METRÓPOLI

Empresarios en Edomex advierten: un nuevo confinamiento sería mortal

Empresarios de Edomex coinciden en que la economía no se ha recuperado aún de la primera ola de contagios covid y de sus efectos financieros

  • ISAAC RAMÍREZ
  • 26/10/2020
  • 19:30 hrs
  • Escuchar
Empresarios en Edomex advierten: un nuevo confinamiento sería mortal
Cierre de negocios Edomex (Especial)

HUIXQUILUCAN.- Empresarios del Estado de México consideraron que un probable retorno al semáforo epidemiológico en color rojo, por el nuevo aumento de casos de la covid-19, sería mortal para miles de empresas asentadas en el territorio mexiquense, pues los efectos económicos adversos que traería consigo el cierre de los negocios o establecimientos, impedirían que los inversionistas puedan seguir manteniendo la operación de éstos y la nómina de sus empleados.

Por separado, los presidentes del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem), de la Unión Industrial del Estado de México (Unidem) y de la Asociación de Bares y Restaurantes (Asbar), Gilberto Sauza Martínez, Francisco Cuevas Dobarganes y Patricio González Suárez, respectivamente, coincidieron en que este nuevo cierre de algunas actividades podría ser “terrible” para los distintos sectores, pues la economía no se ha recuperado aún de la primera ola de contagios y los efectos financieros de ésta, y los cuales se agravarían si se decreta el cambio, pues se afectaría el consumo de la época decembrina, considerada la más importante del año.

Gilberto Sauza señaló que, de acuerdo con las estimaciones hechas por algunas instituciones financieras, México cerrará el año con un decrecimiento anual de entre 9.2 y 13 por ciento, lo que ha provocado la pérdida de más de dos millones de empleos de manera permanente, lo que coloca a este trimestre como uno de los peores cierres de año en décadas, por lo que, de no atenderse a tiempo la emergencia sanitaria, las previsiones podrían ser peores.

“Las condiciones para el fin de año en el sector laboral se prevén como complicadas, donde la mayor parte de las unidades económicas tendrán que hacer esfuerzos extraordinarios para el pago de aguinaldos, muchos de ellos, haciendo la venta de activos de sus empresas con el fin de cumplir la ley. El tema no es ser catastrófico, pero si se deben de tomar medidas de mayor impacto que no alarguen más las condiciones de confinamiento”, aseveró.

DEPENDENCIA DE LA INFORMALIDAD, COMPLICARÍA UN NUEVO CIERRE

Aunque consideró que un eventual regreso al semáforo epidemiológico en color rojo, no sería tan drástico como cuando llegó la pandemia de la covid-19 en México y como el que está ocurriendo en Europa, el presidente de la Unidem, Francisco Cuevas Dorbarganes, aseveró que la dependencia que tiene el país de las actividades no formales no permitiría un cierre total de la actividad económica, por lo que aseveró que las autoridades de los tres niveles de gobierno y la población están a tiempo de implementar y retomar medidas que permitan evitar un nuevo crecimiento de la enfermedad.

Indicó que, aunque en el ramo industrial son pocas las empresas que se han visto afectadas por la contingencia, debido a que su producción es considerada como esencial, existen otros sectores como el de servicios que han tenido pérdidas cercanas al 80 por ciento, por lo que difícilmente podrían soportar un nuevo cierre, pues incluso en la primera ola de contagios, ya se registró la desaparición de entre el 10 y el 20 por ciento de los giros que se dedican a estas actividades, como es el caso de los gimnasios, restaurantes, bares, escuelas privadas, zapaterías y salones de fiestas, entre otros.

Francisco Cuevas señaló que el riesgo se debe a que, en varias partes del país, se han relajado las medidas sanitarias y de contención del virus, pues la gente ha comenzado a concentrarse nuevamente en lugares específicos, por lo que pidió que, en lugar de que se haga un cierre total de las actividades, el Gobierno del Estado de México apueste por un esquema similar al implementado en la Ciudad de México, mediante la realización de un mapeo de colonias con alto riesgo de contagio y alta concentración de casos, para que ahí se focalicen las medidas de contención, lo que evitará que se afecte la economía de manera generalizada.

PIDEN RESTRICCIONES AL SECTOR INFORMAL

Por su parte, Sauza Martínez pidió al gobierno estatal implementar medidas para contener al comercio informal, pues éste ha tenido un crecimiento exponencial con la Nueva Normalidad, ante la pérdida de empleos, lo que no solo representa una competencia desleal para el sector formal, sino que “se ha convertido en una bomba de tiempo en materia de contagios”, ante la falta de cumplimiento de las medidas sanitarias.

“Desde la iniciativa privada se han hecho esfuerzos extraordinarios por mantener la salud y el cuidado de los colaboradores, así como sus fuentes de ingreso; sin embargo, durante las últimas semanas se ha visto un relajamiento consistente en la aplicación de las mismas y es sólo el sector formal quien ha mantenido las disposiciones oficiales”, destacó.

Ante ello, pidió que exista piso parejo entre ambos sectores, para que todos cumplan y que no solo se verifique a las industrias que se han visto afectadas por algunos abusos de servidores públicos, sino que las inspecciones del cumplimiento de las medidas sanitarias, se den por igual.

 

El presidente de la Asbar, Patricio González Suárez, mencionó que el primer confinamiento ocasionó el cierre de entre 15 y 20 por ciento de las 76 mil unidades económicas dedicadas al giro de alimentos y bebidas, lo que generó una pérdida cercana de 50 mil empleos, por lo que un nuevo cierre incrementaría el número de negocios o establecimientos que tendrían que cerrar sus puertas ante la incapacidad de susbsistir.

Señaló que, hasta ahora, el sector de restaurantes registra un aforo de apenas el 30 por ciento en sus negocios y, de decretarse un nuevo cierre, se ocasionaría una nueva disminución de entre 10 y 15 por ciento, lo que impediría a los dueños sacar los gastos de operación, por lo que no les quedaría más que optar por el cierre total del mismo.

Aunque desestimó que las autoridades mexicanas decreten un nuevo confinamiento total como en el mes de abril y mayo, destacó que es momento de la unidad y la solidaridad de todos los mexicanos para que no se disminuya la aplicación de las medidas y, por el contrario, éstas se intensifiquen para reducir el riesgo de nuevos contagios y las empresas no se vean en riesgo de desaparecer.


(Sharira Abundez)