METRÓPOLI

En una “revisión de rutina”, policías le robaron 4 mil pesos y un Rolex a Gustavo

Gustavo viajaba en su convertible cuando lo detuvieron, lo bajaron del vehículo e hicieron una revisión de rutina; cuando lo dejaron ir, ya lo había robado

  • ANTONIO NIETO
  • 13/04/2019
  • 13:03 hrs
  • Escuchar
En una “revisión de rutina”, policías le robaron 4 mil pesos y un Rolex a Gustavo
En una “revisión de rutina”, policías le robaron 4 mil pesos y un Rolex a Gustavo (Foto Ilustrativa/tomada de la web)

“Retírese. No intente seguirnos porque estamos armados”, advirtió un policía a Gustavo, luego de una supuesta inspección de rutina.

Eran la madrugada del domingo pasado y sobre Avenida Vasco de Quiroga no había ni un alma. 

Gustavo se quedó quieto dentro de su automóvil convertible. Cuando vio alejarse la camioneta Jeep Patriot de los policías, estiró el brazo para abrir la guantera: su Rólex Oyster Perpetual y 4 mil pesos en efectivo habían sido robados.

Consta en la denuncia AOB/UI-3S/D/1601/04-2019 que los uniformados de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) le marcaron el alto unos metros antes del cruce con Paseo de los Tamarindos, en Santa Fe.

Le dijeron que era una revisión rutinaria, pero al final no lo fue

En marzo del año pasado, Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declararon legal las inspecciones a personas y vehículos, siempre y cuando hubiese la presunción de un delito flagrante o una investigación en curso.

El debate se centró en si esto sería aprovechado por algunos policías para extorsionar o, como fue este caso, presuntamente robar.

Gustavo, CEO de una empresa de consultoría médica, vivió esta situación y denunció este martes ante la Procuraduría capitalina (PGJ-CDMX).

Detalló que eran dos oficiales los que le pidieron descender de su Mazda MX5, luego le revisaron los bolsillos supuestamente en busca de un arma de fuego.

Cuando ocurría eso, otro policía al parecer sustrajo de la guantera el reloj y su billetera, donde llevaba los 4 mil pesos.

Después vino la amenaza.

La PGJ abrió la investigación por robo y abuso de autoridad, delito que es castigado no solo con la remoción del cargo, sino de uno a 9 años de cárcel, conforme al Artículo 215 del Código Penal.

De enero de 2010 a finales de 2018, poco más de 13 mil policías preventivos fueron destituidos des sus cargos por alguna irregularidad en su desempeño.

rgg