METRÓPOLI

Enrique, el conductor más feliz del Metro

Desde temprano, con su sonrisa perfecta contagia de buen humor a los usuarios de la Línea 8

  • ILSE RODRÍGUEZ
  • 13/02/2020
  • 19:12 hrs
  • Escuchar
Enrique, el conductor más feliz del Metro
Enrique Trejo saluda a los usarios del Metro y empieza el día con positividad. (Ilse Rodríguez)

Enrique Trejo es el conductor feliz de la Línea 8 del Metro que va de Constitución de 1917 a Garibaldi. Desde temprano y con su sonrisa perfecta color marfil que va de oreja a oreja trata de contagiar de buen humor a los usuarios de esta línea que utilizan el Metro desde las cinco de la mañana.

Este 14 de febrero no es la excepción. Pues pide a los pasajeros llenar de amor sus corazones con una sonrisa que puede cambiar el día al tener una actitud positiva.

Su historia

Desde hace 33 años el señor Trejo comenzó a trabajar en el Sistema de Transporte Colectivo Metro. En sus inicios era ayudante general en el área de vías hasta que tuvo la oportunidad de tomar el curso para ser conductor y de ahí no soltó la palanca para conducir los trenes.

En un principio estuvo en la Línea 1 que va de Pantitlán a Observatorio, donde trabajó durante 5 años hasta que el 20 de junio de 1994 fue inaugurada la línea 8 y es en la que ha permanecido en los últimos 25 años de su vida. A diario recorre cinco veces los 20.08 kilómetros de la línea, es decir hace 5 viajes de ida y vuelta, y en cada terminal o correspondencia envía mensajes de amor y felicidad a los a los usuarios para tratar de mejorarse su día:

"Su atención por favor. Próxima estación por arribar Chabacano, correspondencias con línea 2 y línea 9. Las personas que vayan a descender, favor de preparar su descenso. Por su atención gracias. Por favor sonría, alegremos nuestro día con una palabra generosa, un abrazo o una sonrisa alegran el día, pero también le pueden cambiar el día a alguien. Estos regalos alegran el corazón de las personas que los reciben, así como de las personas que los dan. Demos muchos regalos. Que tenga ustedes un excelente día".

¿De dónde nació la idea de mandar un mensaje de amor y felicidad?

Enrique narra que un día se dio cuenta que "desde las cinco de la mañana que empieza el servicio, llega la gente y ya llega de malas. Fue ahí donde decidí vocear las correspondencias y desearles un excelente día. La gente reaccionó muy bien"

En una ocasión una compañera se subió a la cabina con él y ella se dio cuenta de que mandaba el mensaje de buen día a los usuarios, entonces le sugirió que dijera unas palabras de felicidad por los altavoces. Trejo se quedó con esa espinita hasta que tiempo después se atrevió a hacerlo.

El conductor afirma que no tiene la facilidad de palabra como un locutor, pero le gusta sonreír y contagiar su buena vibra. Por ello con los mensajes de felicidad que manda por los altavoces de los vagones del Metro, espera hacer un poco más ameno el día de los usuarios a pesar del hartazgo al que se puede llegar por vivir en la caótica y transitada Ciudad de México.

Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas, pues ha habido gente que no le gustan sus mensajes. Sin embargo, él les contesta con una sonrisa para tratar de cambiar a la gente con una buena actitud.

También ha tenido su parte positiva "me ha dejado cosas muy buenas porque hay gente que me da las gracias, llegan personas a estrecharme la mano o abrazarme y eso es lo mejor que puede recibir una persona, ¡yo creo que es lo máximo!, servir".

A pesar de que ha trabajado en los tres turnos, mañana, tarde y noche, el que más le ha gustado es el de la mañana porque es donde abre el Metro y no le cuesta trabajo levantarse a las 3 y media de la mañana para ir a trabajar. Disfruta saber que ya son los últimos años de su vida laboral y además se le pasa más rápido el día.

"Estoy convencido de que cuando te gusta lo que haces, así sean malas las situaciones, de todos modos, la sobrellevas bien. Lo principal y primordial es hacer lo que te gusta, lo vas a hacer bien y va a salir bien", es mensaje que envía Trejo a los jóvenes y a la sociedad en general.

Buenas y malas experiencias en 33 años de servicio

En los casi siete lustros que Enrique Trejo ha trabajado como conductor del Metro, ha tenido diversas experiencias buenas y malas. Las buenas han sido enfrentarse a resolver problemas que se han presentado en las vías.

"En una ocasión se reventó la tubería de red contra incendio y ya no podía avanzar. Se tuvo que maniobrar para aislar el tren a la corriente ya que se estaba haciendo corto. Otro tren le tuvo que dar socorro para jalarlo y es una maniobra difícil. Yo lo tuve que hacer", afirma contento el conductor.

Afortunadamente nunca ha tenido algún aventado en su turno, pero en una ocasión escuchó que algo golpeó el tren. Cuando llegó a la terminal Trejo se enteró que había sido una persona, misma que fue atendida por paramédicos, pero ésta perdió la vida en el hospital. "Supe que esa persona se agachó y lo golpeó el tren. Me puse muy mal, me bajó la presión y hasta me llevaron al servicio médico cuando me enteré"

Desde antes de que salga el sol, el señor Trejo transporta a miles de usuarios que utilizan la Línea 8, misma que atraviesa las alcaldías Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Iztacalco e Iztapalapa.

¿Sabías que...?

El Sistema de Transporte Colectivo (STC) transporta a 5.5 millones de usuarios diariamente. Tiene 226 kilómetros de longitud distribuidos en 12 líneas con 390 trenes en operación.

La estación que tiene mayor afluencia de la Línea 8 es Constitución de 1917, tan sólo de enero a junio del 2019, 200 mil 408 personas pisaron esta terminal.

(José Guaderrama)