METRÓPOLI

"El miedo estaba, también el compromiso": fotoperiodistas de Edomex ante la pandemia

Lo mismo han llegado a manifestaciones que a hospitales y funerarias, les ha tocado abrir el obturador para capturar la muerte y la lucha por la vida

  • FERNANDA GARCÍA
  • 27/07/2021
  • 19:00 hrs
  • Escuchar
El miedo estaba, también el compromiso: fotoperiodistas de Edomex ante la pandemia
(Foto: Especial)

A las 6:30 de la mañana suena el despertador de Ramsés Mercado. A pocos kilómetros de su casa, también se levanta Jesús Mejía. Ambos son fotoperiodistas del Valle de Toluca y han estado retratando los estragos de la pandemia de covid-19 desde marzo del año pasado, cuando se decretó la Jornada Nacional de Sana Distancia.

“Algunos compañeros pudieron guardarse en casa, trabajar a distancia; nosotros no podemos, como fotógrafos hay que estar en el lugar”, coincidieron ambos.

Todos los días, por más de ocho horas, recorren las calles de los municipios de esta zona del Estado de México, lo han hecho con miedo, lo mismo han llegado a manifestaciones que a hospitales y funerarias, les ha tocado abrir el obturador para capturar la muerte y la lucha por la vida.

“EL MIEDO ESTABA, TAMBIÉN EL COMPROMISO”: RAMSÉS MERCADO

Tan pronto como sale de bañarse, Ramsés recoge su larga cabellera, se pone una chamarra y carga con su cámara, sus lentes, batería para el celular, un rompevientos pues en Toluca nunca se sabe si lloverá, y pisa la calle con doble cubrebocas.

“Lo primero que pensé en mi familia, pensé en la labor que hago y que hacemos todos los que estamos en el negocio de difundir la información. Es bien difícil asimilar la muerte, pensar en ella y el golpe fue para todos con la covid-19. Me acuerdo que veíamos la pandemia lejos a principios de año, después un amigo me confirmó el primer caso en el hospital 220 del IMSS de aquí de Toluca, tres días después lo confirmaba el entonces secretario del Salud estatal, Gabriel O’shea Cuevas”.

Sus hábitos han cambiado, evita salir a lugares aglomerados por gusto, sabe del riesgo y prefiere aminorarlo, no así si se trata de una manifestación, un accidente o cubrir la labor de la Cruz Roja delegación Edomex en las zonas anegadas de Tabasco como en noviembre del año pasado.

“Tienes que seguirle, no puedes pararte y encerrarte en tu cuarto, como muchos, nosotros tenemos que cumplir otro papel, informar sobre lo que está pasando, documentar; al principio eran las calles vacías, la escasez de cubrebocas, después nos tocaron los hospitales”.

“ES BAJO NUESTRO PROPIO RIESGO”: JESÚS MEJÍA

Siempre distinguido por su forma de vestir, pues la camisa y el saco no le fallan pese a las jornadas en las que lo mismo puede fotografiar al gobernador del estado, a un diputado que una inundación o un accidente, Jesús Mejía fue de los primeros en entrar a las áreas covid de los hospitales. El traje tyveck se convirtió en una herramienta que jamás pensó tendría que estar entre sus insumos.

“Aún recuerdo esas coberturas y todavía me da miedo, no había una luz en el camino, si así lo podemos llamar. Había mucha incertidumbre en cuanto a lo que estaba pasando, no sabíamos la magnitud de la pandemia. Hace un año, cuando se vino el confinamiento, se vino algo completamente diferente para nosotros, no me hubiera imaginado todo lo que iba pasar”.

Recuerda para La Silla Rota que en todas las visitas que ha hecho a hospitales se le recuerda que no es sólo portar el equipo de bioprotección completo, sino que cada que decide entrar, es bajo su propio riesgo. Esa frase se marcó para él, hoy sabe que el miedo no se ha ido pero que le ayuda a no bajar la guardia. 

“Ya adentro de los hospitales veías al personal utilizando sus equipos, ya te explicaban el riesgo de poderte contagiar por no realizar bien el retiro del traje. Era miedo de saber que incluso por eso te podías contagiar como les pasó a miles de médicos de primera línea covid. Me siento aún con el miedo de contagiar a mi familia, como a todos, nada más me daban la bendición y lo entendieron. Pesa más la pasión por informar porque éramos de los que estábamos viviendo lo que pasaba, tenemos la responsabilidad de compartirle a la gente lo que en realidad sucede”.

El joven fotógrafo recuerda cada sonido, la sensación de 50 grados centígrados con el traje, el protocolo.

El paso de la pandemia, los llamados a deshoras, el estrés a lo largo de la pandemia han pasado factura para ambos fotoperiodistas, las ojeras dan cuenta de ello, pero ninguno está dispuesto a dejar de retratar el día a día. Tanto para Jesús como para Ramsés, la información es vital en épocas de desasosiego, de pánico colectivo y desinformación al alcance de un click, porque sí, saben que una imagen vale más que mil palabras.

¿SECTOR ESENCIAL?

Con el arranque de la Jornada de Sana Distancia el 20 de marzo del 2020, el gremio periodístico fue marcado como sector esencial en el Estado de México, a la par de de médicos, personal de Enfermería, servicios de urgencias, entro otros. Podían salir a trabajar e incluso cuando se multaba al resto de la población por usar el auto para viajes no esenciales. Pese a ello, no fueron considerados para una jornada de inmunización más allá de por edad.

Ramsés Mercado pudo vacunarse con la rusa Sputnik V apenas este lunes, a sus 32 años de edad, es el primer destello de esperanza que percibe en 18 meses. Jesús Mejía, por ser de los más jóvenes, con apenas 28 años, aún no ha podido acceder a la inmunización.


“Creo que se les olvidó que nosotros tampoco paramos, que nunca dejamos de ponernos en riesgo, que mientras millones estaban tratando de huir de los sitios de contagio, nosotros justamente tenemos que estar ahí. Debimos ser vacunados antes pero bueno, poco a poco la mayoría ya tiene al menos una dosis y eso nos da tranquilidad para seguir trabajando en las calles, en donde se requiera, en medio de esta tercera oleada de contagios”.

COVID ENTRE REPORTEROS

En México, de acuerdo con Press Emblema Campaing (EPC), 115 reporteros y reporteros gráficos han muerto a causa de la COVID-19, lo que coloca al país en el cuarto lugar a nivel nacional con más bajas en el gremio periodístico por la pandemia. Del total, al menos nueve eran del Valle de Toluca. Entre las víctimas de la enfermedad se encuentran Fabiola Bueno, Jesús Ruiz-Morán, Adriana Tavira, Francisco Cruz, Miguel Morales.

Muchos de los reporteros y fotógrafos, han tenido que costear sus equipos de bioprotección, esto pese a que en mayo del 2020 la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México emitió la recomendación General 1/2020 que marca que las empresas debían proporcionar lo necesario para evitar los contagios.

“Supone (para los medios de comunicación) una obligación prioritaria proporcionarles (a los profesionales de la información, en especial aquellos que realizan cobertura en los lugares donde se suscita la noticia) las medidas y los insumos necesarios para la realización de su labor”, señala el documento.

Por la pandemia, trastornos mentales como ansiedad y depresión se han presentado en los miembros del gremio periodístico, pese a ello, han continuado con su labor, la mayoría seis días a la semana.

Pero los estragos de la pandemia van más allá de las bajas, los contagios y el estrés, pues cientos de profesionales de la información se quedaron sin trabajo o sus sueldos fueron recortados. Es por ello que en mayo, el Colectivo de Fotografía Mexiquense (COFOME) decidió organizar la rifa de una imagen exclusiva y autografiada por los jugadores del Club Deportivo Toluca. Lo recaudado fue distribuido para ayudar a los deudos y a quienes se han quedado con ingresos al mínimo.


(SAB)