METRÓPOLI

El bar Cíngaro, entre clausuras, cateos y la Unión Insurgentes

El Cíngaro es un bar con oscuro pasado: en 2013 fue cateado por la Procuraduría capitalina, pues había sospechas desde allí operaban miembros de la Unión Insurgentes

  • ANTONIO NIETO
  • 14/10/2019
  • 20:40 hrs
  • Escuchar
El bar Cíngaro, entre clausuras, cateos y la Unión Insurgentes

Eran las 16:20 horas del domingo y el bar Cíngaro tenía apenas un par de horas de haber cerrado.

Su encargado desde hace casi una década y esposo de la propietaria, Rafael Esquerra Burgos, se encontraba alistándose para salir del lugar cuando un hombre y una mujer entraron y le dispararon, consta en la carpeta FCH/CUH-2/UI-1C/D/00351/10-19.

El Cíngaro es un bar con oscuro pasado: en 2013 fue cateado por la Procuraduría capitalina, pues había sospechas desde allí operaban miembros de la Unión Insurgentes, grupo delictivo responsable de raptar y asesinar a 13 jóvenes sacados del bar Heaven, el 26 de mayo de 2013.

Los sicarios que mataron ayer a su encargado, Rafael Esquerra Burgos salieron tranquilamente del 185 de la calle Liverpool, en plena Zona Rosa, a unas cuadras de las oficinas de la Policía capitalina y hasta el momento no han sido capturados.

Esquerra Burgos, de 65 años de edad murió en unos pasillos del bar el, el cual supuestamente operaba como after, es decir, abría sus puertas después de las 00:00 horas y cerraba a las 14:00 del otro día, siendo esto prohibido por las autoridades desde hace algunos años.

En junio de 2013, consta en documentos en poder de La Silla Rota, fue cateado por su relación con en grupo criminal la Unión Insurgentes, particularmente por José Joel Rodríguez Fuentes “El Javis”, autor material de los secuestros del Heaven y hoy encarcelado.

Allí se vendía droga de la Unión Insurgentes, hoy prácticamente desmantelada, pero se sospecha que otro grupo criminal, la Unión de la B, de José Alberto Maldonado López “El Betito” ahora tenía el control sobre las actividades ilícitas que presuntamente se llevaban a cabo en el Cíngaro.

“(…) Que me desempeño desde hace aproximadamente un año como DJ, ya había trabajado en un after, es decir, lugares que abran a las 22:00 horas y cerraban al día siguiente a las 14:00; y el administrador, Rafael me dio el trabajo y que la dueña del bar la conocí cuando frecuentaba dicha disco y se llama Socorro Uribe, mi función era poner música, mover luces y animar a la gente”, declaró por el caso Heaven, Leobardo Miguel G.

Inclusive, la dueña del Cíngaro, María del Socorro Uribe Ortiz, a través de su abogado, Víctor Manuel González Pérez, fue citada a comparecer ante el Ministerio Público por el caso, según consta en el expediente DGAVD/CAPE/T2/00891/13-05.

Todo porque uno de los sentenciados por el plagio masivo, Víctor Manuel Aguilera Díaz, vendía droga dentro del Cíngaro, además de que servía como punto de reunión de más integrantes de la organización delictiva, cuyo líder absoluto, Edwin Agustín Cabrera Jiménez “El Antuán”, aún está prófugo.

Documentos de Protección Civil señalan que apenas en mayo de 2017, el Cíngaro abrió sus puertas nuevamente, después de ser clausurado cuatro ocasiones por diferentes motivos, entre ellos las pesquisas por el caso Heaven.

Mientras tanto, la PGJ sigue varias líneas de investigación por el asesinato de Rafael Esquerra Burgos, una de ellas es que se negó a colaborar con vendedores de droga que buscan distribuir en el Cíngaro, otra apunta a una extorsión y la tercera una venganza relacionada con delatar a presuntos dealers.

MJP