compra-venta de este predio en la colonia Tablas de San Agustín (ahora Bondojito) a la inmobiliaria Jomar y Roju.

Sin embargo, el M.A.S. deja de realizar los pagos tras acusar que Jomar y Roju tiene adeudos, por ello, se cancela el contrato. 

Pese a esto el M.A.S. solicita la escritura del predio y posteriormente, Edgar Torres Baltazar, exdiputado local y federal del PRD y apoderado legal del M.A.S. inicia una demanda en la vía civil debido a unos incumplimientos en contrato y un adeudo por parte de la empresa.

De acuerdo con lo asentado en la demanda Jomar y Roju queda absuelto y tras una apelación a la sentencia en la Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia, el 7 de noviembre un juez confirma la sentencia dictada y se determina que el M.A.S. no cumplió con los requisitos legales para ejercer la acción de cumplimiento de contrato.

En tercera instancia, el 3 de diciembre de 2014, el M.A.S. inicia un juicio de amparo para revocar las resoluciones anteriores bajo el número 871/2014.

Sin embargo, de acuerdo con la respuesta a este juicio se declaró una consistencia en la sentencia definitiva por lo que al no liquidar el pago por el predio, ya no era "susceptible de discutirse". Sin embargo, el exdiputado Edgar Torres señala que sigue abierto y "vivo" el caso.

Posterior al cierre de este juicio de amparo, fue a partir de julio de 2016 que la sociedad Vive Oriente S.A. de C.V. mediante el Fideicomiso 407 adquirió mediante un contrato de compraventa a el predio de Oriente 107 #3370 a Jomar y Roju S. A. de C.V. y fue en mayo de 2018 que se escrituró el inmueble bajo el número 57256, cubriendo el total de la compraventa.

De acuerdo con la narrativa del grupo de compradores al Fideicomiso 407, en ese momento (2018) el M.A.S. inicia otro juicio de jurisdicción para solicitar que le entreguen la Escritura del Inmueble y realiza la entrega de unos billetes de depósito por 8.5 millones de pesos con lo que liquidaría el inmueble según lo acordado en el contrato de 2007.

Es hasta julio de 2018 cuando los compradores de Fideicomiso 407 y el exdiputado Edgar Torres Baltazar se conocen e inicia el conflicto por una vivienda legal.

“Estamos en un temor constante de que no nos entreguen nuestro patrimonio

Como se mencionó con anterioridad, La Silla Rota acudió a entrevistar a los compradores afectados en el predio de Bondojito.

En el lugar pueden observarse unas mantas donde solicitan tener una vivienda digna y que continúe la construcción.

Yen González, uno de los afectados comenta que ellos como compradores, al enterarse en julio de 2018 que la construcción del inmueble había sido parada y se había pintado en los muros la leyenda "Este predio es del M.A.S., no te dejes engañar inmobiliaria Jomar y Roju defraudadores", comenzaron a verificar la información para conocer quién era el dueño real del predio y como resultado a su investigación, el Fideicomiso 407 es el único dueño.

"El exdiputado Edgar Torres se hace pasar como único propietario cuando no tiene ningún documento. Hay mucha necesidad de vivienda y los billetes de depósito que metió por 8.5 millones de pesos están parados cuando podrían ocuparse en otras viviendas", comenta Yen González.

A su vez, la señora Irma Loyola lamenta esta situación y dice que "ésto no debería tratarse de pleito de inmobiliarias", pues todos tienen una ilusión de tener una vivienda digna y más, debido a que ella es de la tercera edad "y ya es justo que toda una vida rinda frutos".

En el predio se encuentra también la señora Eva Marisol, madre de Jovany Luna quien compró al Fideicomiso y se mantiene en guardia frente al inmueble con el propósito de resguardar su patrimonio.

"Nosotros queremos que se esclarezca la situación y que deje de pasar el tiempo pues va más de un año que los miembros del M.A.S. nos amedentran y otros nos preguntan si es cierto que hay duplicidad de contrato, no se ha podido terminar de construir, aquí hay un problema para que el INVI suelte esos billetes de depósito y ya nos deje tener nuestro patrimonio", reclama Maricruz Calderón.

Asimismo, los afectados acusan que el exdiputado ha acudido en distintas ocasiones a amedentrarlos y amenazarlos.

De este testimonio, Jesús Reyes, comprador afectado testifica sobre las amenazas pues en octubre de 2018 fue amenazado, lo cual comprueba con un video y cuentan con una denuncia por amenazas con número de carpeta CI-FGAM/GAM-8/UI-1 5/D/03105/12-2018.

"Nosotros queremos tener un patrimonio y comprar una vivienda dignamente, nosotros seguimos pagando a una empresa que adquirió legalmente el predio pero el exdiputado Edgar Torres asegura que es su predio y no va a dejar la construcción, por eso nosotros seguimos aquí en guardia, faltando a compromisos o a nuestros trabajos para resguardar el lugar".


Es el Cártel Inmobiliario: Torres Baltazar

La Silla Rota asimismo consultó al exdiputado Edgar Torres Baltazar quien afirmó ser el dueño legal del predio y aseguró que el conflicto no es con los compradores, sino con la inmobiliaria Jomar y Roju, pues vendió dos veces y eso puede constituir el delito de fraude.

"Hay muchas mentiras que esta gente está diciendo. No es más que el Cártel Inmobiliario, el problema de fondo es ese. Ni modo que dejemos correr una injusticia, hay 178 familias que ya firmaron ante el Invi desde 2007, ellos (los compradores del Fideicomiso 407) tendrán una necesidad pero estas familias lo tienen más", dice.

Entre algunos funcionarios señalados por Torres Baltazar está Raymundo Collins, de quien señaló que cuando estuvo al frente del Instituto de la Vivienda dio facilidades a Jomar y Roju para que dieran de baja su domicilio fiscal y así evadieran las notificaciones del M.A.S. y a su vez una inmobiliaria denominada como Grupo Corintio obtuvo el contrato. Fue así como el exdiputado señala que hubo una doble venta.

"El juicio sigue vivo y lo vamos a ganar y cuando ganemos, esta gente tendrá que darnos el predio y darnos incluso el dinero que deban.

Edgar Torres Baltazar presentó ante La Silla Rota, el contrato de compraventa de 2007, la anotación de embargo, la demanda de amparo, un comprobante de los billetes de depósito y el proyecto de construcción.

Al respecto de las acusaciones por agresión, éste dijo que era mentira:

"Nos acusan de lesiones, qué bueno que me denuncien porque están mintiendo y mentir ante una autoridad amerita una sanción, no lo van a acreditar aunque se golpeen ellos solos, nosotros nunca hemos golpeado a nadie", dijo Torres Baltazar quien agregó que el video de agresiones no está completo y en la edición no se observan a los compradores acompañados de personas armadas que quemaban llantas, La Silla Rota solicitó al exdiputado imágenes o videos que comprobaran lo dicho pero no fueron enviados.

Entonces ¿quién es el dueño?

Cuando un inmueble está registrado ante el Registro Público de la Propiedad, este es el legítimo dueño, por lo que el Fideicomiso 407 al tener este documento, es el dueño.

Sin embargo, para Edgar Torres Baltazar esto representa una doble venta y "una compra de problemas".

fmma