METRÓPOLI

El misterioso "lavador" de El Chapo, asesinado en Coyoacán

Roberto mantenía un perfil bajo, como un hombre de familia y el emprendedor de una compañía que iba distribuir marihuana con fines medicinales

  • ANTONIO NIETO
  • 11/07/2019
  • 19:13 hrs
  • Escuchar
El misterioso lavador de El Chapo, asesinado en Coyoacán

Roberto era un hombre discreto. Pese a que viajaba con mucha frecuencia a Nueva York o Chicago, conducía una camioneta de modelo reciente y era dueño de una empresa, el hombre de 41 años de edad solía pasar desapercibido, tan es así que solo unos cuántos sabían quién era en realidad.

La primera semana de junio pasado fue detenido por la Drug Enforcement Administration (DEA) y estuvo preso dos días en el mismo centro correccional donde está Joaquín "El Chapo" Guzmán. Era la otra cara de Roberto.

Durante casi una década, trabajó en la Casa de Cambio Puebla, bajo la dirección de Pedro Alfonso Alatorre Damy "El Piri" un alto ejecutivo que en 2012 fue extraditado a Estados Unidos por lavar dinero del cártel de Sinaloa y el cártel del Valle del Norte, de Colombia.

Pero las autoridades federales fallaron al acusar a más de una decena de empleados de Casa de Cambio Puebla, incluyendo a Roberto; algunos fueron procesados pero al final obtuvieron su libertad. 

"El Piri" se volvió testigo colaborador de Estados Unidos y vive a todo lujo en Miami, acorde con medio de comunicación nacionales y extranjeros.

Hasta el día de su asesinato, Roberto mantuvo un perfil bajo, como un emprendedor y hombre de familia. Apenas este mes iba a materializarse el acta constitutiva de su nueva compañía, dedicada a distribuir marihuana con fines medicinales.

EL CRIMEN

Las oscuras calles de la colonia Adolfo Ruiz Cortines, en Coyoacán, resplandecieron siete veces. 

Eran fogonazos de una pistola calibre .9mm. Después se oyó el rechinar de unas llantas y el motor de una motocicleta de pista forzarse al tope.

Sobre la calle quedó tendido el cuerpo de un hombre delgado, de baja estatura, bigote ralo y lentes, cuyo rostro se deformó por los dos tiros que recibió a quemarropa.

Con base en el expediente FCY/COY-4/UI-1C/D/1142/07-2019, se trataba de Roberto "N", un empresario capitalino que estaba por entrar a su casa donde vivía con su esposa e hijas.

Era la noche del 1 de julio pasado y los vecinos salieron de sus casas a auxiliar a quien identifican como una persona tranquila que jamás tuvo problemas con nadie.

Hubo gritos de dolor, llanto y abrazos, la familia de la víctima no podía creer que Roberto estuviese tendido entre casquillos percutidos.

Las investigaciones comenzaron y se supo que el homicida era un hombre robusto, de estatura media y que llevaba puesto un casco blanco con negro, apodado "El Hulk".

Este sospechoso es viejo conocido de las autoridades: ha estado preso y se le ha vinculado al tráfico de drogas a Estados Unidos, principalmente a Chicago.

Su historia, consta en informes de la Fiscalía General de la República parecería sacada del guión de Scarface: un tipo ambicioso que empezó en el mundo del hampa desde abajo y que subió como la espuma hasta volverse rico, pero la sombra de la tragedia lo cubrió a él y a su familia cuando se enfermó gravemente.

Todo lo perdió, el dinero, los coches lujosos, los contactos. Aunque salvó la vida, "El Hulk" dependía a últimas fechas de transacciones pequeñas en comparación con sus viejos buenos tiempos, pues ahora comerciaba no más de 20 kilos de cocaína.

fmma