El fantasma de la bancarrota ronda a hoteles y restaurantes

El fantasma de la bancarrota ronda a hoteles y restaurantes

En CDMX y Edomex las pérdidas son de más de 300 mil pesos por la contingencia sanitaria

METRÓPOLI
  • ISAAC RAMÍREZ Y MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 17/06/2020
  • 08:10 p.m. hrs
  • Escuchar

Hoteles, restaurantes y comercios de la Ciudad de México sufren los estragos económicos que ha dejado la pandemia de covid-19, con pérdidas de más de 153 mil millones de pesos y 200 mil de personas que perdieron sus empleos, además del riesgo de que por lo menos 35 por ciento de las micro y pequeñas empresas capitalinas no soporten los estragos de la inactividad y la falta de apoyos, y desaparezcan, informó Nathan Poplawsky, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canaco CDMX), en entrevista con La Silla Rota. 

En tanto, en el Estado de México, el presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes (ASBAR), Patricio González Suárez, informó que durante la contingencia sanitaria del covid-19, el sector que representa ha perdido alrededor de 150 mil millones de pesos; es decir, que cada día en que se mantiene el semáforo epidemiológico en color rojo, este gremio pierde aproximadamente 150 millones de pesos, lo que ha propiciará que entre el 15 o 20 por ciento de los negocios que existían hasta antes de la pandemia, no vuelvan a abrir sus puertas.

Poplawsky, de la Canaco CDMX, asegura que entre el 23 de marzo y el 12 de junio sus socios han registrado caídas en sus ingresos del 81 por ciento, comparado con el mismo periodo del año pasado.

Además, el número de desempleados causados por la crisis es de 200 mil personas.

“Sí requerimos que nos apoyen. Para generar empleos necesitamos inversión porque si no el tiempo para recuperarnos va a ser mucho”.

A su vez, Patricio González Suárez indicó que en el territorio mexiquense existen 76 mil unidades económicas dedicadas a la venta de alimentos y bebidas, de las cuales solo 30 mil han podido mantener sus puertas abiertas para ofertar sus productos bajo las modalidades para llevar y a domicilio, mientras que el resto han bajado completamente sus cortinas por más de tres meses por tratarse de antros, bares o cervecerías, los cuales  no son  considerados como esenciales; o bien, porque no les ha parecido costeable permanecer abiertos.

LA CRISIS EN CDMX

Pero dos de los sectores que más han sufrido son el restaurantero y el hotelero. En el primero la caída de ingresos es del 90 por ciento y en el hotelero de 80 por ciento, afirmó el dirigente.

La Silla Rota reportó la semana pasada que el afamado Salón Luz, ubicado en las calles de Gante y Venustiano Carranza, para sobrevivir se mudará del lugar donde ha estado durante 40 años, pero en cuya esquina ya no le es costeable permanecer por el alto costo de la renta.

Otro reputado restaurante que se verá obligado a cerrar sus puertas es el Sir Winston Churchill, en Polanco, que se ha visto obligado incluso a rematar muebles de colección, de acuerdo con diversos reportes periodísticos. 

En los 45 mil restaurantes de la capital la situación no es distinta. De acuerdo con el dirigente de la Canaco CDMX, en los restaurantes el desplome de las ventas es de 90 por ciento, pero las fondas y los restaurantes pequeños, los de comidas corridas son los que más lo han resentido.

“Los más afectados son los pequeños restaurantes y cafeterías, y han debido despedir a sus empleados; por ser pequeños, estos negocios generan muchos empleos pero son muy vulnerables para mantener a su plantilla laboral. No hay capital de trabajo detrás suyo y el impacto es muy fuerte”.

TURISMO HUNDIDO

El sector económico que más resiente la crisis, como en casi todo el mundo y en México, el turístico, dijo Poplawsky.

“Le está pegando durísimo a la economía de la Ciudad de México, calculamos una caída del 80 por ciento y afectará al PIB en un 5 por ciento. Tú sabes que el turismo aporta cerca del 9 por ciento”, dijo Poplawsky a La Silla Rota.

En la ciudad de México un millón 200 mil personas dependen del turismo, son empleados de hoteles, aerolíneas, agencias de viaje o como guías turísticos. “Están sufriendo una situación muy grave”.

La caída de la ocupación hotelera ha sido de 90por ciento, aseguró.

LOS HOTELES SOBREVIVEN

En el Centro Histórico los hoteleros también han resentido el cierre.

Carlos, un colaborador de uno de los hoteles que da de frente al Zócalo capitalino, compartió a la Silla Rota que aunque hay negocios que ya comenzaron a reabrir, no es el caso de los hoteles, que en el Centro Histórico son 54, y 30 son de cadenas reconocidas. “Hay que esperar cerrado, pagando sueldos y toda la cosa”, expresó, fastidiado.

Indicó que el gobierno de la Ciudad de México abrió una sección en la página de la Autoridad del Centro Histórico para que los negocios vendan sus productos. Eso benefició a algunos. Pero él, como hotelero, no puede vender ahí.

“Yo rento cuartos, ni modo que venda cuartos”, dijo sarcástico.

Calos añadió que la reapertura dependerá de que cambie el semáforo rojo para dar paso al naranja. 

Cuestionado sobre si ha habido apoyos, escueto, dice que están en proceso.           

Previó que cuando se ponga el semáforo naranja vendrán otros tres meses de supervivencia y luego de organización de su futuro “y empezaremos a pensar en el otro año”.

El Gobierno de la Ciudad de México anunció que si el semáforo de la pandemia pasa de rojo a naranja, el próximo 24 de junio podrán reabrir hoteles al 30por ciento de su capacidad y los restaurantes al 40por ciento. El Centro Histórico en su conjunto podría reanudar actividades el día 23 de junio. 

NEGOCIOS PEQUEÑOS EN RIESGO

También los giros no esenciales como de venta de ropa y zapatos han sufrido los estragos del cierre causado por la pandemia.

“Han visto bajar su consumo de manera dramática, la mayoría por arriba de 93 por ciento y los más pequeñitos están en grave riesgo de no abrir de nuevo”.

El sector logístico, de transporte y almacenamiento también ha sufrido pérdidas al bajar el nivel de dinamismo económico y de trabajo.

“La caída desafortunadamente es muy pareja en las mipymes y aportan alrededor de 8 de cada 10 empleos y la mitad del PIB, y sin apoyos gubernamentales que requerimos no podemos recuperar el empleo”.

PIDEN APOYOS

Para afrontar la crisis económica los comercios capitalinos requieren apoyos, indicó Poplawsky. Aseguró que han tenido comunicación con autoridades del gobierno capitalino.

Basado en una encuesta realizada entre sus socios, los apoyos más requeridos son prórrogas en el pago de obligaciones fiscales, diferir pagos de seguridad social y simplificación administrativa.

“Esto es algo muy importante para mantener un negocio abierto, en donde si cumples 5 o 6 puntos importantes ya se te permita trabajar y recuperarte”.

También los socios de la Canaco CDMX piden tregua en visitas de inspección, ya que los dueños de los negocios quieren abrir y trabajar y no estar sujetos a dichas visitas que a veces van acompañadas de corrupción y extorsión. Otro apoyo solicitado es el fortalecimiento de pagos de crédito.

“La mayoría de las empresas, sobre todo mipymes, el poco dinero que tenían lo usaron para pagar renta o a sus empleados, luz, la prórroga de permisos o trámites. Ahora necesitan créditos blandos, piden prórroga este año para que los permisos sean vigentes y en estas visitas no se les moleste por ese hecho”.

Además solicitan que se fomente el empleo de productos hechos en México.

VEN POSIBLE RECUPERACIÓN

José Manuel López Campos, de la Confederación Nacional de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco  Servytur), dijo que en la capital se ha resentido la crisis, pero confió en que su nivel de recuperación será sensiblemente mayor porque es donde se encuentran los grandes corporativos y los grandes negocios.

“Habría que pensar en afectaciones a poblaciones con menos recursos y menos unidades productivas”.

También consideró importante la coordinación para aplicar protocolos entre los estados y Federación.

“Actualmente no existe y eso hace más complicada la recuperación de las empresas. Pide homologarlos y cuando el semáforo cambie para una recuperación más rápida ayudará la coordinación y cámaras industriales”.

La Silla Rota pidió la postura a la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México sobre las afectaciones económicas a negocios, pero la respuesta de comunicación social fue que no había datos al respecto y que la jefa de Gobierno anunciaría "en su momento" los apoyos.

CASO EDOMEX

En entrevista con La Silla Rota, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en el Valle de México, Marco Lambarri, aseveró que el sector está enfrentando una situación muy complicada y sin precedentes, que ha dejado a cerca de 300 mil familias sin su fuente de ingresos en todo el país, aunque esta cifra podría ser hasta siete veces mayor si no se reactiva a la brevedad la economía y si se toma en cuenta a quienes trabajan en la informalidad.

Mencionó que esta crisis afectará especialmente a las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) del sector, que representan el 96 por ciento de este tipo de establecimientos, entre las que se estima que hasta el 20 por ciento no regrese después de la Fase 3, aunque el cuatro por ciento restante, conformado por las grandes cadenas restauranteras, también regresará muy afectado.

"Es bien sabido que el Estado de México es una de las entidades más grandes y estamos enfrentando esta realidad en esa misma magnitud, pues estimamos que entre el 20 o 30 por ciento de los negocios de este tipo que existen en el país, están asentados en el territorio mexiquense", destacó.

VAN POR NUEVA NORMALIDAD

Marco Lambarri explicó que el gremio ha trabajado desde hace dos meses en la implementación de los protocolos contemplados en la nueva normalidad, entre los que se incluye la separación de las mesas en los restaurantes para respetar la sana distancia y no rebasar la capacidad permitida en cada fase, así como la adquisición de termómetros para medir la temperatura a los comensales, cubrebocas y dispensadores de gel antibacterial, al tiempo en que se han creado menús desechables o digitales, con el fin de que los clientes se sientan seguros al interior de los establecimientos.

"Estamos trabajando con los gobiernos estatales y municipales para que se acelere la apertura de los negocios; nosotros estamos haciendo también nuestro propio protocolo para transitar más rápido a este proceso. Sabemos que no será de la noche a la mañana, pero estamos negociando que el aforo que se permita sea al 40 por ciento", resaltó.

El presidente de la Canirac en el Valle de México agregó que también han solicitado a las autoridades que se incrementen los tiempos para cumplir con la tramitología, especialmente, para la renovación del Dictamen Único de Factibilidad (DUF) y las licencias de funcionamiento, y que las visitas de inspección y/o verificación se realicen conforme a derecho.

NUEVAS PÉRDIDAS

El sector restaurantero del Estado de México estimó que, para el Día del Padre, apenas venderán el 10 por ciento de las ganancias que obtuvieron en esta misma celebración durante el 2019. En la Ciudad de México, la Jefatura de Gobierno está pidiendo a empresarios que esa fecha se posponga para agosto. 

"El año pasado, en esa fecha, se registró una derrama económica de más de 3 mil millones de pesos en el estado, de los cuales 700 millones fueron en alimentos y bebidas. A diferencia de los años anteriores, no podremos recibir a las familias como se merecen, pues solo ofertaremos comida para llevar y a domicilio, pero estamos ofreciendo paquetes muy atractivos y a precios que van de los 100 a los 900 pesos", subrayó.

fmma