METRÓPOLI

En Tezoyuca y Acolman, nueva modalidad de huachicoleo

Durante un operativo, la Fiscalía de Edomex localizó una conexión para extraer combustible de un ducto de Pemex desde una propiedad privada

  • JUAN LÁZARO
  • 20/11/2020
  • 19:00 hrs
  • Escuchar
En Tezoyuca y Acolman, nueva modalidad de huachicoleo
Robo de combustible (Cuartoscuro/Archivo)

TEZOYUCA,.- Por calles de los municipios de Tezoyuca y Acolman salen los camiones cargados de huachicol, principalmente por las noches, ya que se abastecen de las tomas clandestinas que las bandas dedicadas a robar el combustible de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), abren en domicilios particulares.

Apenas el 18 de noviembre, agentes de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) localizaron una toma clandestina de hidrocarburo, dentro de un inmueble en la colonia Ejidos de Tequisistlán, municipio de Tezoyuca.

Los agentes realizaban un operativo por la calle Bosques de Canadá de esa comunidad, cuando vieron un portón abierto y en el lugar había una manguera con una conexión para extraer combustible de manera ilegal de un ducto de Pemex que pasaba cerca de ese domicilio.

EL INCENDIO EN PIPA 

Ocho días antes, en la avenida Ferrocarril, entre calle 3 y 5 del pueblo de San Miguel Totolcingo, municipio de Acolman, se registró el incendio de una pipa al interior de un predio particular.

El fuego alarmó a los vecinos, ya que no era la primera vez que en esa zona se registraban fugas de gas de algún ducto de PEMEX, provocadas por los huachicoleros.

Sin embargo, en esta ocasión el incendio era en el interior de un predio, donde los huachicoleros no pudieron controlar la fuga.

En el lugar ardía una pipa y otras dos ya estaban listas con combustible, pero por la llegada de los Bomberos, Protección Civil y la policía de Acolman, los saqueadores huyeron, dejando las tres pipas que estaban rotuladas con el nombre de Gas y Servicios S.A de C.V.

El fuego fue apagado por los bomberos y se tuvo que reportar la situación a Pemex y a la Fiscalía General de la República (FGR) para que se iniciará una investigación sobre el robo que se hacía de los ductos de la paraestatal.

El terreno y las tres pipas quedaron bajo resguardo de la autoridad federal.

LAS HUELLAS DEL SAQUEO

Mario Alberto, de 55 años de edad, era uno de los choferes que se dedicaban a transportar combustible robados de los ductos de Pemex en Tezoyuca, pero la suerte se le acabó cuando fue detenido por la policía estatal, el pasado 9 de noviembre.

Manejaba un tráiler con dos tanques tipo salchicha en cuyo interior transportaba más de 60 mil litros de diésel.

El hombre circulaba sobre el camino de Tepexpan de la colonia Ejidos de Tequisistlán con un trailer de la marca Kenworth color azul modelo 2020, cuando fue detenido, pero no reveló de qué lugar había extraído el combustible.

En los municipios de Acolman y Tezoyuca es común el robo de gas, gasolina y diésel de los ductos de Pemex, pero nadie denuncia y las autoridades locales tratan de estar al margen, ya que es un riesgo porque las bandas de huachicoleros que operan en la región de Teotihuacán-Texcoco son sumamente peligrosas.

BANDAS VISIBLES "LOS TALIBANES" Y LA DEL "ÁGUILA 1"

Una de estas bandas delicitivas es conocidas como "Los Talibanes" cuyos integrantes se hicieron visible después del asesinato de Benito Peralta Arias, jefe de seguridad del pueblo de San Jerónimo Amanalco, municipio de Texcoco.

Su muerte se debe a que denunció que por esos caminos de San Jerónimo Amanalco pasaban los camiones cargados de huachicol.

El asesinato ocurrió en febrero pasado, luego de que Peralta Arias entregara a las autoridades federales, estatales y municipales, una carta en la que pedía mayor seguridad por el paso de las bandas de huachicoleros por su comunidad.

"Los Talibanes" se sumaron a la búsqueda del jefe de la banda que había secuestrado y asesinado a Benito Peralta.

Ellos lograron capturar Luis Giovanni, uno de los sicarios de los huachicoleros, que dijo que él que ordenó el secuestro de Benito Peralta respondía al nombre el "Águila 1", "El Pelón" o Sinohe"; sin embargo, este jefe de los huachicoleros en la región de Texcoco sigue prófugo, ya que la FGJEM solo capturó a siete integrantes de "Los Talibanes", el pasado 20 de octubre.

Aunque ellos se dedican al huachicol no fueron los que secuestraron a Benito Peralta Arias, pero sí lograron ubicar al autor intelectual  que es el denominado "Águila 1".

SIGUEN SUS OPERACIONES ILÍCITAS 

Las bandas de "Los Talibanes"y del "Águila 1" siguen operando en el robo de combustible en los ductos de Pemex que cruzan por más municipios de Acolman, Tezoyuca, Tepetlaoxtoc, Otumba, entre otros.

LAS FUGAS, CONSTANTE PELIGRO 

Las emergencias por las constantes fugas de gas provocadas por los huachicoleros en los ductos de Pemex mantienen en zozobra a los habitantes de Acolman y Tezoyuca, principalmente, ya que este combustible es el más peligroso por su volatilidad.

Hay ocasiones en que las autoridades municipales han tenido que desalojar hasta 900 personas en Tezoyuca para evitar riesgos mientras que los cuerpos de emergencias lograran cerrar las válvulas de Pemex.

En el año 2014 se registró una fuga en el barrio de San Esteban municipio de Tezoyuca, donde se tuvo que desalojar a más de 200 personas.

Un año antes, en el 2013, se tuvo una evacuación de más de 900 personas por una fuga de gas, cerca al kilómetro 33 de la carretera Texcoco-Lechería, en la colonia Tequesquinahuac, municipio de Tezoyuca.

El desalojo más reciente por fuga de gas provocada por los huachicoleros fue el 23 de agosto del 2019, en la colonia Ejidos de Tequisistlán, municipio de Tezoyuca, donde más de 200 personas tuvieron que salir de sus hogares para evitar una tragedia mayor por la presencia de gas en el ambiente.

Pero ninguna autoridad, ya sea federal o estatal, ha logrado disminuir el robo de combustible en esta zona, cuya nueva modalidad es conectar los ductos a mangueras que son enterradas y llevadas a domicilios particulares.

Los huachicoleros compran predios cerca de los ductos, construyen bardas grandes para no ser vistos y desde ahí cargan sus pipas, principalmente en las noches.

A veces, ni los mismos vecinos se dan cuenta de la existencia de las tomas clandestinas en terrenos particulares de Acolman y Tezoyuca.

Solo se logran detectar por fugas, incendios o casualmente cuando hay operativos policiacos.



(Sharira Abundez)