METRÓPOLI

"Es complicado operar, tenemos todo en contra", resienten en Edomex

A 15 días de la reapertura en el Estado de México, restaurantes apenas venden el 20% de su capacidad

  • ISAAC RAMÍREZ
  • 30/07/2020
  • 19:04 hrs
  • Escuchar
"Es complicado operar, tenemos todo en contra", resienten en Edomex
Reapertura de restaurantes en el Estado de México (Cuartoscuro/Archivo)

TOLUCA.- Miguel Ángel García es uno de los propietarios de la Cervecería San Isidro, en la capital del Estado de México, y aunque este lugar pudo reabrir sus puertas hace dos semanas, hasta el momento, las ventas se mantienen por debajo del 20 por ciento, aún con la Nueva Normalidad.

"Ha sido muy complicado poder seguir operando, pues tenemos todo en nuestra contra. Por un lado, solo podemos funcionar con un horario reducido de 11:00 a 22:00 horas y a esa hora a debe estar completamente cerrado si no nos multan, a pesar de que la gente comenzaba a llegar a las 20:00 horas y, por el otro, la gente aún sigue teniendo desconfianza de salir a la calle y regresar a los establecimientos que ya están operando", comenta.

El de Miguel Ángel es uno de los cerca de 56 mil establecimientos dedicados a la venta de alimentos que, desde el pasado 06 de julio, pudieron retornar a sus actividades en el Estado de México, tras casi cuatro meses de permanecer cerrados a causa de la pandemia del covid-19; sin embargo, la crisis para el sector se mantiene aún con la reapertura, pues los clientes no han regresado y aunque lo hicieran, no pueden recibir a más del 30 por ciento de su capacidad permitida.

Sacrifican su capacidad

El empresario señala que, en su caso, este establecimiento tiene una capacidad para albergar hasta cien personas en una noche, pero ahora en su negocio solo puede recibir máximo a 30, pues apenas cuenta con ocho mesas en las que no puede haber más de cuatro clientes, aunque, desde la reapertura, no ha podido ver nuevamente su lugar abarrotado como hasta antes de la pandemia.

"Lo que nos ha ayudado un poco para sacar para los gastos diarios como la renta y el pago de la luz y el agua, es que estamos obligados a vender 50 por ciento de alimentos y 50 por ciento de alcohol; anteriormente, los clientes solo podían venir a beber dos cervezas y se iban, pero con la nueva normalidad, tienen que consumir alimentos preparados y eso nos ha ayudado un poco, si no no podríamos salir adelante", destaca.

Miguel Ángel sabe que la recuperación será lenta, aunque confía que esto ocurra a partir del mes de septiembre, cuando anhela poder tener la capacidad de regresar a la totalidad de su planta laboral, pues en este regreso solo pudo emplear a cuatro de los doce trabajadores que tenía hasta marzo, cuando el covid-19 le obligó a cerrar sus puertas.

Se extinguen negocios

El presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes (Asbar) del Estado de México, Patricio González Suárez, señaló que la reapertura de los negocios no ha redundado en un aumento de las ventas para este sector que ya venía golpeado por la pandemia contingencia sanitaria, pues de los 76 mil negocios de este tipo que existen en la entidad, entre el 10 y 15 por ciento ya no pudieron reabrir, a los que deben sumarse cerca de cuatro mil establecimientos del giro de bares, antros y salones de baile que no volverán, porque, de acuerdo con las proyecciones, para entonces habrán pasado al menos seis meses sin actividad, lo que no representa un negocio para nadie.

"Las ventas están más o menos al 20 por ciento, a pesar de que tenemos la posibilidad de operar al 30 o 40 por ciento, si es que alguno de los negocios tiene un área al aire libre, pero ni siquiera nos hemos visto en la necesidad de rechazar a gente por exceder el límite permitido. Pasan las semanas y no ha llegado la recuperación, por lo que esperamos que este fin de semana, que es quincena, se alienten más personas a salir de su casa", mencionó.

De acuerdo con el líder empresarial, esta lenta recuperación se debe a que el semáforo epidemiológico se mantiene en color naranja y la gente aún tiene miedo de salir de sus domicilios por temor a contagiarse, mientras que, por otro lado, el flujo del efectivo no es el mismo que hasta antes de la pandemia covid-19, lo cual fomenta que la gente no se atreva a ir a estos sitios.

Patricio González explicó que los negocios que han tenido recuperación más rápida de entre todo el gremio, son los de un perfil medio bajo, como las fondas o cocinas económicas, las cuales han comenzado a reunir a clientes ante un regreso paulatino de algunas oficinas o dependencias gubernamentales, aunque aún no están en su capacidad máxima, mientras que los dedicados a la venta de comida rápida no han tenido un impacto mayor incluso en la pandemia, porque no eran negocios en los que se quedaran los clientes.

Covid-19 cede

El director del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades del Estado de México, Víctor Manuel Torres Meza, comentó que la semana epidemiológica número 23 fue la peor para la entidad, cuando se contabilizaron cinco mil 259 nuevos contagios y la cual ocurrió hace dos meses, es decir, a finales del mes de mayo y, desde entonces, se ha comenzado a tener un ascenso gradual que tuvo un repunte a finales de junio, para luego, descender nuevamente.

El funcionario de Salud adelantó que, debido al comportamiento de la pandemia en el Estado de México, el semáforo epidemiológico se mantendrá en color naranja una semana más, aunque la entidad ha tenido mejoras en sus indicadores de ocupación hospitalaria, positividad al Sars-Cov2 y de casos de síndrome de covid-19; no obstante, el de tendencia de casos hospitalizados se mantiene en naranja por los índices que conserva la zona norte.

Afirmó que, hasta ayer, el Estado de México registraba 55 mil 555 casos positivos y seis mil 264 defunciones a causa del virus, de los cuales 83 por ciento de los casos se ubicaron en el Valle de México, mientras que el resto ocurrieron en el Valle de Toluca y las zonas norte y sur del territorio mexiquense; en el caso de los sospechosos, siete de cada 10 eventos se focalizaron en los 59 municipios que forman parte de la Megalópolis.

El experto detalló que 58.5 por ciento de los contagios se atendieron de manera ambulatoria y el 41.5 requirieron de hospitalización, siendo los hombres los más afectados con el virus, especialmente, del grupo de edad de los 45 a los 49 años, seguido del de 40 a 44 años, de 50 a 54 años, así como de 35 a 39 años.

(Sharira Abundez)