METRÓPOLI

En cumpleaños de mamá celebramos, bajamos la guardia y nos dio covid

Nueve personas más se contagiaron por covid-19 luego de reunirse para el festejo

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 29/06/2020
  • 20:13 hrs
  • Escuchar
En cumpleaños de mamá celebramos, bajamos la guardia y nos dio covid
Nueve personas resultaron contagiadas por covid-19 (Foto: Cuartoscuro/Archivo)

Fernando Luna se contagió de la covid-19. No fue el único de su familia. Aunque no tiene la certeza para afirmarlo, el empleado gubernamental está casi seguro que él y nueve personas más se contagiaron luego de celebrar el cumpleaños de su mamá, el 24 de mayo.

"Ahí bajamos la guardia", dice con voz apagada.

Su mamá comenzó a tener malestares y el jueves 28 de mayo fue llevada al Instituto de Nutrición, reconvertido en hospital covid.

"Enseguida nos atendieron. Estuvimos ahí, fue una excelente atención, nos checaron, determinaron que solo mi mamá se iba a quedar internada. A mi cuñado le dijeron dos días antes que tenía covid".



También les preguntaron por el resto de la familia y cuando compartieron que otras 9 personas estaban con síntomas, los que habían ido al festejo, les dijeron que era un contagio grupal.

"Si bien no tan agresivo, nos dijeron que todos estábamos contagiados, que teníamos el cuadro de la covid. De los más vulnerables era yo por diabético, mi papá por hipertenso, y mi mamá no tiene enfermedad crónica pero tenía anemia y las defensas se hallaban muy bajas".

ESCUCHABA VOCES

Fernando describe parte de los malestares que comenzó a sentir, los cuales incluyeron desde perder el olfato y el gusto hasta escuchar voces que le susurraban.

Relata que antes de saber que tenía la covid comenzó a tener tos y síntomas de gripa aunque sin flujo de moco.  Le dolía la cabeza, empezó a perder el sentido del gusto y el olfato y solo quería dormir y dormir.

Pero ya que él y el resto de sus familiares supieron lo que tenían y que los mandaron de cuarentena, su cuadro de síntomas comenzó a empeorar.

"A todos nos dio calentura, muchos escalofríos, yo cuatro o cinco veces debía quitarme la playera porque sudaba bastante. Tomamos un tratamiento antiviral, el que le dan a gente con VIH  porque refuerza y parece que eso nos ayudó bastante. Nos lo recomendó un internista y también tomamos vitamina C y mucha agua y nos decía el doctor que teníamos que estar tranquilos".

Pero para Fernando el bicho, como llama al coronavirus, también le significó tener pensamientos tortuosos en los que temía lo peor; ideaciones que debió combatir y eso le ayudó a salir adelante.

"Estuve tres días acostado, ya no quería comer, me daba asco la comida, el gusto se me fue. No sabía si lo que probaba era salado o dulce. Me la pasaba como lechuza, pensando tonterías, como que me iba a morir. De repente sentía como que alguien me hablaba, que debía hacer cosas para estar en paz conmigo, que me preguntaba cómo quedaría mi familia. Luego sentía que alguien me hablaba y que me susurraba al oído.

´TÚ NO ERES ASÍ´

Fernando considera que su deber es compartir cómo vivió la enfermedad y por ello no tiene reparos en describir esos días. Recuerda que en un momento entró en pánico. Pero su esposa notó su estado de ánimo y le pidió no derrumbarse.

"Me dijo ´tú no eres así".

No fue fácil. Incluso veía su vida en perspectiva, como si hasta ahí hubiera llegado. Pensó en las luchas sociales en las que había participado y se planteó que no había logrado nada y eso le causó pesar. Pero también fue su fondo.

"Te reencuentras, por eso dije vamos a echarle ganas, te cambia tu sentido de humor y tu sentido de sobrevivencia, le echa uno ganas de diferente forma".

No fue el único en casa que tuvo esos pensamientos reiterativos y sombríos.

"Mi papá tuvo los mismos síntomas y le daba pensar en el agua, en que se iba a acabar y que debíamos acumularla".

LA TOS

Físicamente lo más complicado para él fue la pertinaz tos y acudió con otro médico que le prescribió 15 inyecciones antivirales y se le empezó a quitar.

"Me daba demasiada tos. Me saqué placas de pulmones y los doctores vieron que estaban invadidos de mucosidad por el virus".

Fer, como le dicen, compartió el reporte radiológico con La Silla Rota, el cual dice "pleuropulmonar con la presencia de franco componente neumónico bilateral de predominio derecho sugestivo de patología covid 19".

Gracias a las inyecciones comenzó a sentirse "alivianado" y a recuperar el sentido del gusto aunque fue de manera abrupta. "Sentí al revés, la comida muy salada y muy dulce pero empecé a comer y a dormir mejor. Ya estaba más tranquilo".

Notó otros cambios. En sus peores días recuerda que se asomaba a la ventana y todo le parecía gris, pero un día eso cambió y lo que vio le pareció tan hermoso: atestiguar los primeros rayos del sol matinal.

"Estoy vivo y comenzaron a cambiarme los síntomas de sentirme mal. Le echamos ganas".

GASTOS

Aunque no les hicieron prueba más que a los contagiados más graves como fueron su mamá, su papá y su cuñado, los demás tenían síntomas y los doctores determinaron que era un contagio grupal, y les pidieron que se las tienen que hacer, para lo cual sólo esperarán a recuperarse económicamente. Ya que de los 10 que se contagiaron en promedio se gastaron 4 mil pesos por cada uno por las medicinas.

"Ya que económicamente nos repongamos, nos las haremos todos", concluye.

(Sharira Abundez)