METRÓPOLI

En riesgo 200 familias de Cuautitlán por saturación en Presa El Ángulo

Las viviendas podrían sufrir una inundación por encontrarse ubicada en una zona federal

  • ISAAC RAMÍREZ
  • 09/07/2020
  • 18:29 hrs
  • Escuchar
En riesgo 200 familias de Cuautitlán por saturación en Presa El Ángulo
En Cuautitlán Izcalli 200 familias se encuentran en riesgo de sufrir inundaciones (Foto:Especial)

CUAUTITLÁN IZCALLI, Edomex.- Desde hace 42 años, doña Hortencia llegó con su familia a la colonia Ejidal San Isidro de Cuautitlán Izcalli, donde vio a sus hijos crecer en la pequeña casa que construyó su esposo y aunque sabe que vive con incertidumbre de que, en algún momento, su vivienda podría sufrir los estragos de una inundación por encontrarse ubicada en una zona federal, afirma que no imagina su vida en otro lugar.

Y es que la historia de doña Hortencia es una de las 200 familias que hace más de cinco décadas llegaron a ocupar parte de este ejido, motivadas por líderes vecinales que les ofrecieron un espacio en esta colonia para construir su patrimonio del que nunca ha podido conseguir sus escrituras.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos que han hecho autoridades municipales por retirarlas de esta zona federal, las familias se oponen a salir de estos terrenos ubicados en la parte baja de la Presa El Ángulo, ubicada en la colonia Plan de Ayala, a pesar de que sus hogares se han inundado de manera considerable en al menos tres ocasiones, ocasionándoles pérdidas incuantificables, y aunque la cortina del vaso regulador presenta algunas grietas que podrían propiciar un colapso de la misma.

"Desde que llegamos, supimos que vivíamos en una zona de alto riesgo, aunque apenas empezó a preocuparnos hace tres años, pero preferimos morir aquí", concluye con la breve plática.

Una historia de inundaciones

La primera alerta que señala Hortencia, ocurrió en agosto de 2017, cuando una intensa lluvia que cayó en la parte alta de Atizapán y Cuautitlán Izcalli provocó que los ríos El Jaral y Chumacero se llenaran rápidamente y desembocaran sus aguas en la presa privada El Ángulo, lo que ocasionó que ésta se saturara y comenzara a escurrir por la Avenida Quetzal hasta dejar bajo el agua a al menos 400 viviendas de Ejidal San Isidro, Ampliación San Isidro y la Unidad Habitacional Niños Héroes, aunque, desde 2011, las autoridades locales habían advertido del riesgo que significaría la caída de una precipitación atípica.

Desde entonces, este cuerpo de agua se convirtió en un objetivo prioritario para los gobiernos estatal y municipal, quienes, primero responsabilizaron a la Inmobiliaria Sanmo S.A. de C.V. de no realizar los desazolves correspondientes a los que estaba obligada e incluso la demandaron penalmente, pero luego, optaron por tomar el control del cauce para realizar las labores y evitar nuevas afectaciones para la población que vive aguas abajo.

El encargado de Despacho de la Dirección General de Operagua, José César Lima Cervantes, asegura que esta presa fundada en 1880 perdió su vocación agrícola desde que se urbanizó esta región en los años setenta, pues los asentamientos irregulares propiciaron que los ríos se comenzaran a perder y el vaso regulador quedara en medio de conjuntos poblacionales que hoy enfrentan un riesgo, ante la poca capacidad de este cuerpo de agua que cada año tiene que ser desfogado de manera controlada, lo que implica que se inunden algunas calles a ras de banqueta. 

Aunque, desde 2017, se tiene registro que los esfuerzos se han visto rebasados y, al menos una vez al año, ha ocurrido un escurrimiento del vaso que deja bajo el agua decenas de hogares, como ocurrió también el 06 de agosto de 2019.

Cambian la ruta del agua

De acuerdo con José César Lima, este año, el Gobierno de Cuautitlán Izcalli se encuentra mejor preparado para afrontar la temporada de lluvias, ya que se han realizado obras de mitigación para evitar que la presa se desborde y genere daños en las viviendas que se encuentran en la parte baja de este municipio.

Indicó que, en los últimos meses, el organismo de agua y la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM) corrigieron el canal de conducción de la margen izquierda de la presa, con la intención de que los ríos que la alimentan escurran hacia la parte poniente y no al sur como sucedía antes, lo que podría generar una mayor capacidad de captación de agua en el vaso y reduciría la fuerza que el líquido pudiera provocar en la cortina.

Señaló que, de enero a mayo de este año, se desazolvaron 36 mil metros cúbicos de residuos en la presa; es decir, cuatro mil más que en 2019, lo que permitió regresarle 20 por ciento más de capacidad a ésta, aunque esto también dependerá de la labor de limpieza del río El Jaral que realice el Gobierno de Atizapán o, de lo contrario, el agua arrastrará basura que provocaría un nuevo taponamiento y derrame en esta zona.

Agregó que también se realizaron modificaciones en los colectores situados en la Unidad Habitacional Niños Héroes y Ampliación Ejidal San Isidro para que las aguas escurran de manera directa y constante hasta la colonia La Presita, para luego, desembocar en el Túnel Emisor Poniente II, lo que evitará encharcamientos en la parte baja, en beneficio de casi 20 mil personas.

A la par, la CAEM inició el reforzamiento e instalación de 10 nuevos muros en la cortina para fortalecerla y evitar que las grietas crezcan y generen el colapso de la misma, a pesar de que las familias no han querido retirarse de esta zona federal y no tienen certeza jurídica sobre su patrimonio.

Piden expropiación

Desde hace poco más de un año, autoridades municipales sostienen reuniones con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para que la dependencia federal expropie esta presa y, bajo el tratado de las aguas nacionales, se haga cargo de ella, pues el mantenimiento y los trabajos que se realizan previo, durante y después de cada temporada de lluvias, corren a cargo del gobierno local y la CAEM, a pesar de pertenecer a un particular.

"Estamos analizando los mecanismos jurídicos para llevar a cabo la expropiación, porque no hemos tenido un avance acerca de si la realizará el gobierno federal o el del Estado de México y en saber de quién fue propiedad originalmente, para que se decida quién debe llevar a cabo las acciones y evitar daños a futuro. En este momento, trabajamos los tres órdenes de gobierno de manera coordinada en los proyectos y estamos preparados ante cualquier eventualidad", afirmó el encargado de la Dirección General de Operagua.

(Sharira Abundez)